miércoles, octubre 31, 2007

La soledad en cuatro pasos, camino hacia el yo

Todos nacemos y crecemos en un nicho social. En mayor o menor medida obtenemos la atención y cuidado de los demás y respecto a ello vamos nutriéndonos. Sin embargo mientras que de forma ideal lo que debería procurar la sociedad es formar individuos con un carácter y una personalidad integral, en la mayoría de las ocasiones lo único que crea son eslabones de una cadena que se nutre a sí misma. En vez de personas, tenemos autómatas que viven para una familia o para un país o una sociedad o institución determinada. Aquella idea cristiana de "vivir para los demás" es empleada para crear siervos, la moral de esclavos.
La mayoría de las personas piensan que vivir "solo" es anti-natural, y que genera depresión y es una vida mal vivida. Yo mismo creí esto y sin embargo me voy dando cuenta de que en una vida inauténtica justamente no se quiere pagar el costo de llevar la propia existencia y la soledad es una forma óptima de entrar en diálogo con uno mismo.
Las personas no quieren conocerse a profundidad, prefieren alienarse en los otros, entregarse en los demás por que quizá en los demás su existencia puede tener sentido siendo que si no encuentran sentido en su propia vida sería difícil que lo hicieran en los demás. Las personas también creen en "el amor", que si no hay alguien en su vida que "los ame" no van a poder ser felices. Este estado de insatisfacción es bueno para le economía, nos hace gastar y desear cosas, es bueno para la sociedad para que haya familias y es bueno para el sistema humano, pero no es bueno para el individuo. No es que dejen de existir economía, familias o sistemas, sino que todo esto puede existir con individuos plenos, auto-consientes, realizados, que no basan su existencia en los ideales que tienen y que imponen en la realidad.
En mi propia experiencia encontré que en la medida en la que uno se relaciona consigo mismo (y esto se nota con claridad en el modo con el que se lidia la soledad) se lleva una vida más auténtica.
Son incontables las formas en que alguien puede relacionarse consigo mismo, pero yo al menos encontré cuatro etapas por las cuales yo mismo cruce y que quisiera compartir con ustedes.



1. Huida de la soledad. En una primera etapa uno esta enclavado en una esfera social, generalmente familiar. El sujeto no está acostumbrado a tratarse a sí mismo e intenta ocupar su tiempo en los demás, si no le hacen caso, si no le tratan, si no le quieren, si no le aman, todo gira en torno a esto y prefiere ubicar su propio ser en los otros. No quiere estar solo, huye de sí mismo y evade cualquier momento de soledad intentando estar con los demás o enajenándose para no convivir consigo mismo. No sabe como tratarse y la soledad al ser una oportunidad para tratarse a sí mismo, una puerta donde se abren las posibilidades de su interioridad, (una angustia) le aterra que en su interior exista un mundo tan grande y que lo afronta con sus decisiones, con su realidad y con su propio ser. Muchas de estas realidades interiores aparecen como algo incomodo y amenazante por lo que es mejor huir. Este tipo de personas hablan constantemente y creen que son lo que les gusta hacer, en las personas con las que están y lo que hacen, pero nuevamente lo único que hacen es imponer su identidad en los objetos y las otras personas, su identidad no es más que una abstracción, son "lo que creen que son". Estas personas creen que no pueden ser felices si no tienen a alguien "a su lado", si no "encuentran el amor de su vida", pues la felicidad para ellos se basa en "tener a alguien", son terriblemente idealistas y son increíblemente desdichados si no tienen a "alguien" pero ese "alguien" no puede ser cualquier persona, no puede ser el vecino o un compañero, tiene que ser una persona que sea tal cual como esa persona busca y siendo que casi nada es como lo imaginamos estas personas rara vez encuentran a alguien que es tal cual ellos desean. Curiosamente estas personas buscan en los demás lo que no han buscado en sí mismos ¿Cómo van a encontrar lo que buscan si ni siquiera saben quien es la persona que busca? ¿Cómo van a ser lo que en realidad son si no se soportan o conocen a sí mismos?



