viernes, octubre 26, 2007

La mejor explicacion de la modernidad: South Park y Wall-Mart



Una de las mejores explicaciones para comprender la modernidad es el capítulo que South Park le dedica a Wall-Mart. Voy a contar lo que sucede en ese episodio así que si no lo has visto y lo quieres ver sin spoilers deja de leer ahora.
Niklas Luhmann uno de los más importantes sociólogos de los últimos años menciona que la modernidad no funciona gracias a la sociedad sino a los mecanismos funcionales que ella mismo inventó. Esto puede verse bien en el documental "la corporación" y especialmente en su explicación de como estas instituciones tienen un carácter legal independiente de las personas físicas, y cuyo objetivo es producir riqueza, por lo que tienen que valerse de cualquier medio sin importar los individuos. Muestran entrevistas con algunos CEOs y se ve que ellos incluso están preocupados por el ambiente y los derechos laborales pero las decisiones corporativas no dependen de ellos, los organismos son auto-suficientes, corren solos a través del trabajo de muchas personas, pero son "auto-poyéticos" (término de Luhmann) es decir, ellos mismos se constituyen y a su vez tienen partes que se constituyen así mismas y no es posible desarticular. No hay decisiones empresariales tomadas por un jefe, cada sección sabe que debe hacer para subsistir y a su vez para que subsista el sistema. Esto es la modernidad.
En la serie animada Wall-Mart llega al pueblo, creando una serie de ajustes. Primero todo el pueblo va a comprar a Wall-Mart, de algún modo se enajenan por que los precios son mucho más baratos y pueden costearse cosas que antes no y que desearon por mucho tiempo. Luego Wall-Mart acaba con los establecimientos pequeños pues estos no pueden competir con los precios.
A los cuatro chicos, Stan, Kyle, Kenny y Cartman les preocupa que su pequeño pueblo de Colorado pierda su encanto así como la salud de sus habitantes que viven totalmente "enajenados" por el consumo de una forma que ni Marx, o Baudrillard hubiera podido describir mejor, (v.g. el papá de Stan fantasea con Wall-Mart). Así emprenden una búsqueda para encontrar al dueño de Wall-Mart para darse cuenta que Wall-Mart no tiene dueño: "ha cobrado consciencia propia" y solamente busca "subsistir". La moraleja es que si la gente del pueblo de South Park deja de comprar en Wall-Mart entonces este desaparecerá pero entonces van a la tiendita familiar y tradicional de "Joe´s" a comprar hasta que "Joe" se convierte en un nuevo Wall-Mart.
No hay forma de escapar de la modernidad para Luhmann, pero ¿qué importa? respondería Habermas (no hace falta decir quien es Habermas), si la modernidad es un proyecto en proceso, lo que pasa es que no hemos terminado de realizarlo adecuadamente. Si lo que buscamos es que efectivamente haya "precios bajos siempre" ¿por qué irse entonces contra Wall-Mart?
Vamos, detesto las corporaciones y los centros comerciales como cualquier buen hippie de San Francisco, sin embargo la modernidad en su inicio buscaba que todas las personas tuvieran más riqueza y mayor acceso a los productos. Lo perverso de Wall-Mart no es que quiera hacer más eficiente su cadena de producción por que si no lo hace llegará otra tienda que la vencerá, sino que tenga empleos mal remunerados y tácticas empresariales abusivas y monopólicas para quebrar a la competencia. Hace falta no destruir a la modernidad, por que como señala Frankfurt, es un mal que siempre va a aparecer, la necesidad de objetivar y racionalizar cada aspecto humano en virtud de optimizar y mejor el conocimiento y la forma de hacer las cosas (lo que Habermas llama la colonización del mundo de la vida), sino terminar el proyecto de forma que haya una integración holista de los sistemas que no solamente este destinado al enriquecimiento material de los individuos sino un enriquecimiento total (integral) de lo cual aún estamos muy lejos, un ser más auténtico. P.D.: Nunca había estado tan Habermasiano, mugre cuco.

