miércoles, octubre 31, 2007

La soledad en cuatro pasos, camino hacia el yo

Todos nacemos y crecemos en un nicho social. En mayor o menor medida obtenemos la atención y cuidado de los demás y respecto a ello vamos nutriéndonos. Sin embargo mientras que de forma ideal lo que debería procurar la sociedad es formar individuos con un carácter y una personalidad integral, en la mayoría de las ocasiones lo único que crea son eslabones de una cadena que se nutre a sí misma. En vez de personas, tenemos autómatas que viven para una familia o para un país o una sociedad o institución determinada. Aquella idea cristiana de "vivir para los demás" es empleada para crear siervos, la moral de esclavos.
La mayoría de las personas piensan que vivir "solo" es anti-natural, y que genera depresión y es una vida mal vivida. Yo mismo creí esto y sin embargo me voy dando cuenta de que en una vida inauténtica justamente no se quiere pagar el costo de llevar la propia existencia y la soledad es una forma óptima de entrar en diálogo con uno mismo.
Las personas no quieren conocerse a profundidad, prefieren alienarse en los otros, entregarse en los demás por que quizá en los demás su existencia puede tener sentido siendo que si no encuentran sentido en su propia vida sería difícil que lo hicieran en los demás. Las personas también creen en "el amor", que si no hay alguien en su vida que "los ame" no van a poder ser felices. Este estado de insatisfacción es bueno para le economía, nos hace gastar y desear cosas, es bueno para la sociedad para que haya familias y es bueno para el sistema humano, pero no es bueno para el individuo. No es que dejen de existir economía, familias o sistemas, sino que todo esto puede existir con individuos plenos, auto-consientes, realizados, que no basan su existencia en los ideales que tienen y que imponen en la realidad.
En mi propia experiencia encontré que en la medida en la que uno se relaciona consigo mismo (y esto se nota con claridad en el modo con el que se lidia la soledad) se lleva una vida más auténtica.
Son incontables las formas en que alguien puede relacionarse consigo mismo, pero yo al menos encontré cuatro etapas por las cuales yo mismo cruce y que quisiera compartir con ustedes.



1. Huida de la soledad. En una primera etapa uno esta enclavado en una esfera social, generalmente familiar. El sujeto no está acostumbrado a tratarse a sí mismo e intenta ocupar su tiempo en los demás, si no le hacen caso, si no le tratan, si no le quieren, si no le aman, todo gira en torno a esto y prefiere ubicar su propio ser en los otros. No quiere estar solo, huye de sí mismo y evade cualquier momento de soledad intentando estar con los demás o enajenándose para no convivir consigo mismo. No sabe como tratarse y la soledad al ser una oportunidad para tratarse a sí mismo, una puerta donde se abren las posibilidades de su interioridad, (una angustia) le aterra que en su interior exista un mundo tan grande y que lo afronta con sus decisiones, con su realidad y con su propio ser. Muchas de estas realidades interiores aparecen como algo incomodo y amenazante por lo que es mejor huir. Este tipo de personas hablan constantemente y creen que son lo que les gusta hacer, en las personas con las que están y lo que hacen, pero nuevamente lo único que hacen es imponer su identidad en los objetos y las otras personas, su identidad no es más que una abstracción, son "lo que creen que son". Estas personas creen que no pueden ser felices si no tienen a alguien "a su lado", si no "encuentran el amor de su vida", pues la felicidad para ellos se basa en "tener a alguien", son terriblemente idealistas y son increíblemente desdichados si no tienen a "alguien" pero ese "alguien" no puede ser cualquier persona, no puede ser el vecino o un compañero, tiene que ser una persona que sea tal cual como esa persona busca y siendo que casi nada es como lo imaginamos estas personas rara vez encuentran a alguien que es tal cual ellos desean. Curiosamente estas personas buscan en los demás lo que no han buscado en sí mismos ¿Cómo van a encontrar lo que buscan si ni siquiera saben quien es la persona que busca? ¿Cómo van a ser lo que en realidad son si no se soportan o conocen a sí mismos?



2.Resignación por la soledad. En esta etapa la persona comprende que no todo el tiempo puede estar con alguien, que hay periodos de soledad, así sea en el coche de camino al trabajo. No se desespera si está solo, pero aguanta como algo difícil de hacer pero donde no hay otra cosa más que hacer, como si estuviera haciendo fila en el banco o en el dentista. Cuando la persona esta sola, es por que ahorita no puede estar con alguien, pero en cuanto salga la oportunidad dejará de estar sola. Esta sola "por que le toca" y también se queja, de que no tiene suficientes amigos o por que no tiene pareja, al menos no se deprime o huye desesperadamente si se encuentra en esta situación pero definitivamente preferiría no hacerlo, es la clásica persona que anda con añoranza de que "no tiene novi@", que anda solit@ pero tampoco te lo encuentras deprimido por ello. Este tipo de personas están ya en contacto (aunque sea un poco) con su interioridad, se han dado cuenta de que no tienen que estar con los demás para no sentirse mal, al menos puede tolerar su propia presencia pero preferiría no hacerlo, aunque no es particularmente desagradable tampoco es cómodo, si en la primera etapa el sujeto es como si estuviera en una posición incomoda consigo misma (para usar una metáfora está de pie) en esta segunda etapa es como si estuviera sentado pero en un lugar no muy agradable, como en un consultorio. En cuanto termine la espera ya podrá estar en otro lugar, preferiblemente lejos de sí mismo.