2.Resignación por la soledad. En esta etapa la persona comprende que no todo el tiempo puede estar con alguien, que hay periodos de soledad, así sea en el coche de camino al trabajo. No se desespera si está solo, pero aguanta como algo difícil de hacer pero donde no hay otra cosa más que hacer, como si estuviera haciendo fila en el banco o en el dentista. Cuando la persona esta sola, es por que ahorita no puede estar con alguien, pero en cuanto salga la oportunidad dejará de estar sola. Esta sola "por que le toca" y también se queja, de que no tiene suficientes amigos o por que no tiene pareja, al menos no se deprime o huye desesperadamente si se encuentra en esta situación pero definitivamente preferiría no hacerlo, es la clásica persona que anda con añoranza de que "no tiene novi@", que anda solit@ pero tampoco te lo encuentras deprimido por ello. Este tipo de personas están ya en contacto (aunque sea un poco) con su interioridad, se han dado cuenta de que no tienen que estar con los demás para no sentirse mal, al menos puede tolerar su propia presencia pero preferiría no hacerlo, aunque no es particularmente desagradable tampoco es cómodo, si en la primera etapa el sujeto es como si estuviera en una posición incomoda consigo misma (para usar una metáfora está de pie) en esta segunda etapa es como si estuviera sentado pero en un lugar no muy agradable, como en un consultorio. En cuanto termine la espera ya podrá estar en otro lugar, preferiblemente lejos de sí mismo.



3. Indiferencia por la soledad. En este lugar, la persona se siente un poco más cómodo con su interior pero no lo sabe. Simplemente deja de notar cuando "está solo" y cuando "está acompañado", no tanto respecto a un momento específico del día sino en general. No cuenta "cuantas semanas o meses lleva sin pareja", no esta pensando "cuando fue la última vez que estuvo en una fiesta" o que no ve a sus amigos. Simplemente ha perdido esa noción de "sentirse con los demás y sentirse solo". Hace las cosas de su vida y si hay momentos en los que no está con alguien está tranquilo, cómodo, a gusto y ni siquiera es muy consciente de ello. A veces pasa tiempo pensando sobre sí mismo, sobre las cosas que le gustan y no y también piensa en los demás. Se ha percatado que su identidad no es igual a lo que le gusta hacer o con quien está, que no "es" por quien "le ame" sino que es por quien sí mismo es y esto solamente puede saberlo conociéndose. De algún modo esta persona puede ver a los demás como algo distinto de sí mismo, no confunde sus propios límites con los otros, no tiene un anhelo de "ser parte de algo", ni quiere "pertenecer", sino que sabe que se pertenece a sí mismo y que si pertenece a algún grupo, familia, o asociación esto no lo hace más o menos. En ciertas ocasiones esta persona añora compañía, aún hay partes de su interior que no le resultan transparentes, pero poco a poco se va conociendo y de algún modo vivir consigo mismo sin tener que andar soportando todo su ser en los demás va siendo más cómodo.