11 comentarios:

Fire_tony dijo...

Haha, bonita manera de expresarte sobre wall-mart, yo vivo serca de uno y sólo voy a él por que tiene mejores precios que la tiendita de la esquina. Acerca de south park, ya le perdí el gusto, si quiero una serie animada que diga la cruda realidad prefiero mil veces los Simpsons. Te dejo por aquí mi blog (un poco nuevo), por si te quieres dar una vueltita:
www.welcometothebarrio.blogspot.com

Miguel Tormentas dijo...

todo capitalismo se convierte en capitalismo avanzado

sin embargo hay un hoyo dentro del capitalismo avanzado por medio del cual podemos redimirnos, el ojo del huracán, Waldo's Mart

Pai dijo...

jajaja waldo's mart... has trabajado ahi miguel tormentas??

Pai dijo...

por cierto.
Como ya estoy en esta ventana de comentarios y no en la de el post anterior lo haré aqui. Miguel tormentas: la cosa con usted y muchos otros licenciados en filosofía es que quieren limitar al mundo a analizar, cosa que no es mala, analizar y tratar de entender, pero reir... eso es cosa de salud también.

Sebastiana dijo...

Waldos rocs mai guorld... qué vivan las tiendas de 3 pesos y las cosas chafas!

Miguel Tormentas dijo...

claro, reir lo es todo pia, yo estaba usando tu comentario como ocasión para mostrarle mi reprobación al anónimo esnobericistas que comentó antes de ti

la Hija del Don dijo...

Y para qué alarmarnos con que una empresa quiere bajar los precios? Así vendrá otra que quiera hacerle competencia, una tercera, saldrán cadenas y todo a "beneficio" del pueblo (Rip a los dueños de minisúpers), de South Park, y darle la razón al Marxiano‼

Ickys dijo...

no estoy seguro si en mexico tambien en realidad tengan precios mas baratos que los otros supermercados, segun yo ahi se van, la verdad no se, lo que si es que deberiamos acabar con ellos pero como dijo el chef: "no,no hay que quemarlo, hay que congelarlo"

El Pardo dijo...

Nunca me hizo gracia southpark, será porque soy de una generación anterior.

En relación con lo de los wallmars, opino que son una mierda. Lo de los precios bajos es sólo una ilusión. Y es que en realidad los precios de Wallmart no son bajos, lo que pasa es que las prácticas monopólicas de esos culeros generan que los precios de su competencia sean más altos. La estrategia Wallmar no es bajar precios, sino obligar a que los pequeños comerciantes suban los suyos. Es muy fácil hacer eso: un gran capital puede absorver durante mucho tiempo pérdidas, uno pequeño no. De modo que la disminución de precio en el grande obliga al aumento en el pequeño. Después de esto, es lo más fácil del mundo que el capital grande ajuste sus precios ya por encima del márgen de ganancia y sobre todo del precio original, pues el precio a que obligó al pequeñó será sin embargo más alto.

Lo mismo ocurrió con la librería Gandhi. Al principio esa librería vendió a bajo precio, incluso por debajo del costo, así hasta monopolizar un buen número de clientela. En una segunda etapa dejaron de vender por debajo del costo, sino a un precio normal. Sin embargo, las otras librerias, al irse quedando sin clientes, tuvieron que elevar sus precios, lo que a la postre provocó que cerraran. Lo que tenemos ahora es que en México los libros son más caros que antes de que existiera GAndhi. Y lo peor, cada vez hay menos variedad de libros disponibles.

Si alguien tiene curiosidad: Sí, ¡soy marxista! Aunque monárquico y de derechas.

Arturo Alponte dijo...

y el fce y el sotano tambien hacen lo mismo? o tambine gandhi se lo chinga?

RED SHOES GIRL dijo...

No me gusta South Park, dicen mcuhas groserías, jaja pero es buena la película de La Corporación, la explicación al mal del capitalismo