miércoles, junio 11, 2008

Fin del camino

Por: Alejo Sánchez

Cuando la calle termina en muro
te quedas en ese punto
o vuelves sobre tus pasos.
Odio pasar dos veces por la misma vía,
pero no hay forma,
si te puedo contar esto
es porque siempre regreso.

Un día me verás tirado
en un lugar donde no se pueda continuar.

6 comentarios:

Cavallazzi dijo...

Relativo a lo que pasó con la literatura.

Napoleón dijo...

...
(no te azotes)

Garcín Altoalcázar dijo...

Sorpresa. ¿Y ahora por qué tanta poesía? ¿Has abandonado el pensamiento duro, decepcionado, para entregarte a los embelezos del pensamiento azaroso y fácil del poeta? ¿A poco ya estás ahí?

Cavallazzi dijo...

Napoleoncito: el poeta que no se azota no es poeta. Cfr. Primer párrafo de la alternativa.

Garcín. Dos cosas.

1. ¿Por que asumes que por escribir poesía me decepcione de la filosofía?

2. ¿Por qué crees que la poesía es azarosa y fácil?

¡Lo tienes todo al revés!

Filosofo de la torre de marfil dijo...

Me gustó este asunto del muro y el retorno.... y respecto a la otra poesía, no se si siempre fuimos calenturientos, pero sí fantaseosos y soñadores... es más poético no crees?

Cavallazzi dijo...

No. Lo más poético es ser calenturiento.