4. Gusto por el propio ser. El título podría ser engañoso. Nótese que no puse: "Gusto por la soledad." sino por el propio ser. En está etapa se ha comprendido que "la soledad" como ese afecto donde un individuo no está con los demás y donde se siente melancolía y tristeza no es sino una abstracción o una idea cultural. ¿Quién dice que no sé puede vivir a gusto si no están los demás? Este individuo se ha percatado que esa idea de "soledad" no es más que un concepto social, de algún modo siempre estamos solos porque de algún modo no podemos escapar de nuestro propio interior y aunque los demás nos rodeen, la forma en que se da nuestra consciencia y nuestra comunicación no cambia salvo que intercambiados datos con los otros, pero aún solos "intercambiamos" o más bien "generamos" información para nosotros mismos. Más aún, este sujeto se ha percatado que no hay que estar "generando o intercambiando datos para ser", si lo hace es por que hace falta, pero la sociedad en general ha confundido identidad con actividad. "Eres lo que haces", siendo que no tienes que hacer nada para ser lo que eres, salvo saberlo (lo cual implica una oposición a la sociedad que piensa lo contrario, que debes hacer cosas para ser). Este sujeto se siente a gusto consigo mismo, se siente bien, se conoce, si alguien lo acompaña se siente a gusto, si está solo se siente a gusto, se ha percatado que no necesita ninguna actividad ni andar mediando su identidad en el mundo para estar contento. Tiene metas como todos, quizá tenga pareja o familia o participe activamente en la sociedad, quizá no es un tipo solitario o quizá lo sea pero todo esto da igual, ha comprendido que su identidad y el estar a gusto con vivir no depende de los demás, sino de que tanto quiera conocerse, que tanto quiera aceptar el mundo como es y en base a eso poder dar una respuesta. No es que este individuo se vaya de ermitaño o no tenga ideales, sino que todo lo que hace no lo hace buscando una "felicidad" basada en sus propios deseos y temores, atrapado por su propia subjetividad, pues la identidad y el estar a gusto con uno mismo (y por tanto con el mundo) depende de él.

Tu. ¿Ya sabes en cuál estás?

viernes, octubre 26, 2007

La mejor explicacion de la modernidad: South Park y Wall-Mart



Una de las mejores explicaciones para comprender la modernidad es el capítulo que South Park le dedica a Wall-Mart. Voy a contar lo que sucede en ese episodio así que si no lo has visto y lo quieres ver sin spoilers deja de leer ahora.
Niklas Luhmann uno de los más importantes sociólogos de los últimos años menciona que la modernidad no funciona gracias a la sociedad sino a los mecanismos funcionales que ella mismo inventó. Esto puede verse bien en el documental "la corporación" y especialmente en su explicación de como estas instituciones tienen un carácter legal independiente de las personas físicas, y cuyo objetivo es producir riqueza, por lo que tienen que valerse de cualquier medio sin importar los individuos. Muestran entrevistas con algunos CEOs y se ve que ellos incluso están preocupados por el ambiente y los derechos laborales pero las decisiones corporativas no dependen de ellos, los organismos son auto-suficientes, corren solos a través del trabajo de muchas personas, pero son "auto-poyéticos" (término de Luhmann) es decir, ellos mismos se constituyen y a su vez tienen partes que se constituyen así mismas y no es posible desarticular. No hay decisiones empresariales tomadas por un jefe, cada sección sabe que debe hacer para subsistir y a su vez para que subsista el sistema. Esto es la modernidad.
En la serie animada Wall-Mart llega al pueblo, creando una serie de ajustes. Primero todo el pueblo va a comprar a Wall-Mart, de algún modo se enajenan por que los precios son mucho más baratos y pueden costearse cosas que antes no y que desearon por mucho tiempo. Luego Wall-Mart acaba con los establecimientos pequeños pues estos no pueden competir con los precios.
A los cuatro chicos, Stan, Kyle, Kenny y Cartman les preocupa que su pequeño pueblo de Colorado pierda su encanto así como la salud de sus habitantes que viven totalmente "enajenados" por el consumo de una forma que ni Marx, o Baudrillard hubiera podido describir mejor, (v.g. el papá de Stan fantasea con Wall-Mart). Así emprenden una búsqueda para encontrar al dueño de Wall-Mart para darse cuenta que Wall-Mart no tiene dueño: "ha cobrado consciencia propia" y solamente busca "subsistir". La moraleja es que si la gente del pueblo de South Park deja de comprar en Wall-Mart entonces este desaparecerá pero entonces van a la tiendita familiar y tradicional de "Joe´s" a comprar hasta que "Joe" se convierte en un nuevo Wall-Mart.
No hay forma de escapar de la modernidad para Luhmann, pero ¿qué importa? respondería Habermas (no hace falta decir quien es Habermas), si la modernidad es un proyecto en proceso, lo que pasa es que no hemos terminado de realizarlo adecuadamente. Si lo que buscamos es que efectivamente haya "precios bajos siempre" ¿por qué irse entonces contra Wall-Mart?
Vamos, detesto las corporaciones y los centros comerciales como cualquier buen hippie de San Francisco, sin embargo la modernidad en su inicio buscaba que todas las personas tuvieran más riqueza y mayor acceso a los productos. Lo perverso de Wall-Mart no es que quiera hacer más eficiente su cadena de producción por que si no lo hace llegará otra tienda que la vencerá, sino que tenga empleos mal remunerados y tácticas empresariales abusivas y monopólicas para quebrar a la competencia. Hace falta no destruir a la modernidad, por que como señala Frankfurt, es un mal que siempre va a aparecer, la necesidad de objetivar y racionalizar cada aspecto humano en virtud de optimizar y mejor el conocimiento y la forma de hacer las cosas (lo que Habermas llama la colonización del mundo de la vida), sino terminar el proyecto de forma que haya una integración holista de los sistemas que no solamente este destinado al enriquecimiento material de los individuos sino un enriquecimiento total (integral) de lo cual aún estamos muy lejos, un ser más auténtico. P.D.: Nunca había estado tan Habermasiano, mugre cuco.

