lunes, febrero 04, 2008

Super Bowl XLII

Fue un juego hermoso. Hoy en la mañana al leer el periódico, compararon el encuentro como una de las más grandes hazañas deportivas de la historia, comparandola con el Maracanazo, o la victoria del equipo de Hockey de los EEUU sobre Rusia, de forma premonitoria fue curioso que pasaron la película donde se describen esos eventos justo antes del juego.
Que hermoso juego, más aún, quizá debe ser el juego más hermoso que he visto, y ciertamente tan emocionante como aquel Super Tazón XXV.
Las emociones fueron indescriptibles y no dejaron de fluir en todo el día, incluso desde las horas previas al partido, pasando por el momento en que los jugadores saltaron al emparrillado y hasta que se dió la patada inicial, definitivamente no tenía forma de contener mi nerviosismo. El partido, como buena final se mantuvo cerrado, más aún con estos patriotas, el equipo sólido y fuerte que no conocía la derrota. Los patriotas lograron mantener el marcador 3-7 casi todo el juego, hasta el último cuarto. Sin embargo, a pesar de los puntos, los patriotas no pudieron hacer lo que estaban acostumbrados tan facilmente y eso se reflejó en otras estadisticas, por ejemplo los gigantes tenían más yardas, y lograban saltar las defensas patriotas una y otra vez para capturar a Brady en cinco ocasiones. El marcador se volvió a mover hasta el último cuarto, con la anotación de David Tyree, sin embargo los Patriotas se recuperarían con una ofensiva que quemó mucho tiempo y que terminó con una anotación De Moss, dejandole a los Gigantes 2:42.
Entonces inició la magia. Arrancó en la yarda 17 de los propios gigantes, primero el corredor de poder Jacobs hace la conversión de cuarta oportunidad, luego la jugada del partido. Tercera oportunidad y largo, 1:15 por jugar, si no ejecutan esta oportunidad el partido está practicamente terminado en favor de los patriotas, sale la jugada y la corrosiva linea defensiva de los patriotas se precipitan contra Manning, Jarvis Green agarra la hombrera de Eli Manning y Richard Seymour agarra su Jersey. Ambos veteranos parecen tener a Manning contra el suelo y le dan tiempo a otros patriotas para que se acerquen y acabar con el juego. Manning de algún modo milagroso logra safarze y la jugada no termina allí, pues manda un pase de 32 yardas perfecto para David Tyree quien toma el balón apoyandose contra su casco para la incredulidad de otro defensivo, el profundo Rodney Harrison, otro veterano, increible.
Los gigantes tuvieron que seguir batallando para conseguir los primeros y diez, cuando por fin Manning lanza un pase a las diagonales donde Plexico realiza el Touchdown del campeonato.

A pesar de todos los pronosticos y todas las adversidades los gigantes lograron una de las victorias más significativas en la historia del deporte profesional, no estoy exagerando, sino que esta idea ya es un lugar común en todos los periódicos deportivos que amanecieron con un titular cubierto de azul.

¿Cuál es la temporada perfecta? ¿Hubiera sido la de los patriotas si hubieran ganado y conseguir el anhelado 19-0?
No, para mi esta fue la temporada perfecta, esa que se gana en la raya, con el corazón en la cancha, contra todas las adversidades y tal como lo lograron los gigantes.

¡Gracias por este triunfo!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Habrá sido una temporada alentador, motivacional, la delos Giants pero jamás perfecta

Mr. Cougar dijo...

Bien dijeron los comentaristas que cualquier final hubiese sido glorioso: la marca perfecta o la hazaña de romper la marca perfecta... sinceramente vi el juego menos de 5 minutos, me caga el fútbol americano jajaja bueno ya sabes que regreso cuando tengas uno de esos posts chingones en los que divaga uno al leer.

Saludos, compadre.

Filosofo de la torre de marfil dijo...

Los mejores 2 supertazones de la historia han sido las victorias de los Giants: vs Búfalo y vs New England. Gracias por brindar tan buen espectáculo, pero como LOS ODIO.

Saludos del vikingo.

PD. Recuerda que Minnesota le ganó a los Giants 42 a 17 a domicilio. ¿Quién es el mejor entonces?