3. Indiferencia por la soledad. En este lugar, la persona se siente un poco más cómodo con su interior pero no lo sabe. Simplemente deja de notar cuando "está solo" y cuando "está acompañado", no tanto respecto a un momento específico del día sino en general. No cuenta "cuantas semanas o meses lleva sin pareja", no esta pensando "cuando fue la última vez que estuvo en una fiesta" o que no ve a sus amigos. Simplemente ha perdido esa noción de "sentirse con los demás y sentirse solo". Hace las cosas de su vida y si hay momentos en los que no está con alguien está tranquilo, cómodo, a gusto y ni siquiera es muy consciente de ello. A veces pasa tiempo pensando sobre sí mismo, sobre las cosas que le gustan y no y también piensa en los demás. Se ha percatado que su identidad no es igual a lo que le gusta hacer o con quien está, que no "es" por quien "le ame" sino que es por quien sí mismo es y esto solamente puede saberlo conociéndose. De algún modo esta persona puede ver a los demás como algo distinto de sí mismo, no confunde sus propios límites con los otros, no tiene un anhelo de "ser parte de algo", ni quiere "pertenecer", sino que sabe que se pertenece a sí mismo y que si pertenece a algún grupo, familia, o asociación esto no lo hace más o menos. En ciertas ocasiones esta persona añora compañía, aún hay partes de su interior que no le resultan transparentes, pero poco a poco se va conociendo y de algún modo vivir consigo mismo sin tener que andar soportando todo su ser en los demás va siendo más cómodo.



4. Gusto por el propio ser. El título podría ser engañoso. Nótese que no puse: "Gusto por la soledad." sino por el propio ser. En está etapa se ha comprendido que "la soledad" como ese afecto donde un individuo no está con los demás y donde se siente melancolía y tristeza no es sino una abstracción o una idea cultural. ¿Quién dice que no sé puede vivir a gusto si no están los demás? Este individuo se ha percatado que esa idea de "soledad" no es más que un concepto social, de algún modo siempre estamos solos porque de algún modo no podemos escapar de nuestro propio interior y aunque los demás nos rodeen, la forma en que se da nuestra consciencia y nuestra comunicación no cambia salvo que intercambiados datos con los otros, pero aún solos "intercambiamos" o más bien "generamos" información para nosotros mismos. Más aún, este sujeto se ha percatado que no hay que estar "generando o intercambiando datos para ser", si lo hace es por que hace falta, pero la sociedad en general ha confundido identidad con actividad. "Eres lo que haces", siendo que no tienes que hacer nada para ser lo que eres, salvo saberlo (lo cual implica una oposición a la sociedad que piensa lo contrario, que debes hacer cosas para ser). Este sujeto se siente a gusto consigo mismo, se siente bien, se conoce, si alguien lo acompaña se siente a gusto, si está solo se siente a gusto, se ha percatado que no necesita ninguna actividad ni andar mediando su identidad en el mundo para estar contento. Tiene metas como todos, quizá tenga pareja o familia o participe activamente en la sociedad, quizá no es un tipo solitario o quizá lo sea pero todo esto da igual, ha comprendido que su identidad y el estar a gusto con vivir no depende de los demás, sino de que tanto quiera conocerse, que tanto quiera aceptar el mundo como es y en base a eso poder dar una respuesta. No es que este individuo se vaya de ermitaño o no tenga ideales, sino que todo lo que hace no lo hace buscando una "felicidad" basada en sus propios deseos y temores, atrapado por su propia subjetividad, pues la identidad y el estar a gusto con uno mismo (y por tanto con el mundo) depende de él.

Tu. ¿Ya sabes en cuál estás?

12 comentarios:

Anónimo dijo...

¿aceptar el mundo como es no resulta algo con?

Sebastiana dijo...

e) ninguna de las anteriores!

je, saludos!

Anónimo dijo...

neo-con para que se entienda

El Pardo dijo...

¿QUé es neo-con? El orangután, y la orangutana.

x_centrik dijo...

Yo ya me encontré!
Estoy en el 1. ¿Quieres contribuir dándome trabajo?

charp dijo...

Ya te tengo ahí guardadito "El misántropo" de Moliere, viejo. Disfruta el estadio 4 de tu escala coeli.


Lol

Sabes que es broma. Admiro, con perplejidad, tu autarquía.

Aristóteles dijo...

:)

Ickys dijo...

si, yo ya se

Pai dijo...

.......

Felipe dijo...

Una persona que tiene una reflexion haci es una persona que se encuentra en el estado uno,ademas las demas parecieran como metas que te gustarian alcansar,pero lo veo dificil,ya que estamos en occidente y haci nos an enseñado,yo creo que son muchos años para realmente estar ene l ultimo estado,por que no basta solo con querer estar ni con creer que uno esta,siendo que no es haci.

Andrés Felipe dijo...

Lo que Felipe dice es parcialmente cierto en cuanto a que es muy dificil y nos duraría mucho tiempo, porque desde el momento en que nacemos estamos acompañados y es dificil salirnos de ese "circulo vicioso" de estar acompañados, pero no estoy de acuerdo a la critica que se le da a la persona que hizo el escrito diciendo que esta persona debe pertenecer al grupo número 1; porque podría ser un filósofo de corazón que simplemente quizo sacar a flote sus experienceias y vivencias y quizo hacerlo acá, que comparata con todos no significa que dependa de la sociedad, como acá mismo se dijo... un "ser" en el estado número 4 (sin intentar meterme en parametros estrictos, solo basandome en la lectura) pudo habernos compartido algo o no haberlo hecho, no significando esto necesariamente que se sienta feliz o mejor por hacerlo o no... Le podría haber dado igual, simplemente le "nació" (sin intentar parecer religioso).

Anónimo dijo...

Muchas gracias por escribir tan certero artículo, yo soy de las personas que gustan de si mismas, no necesito compañía para ser feliz ni basar mis metas en alguien para sentirme realizada, solo basta con estar en paz y conocerme para continuar luchando por una vida para mi no para los demas... gracias