miércoles, noviembre 21, 2007

Dejando de ser existencialista de mierda y dejando de ser (ya se por que hay koanes, Heidegger se dedico a la poesia y Kierkegaard hablo del silencio)

Leo el título de este blog: "existencialista de mierda" y ya no me reconozco.
Si alguno de ustedes ha seguido las letras de este blog o incluso mi evolución en los últimos meses, se daran cuenta que en mi la nada le va ganando al ser.
Bueno esto es metafórico, por que en realidad la nada es el ser y el ser es la nada, tanto para los azotados nihilistas como Sartre, como para los budistas aunque en sentidos distintos y casí antagónicos.

Ya sea que en algún momento alcancé la iluminación, o llegué a un estado depresivo irreversible, el caso es que la totalidad del mundo se me diluye como a uno se le diluye el oxígeno al meter aire por los pulmones.
Muchas veces he intentado explicar sin éxito que esta condición no me angustía ni me entristece, que mi llamado: "desencantamiento del mundo" no me trae pensamientos de orden auto-destructivo sino que al contrario, me han liberado de la pesada atadura de la conciencia colectiva y de la rueda del karma.

No puedo estar deprimido por que me sentiría mal, y en realidad me siento bastante bien y sobre todo tranquilo, con una impasividad y una ataraxía que han llegado a molestar a personas cercanas acusandome de soberbio o indiferente.

En algo no les puedo mentir, cada día siento necesitar menos, aunque todavía veo ante mi muchas necesidades que faltan por superar como el caso de mi puente sin internet hizo patente. Pero quejas me quedan pocas, y siento que la felicidad se me viene a chorros incontenibles cada vez que abro los ojos por que la existencia del mundo y la no-existencia de mi consciencia o al reves sigue allí y seguire. Cada día el mundo sigue dando vueltas alrededor del sol y la gente nace y muere y mi consciencia persiste al menos por otro momento hasta que deje de hacerlo y entonces será otra cosa, y mientras para algunos estos hechos le llenan el interior llenos de duda y pesares por que tienen su mente aferrada a la impermanencia, yo me siento tranquilo y pleno, sin desear vivir o morir más, simplemente respiro con anchura y miro lo que tengo que mirar, oigo lo que tengo que oir y hago lo que tengo que hacer.

Hace tiempo que ya no busco obsesivamente algo, y mira que hay mucha gente que puede dar cuenta de lo común que era esto para mi. Simplemente busco lo que tiene que buscarse y nada más. Siento cierta frustración al desarrollar esto, suena tautológico y casí innecesario, quizá ya llegue a eso que los filósofos llaman inefable. No puedo decir racional o coloquialmente esto. En cuanto a mi vida personal llegue al límite de la explicación mesuradamente argumentada, ya sea por que estoy más allá del lenguaje o peor aún por que estoy más abajo de él, como sea da lo mismo si estoy deprimido o un iluminado ya no lo puedo decir así.

El existencialista de mierda se tragó la existencia a puños y se acabó el mundo a mordidas, ¿qué le quedó?, ¡nada! y sin embargo, "queda algo", al menos las palabras "quedan", palabra que no se dice o no se piensa no es palabra, palabra inconsciente no existe sólo la que se produce en la mente o en el habla, la que no es dicha por nadie, la del libro del estante solitario no es palabra. Ese es el nihilismo un espacio en blanco que sin embargo es espacio, no es la nada absoluta sino la nada en nosotros. Que feliz es este espacio en blanco, tan limpio, esa limpieza que es todo, es la nada ¿no se imaginan así a Dios algunos? La nihilidad del todo.

Definitivo, ya no puedo hablar racionalmente, quedan dos opciones o calló a la Wittgenstein o hago poesía.
Listo.
Quizá deba comenzar a hacer poesía.

17 comentarios:

arashi maikeru dijo...

te hubiera gustado mucho el libro de shitzuteru ueda que estuviste a punto de comprarte

Guillermo dijo...

No acabé de leerlo. Lo único que veo es que lo que va ganando es la mala ortografía.

Existencialista de mierda dijo...

Arashi: lo compraré cuando lo vea.

Memo-mamón: Ya lo corregí un poquito.

Ahora, nunca acabas de leer mis posts, y siempre criticas mi ortografía. No sé ni para que me comentas.

Guillermo dijo...

¿Ya "le corregí un poquito"? El "darán" que está como "daran" es por lo que dejé de leer la primera vez. Y ahí sigue, el maldito.

Guillermo dijo...

Pero te quiero mucho.

charp dijo...

Déjalo, así escriben los ascetas.

Existencialista de mierda dijo...

Por eso lo corregí un poquito y no un muchito.

Pai dijo...

jajajajaja memo..
cava ultimamente los comentarios me hacen olvidar lo que queria poner cuando le pique en comentar y.....
ah si, creo que era

escribe poesia....

Pai dijo...

y se me olvido, pero memo me cae bien porque es muy criticón a mi se me hace que estudio letras. Que simpatico y luego entrara a mi blog y se abstendra de poner comentarios porque yo jamas pongo un acento
pero bueno a mi me gusta tu forma de nada ser y ser nada

Justo Medio dijo...

No te preocupes. Ya se te pasará.

Miguel Tormentas dijo...

y volverás a la mesotés!

Guillermo dijo...

¡Yo no soy criticón!
¡Y ciertamente, no estudié letras!

Existencialista de mierda dijo...

Gracias Pae, creo que lo haré.
Justo Medio, no es una enfermedad.
Tormentas te odio.

Memo Es criticón.

No estudió letra pero debió hacerlo, es un filósofo cultural.

Sebastiana dijo...

Hmmm... poesía o silencio? What about jokes?

El Pardo dijo...

Pinche Cavallazzi, deja ya ese nihilismo que no deja nada. Tómate una cerveza, escucha a Raphael, el divo de Linares, y verás lo dulce que es la vida.

Por cierto, y nomás para demostrar que soy más mamón que cualquiera, va la siguiente pendejada, dedicada al anónimo que está enamorado de mí: "ya lo corregí" está bien dicho. Ya "le" corregí, en cambio, nomás lo diría Hugo Sánchez. El pronombre "le" procede de "illi", que es forma latina de dativo. Corregir es verbo transitivo, de modo que cuando Cava dice "corregí el texto", "el texto" es objeto directo, por lo cual se sustituye por pronombre de acusativo, y hete aquí que "lo" procede de "illum", que es justamente forma de acusativo.

Pai dijo...

cava otra vez...
ese tipo no es filosofo.....

Justo Medio dijo...

Hay cosas que pasan y no son enfermedades.