domingo, octubre 21, 2007

Selecta poesia latina, traduccion libre de Catulo XVI

Hasta el día de hoy puedo recitar de memoria los celebres versos de Catulo, uno de los mejores poetas latinos. Gracias a ellos aprendí la lengua de los emperadores y que sirvió como gran depositaría de la filosofía, las ciencias y la literatura durante casi un milenio. ¡Oh! Base de la civilización, y uno de tus pilares ¿cómo no será lo poesía? y dentro de la poesía ¡cómo no será la sublime belleza de la lírica romana!
Sin embargo, para aquel que apenas se inicia en estas sublimes artes le será difícil acceder a tan altas y encumbradas cimas sino es llevado de la mano por aquellos que han cruzado el camino antes. Aunque la labor del traductor pueda ser desprestigiada para los más ortodoxos, es necesario su trabajo para conducirnos al conocimiento y la comprensión de estas maravillas estéticas. "Es preciso poner al alcance de los lectores españoles la oratoria latina: creemos que es una obligación nuestra, y en ello estaremos todos de acuerdo. También lo estaremos en el hecho de que debe de hacerse en traducciones, las mejores posibles." Decía Andrés Pociña y citado en Catulo 16: de traducción y traductores.
Sumergido en las obras literarias del tremendo Catulo me encontré con una de sus piezas más exquisitas, su poema 16, mismo que me hizo interesarme más en su traducción y encontrando insuficiente las interpretaciones al castellano. El español mexicano es rico en floritura, y me pareció muy provechoso hacer una traducción libre de los versos mágicos de Catulo, tanto para el lector hispanoamericano que desea una lectura más poderosa del poema, como para los lectores mexicanos que quieran acercarse a él. Para este proyecto poseo además la bendición del mismo comentador que hace un trabajo muy minucioso, Manuel López Muñoz ya citado: "Si decían los postulados idealistas que cada generación está obligada a
reescribir la Historia para plasmarse así misma en ella, perfectamente podemos también defender la obligación intelectual de que cada generación haga su propia lectura y traducción de las obras, de modo que así pueda considerarse parte de la cadena semiótica de la historia del texto mismo. Porque el texto que no recibe traducción desaparece del marco de referencia de una cultura, y tiene cada vez mayores posibilidades de morir como muere la literatura: ahogándose en el océano de inexistencia al que los antiguos llamaron Infierno."
Así para provecho de los lectores castellanos, para el enriquecimiento del saber, para el rescate de la sabiduría clásica, para que la literatura no muera en el océano de la inexistencia que los antiguos llamaron infierno, para cada generación, no por un mero capricho o un antojo sino por una obligación, es el deber de cada estudioso de cada tiempo acometer con valentía esta empresa, y me permito servir humildemente en esta cadena con una breve, módica aunque importante aportación, no por mi labor sino por la grandeza de los versos que ahora traduzco, ¡Ea! pues, que obligado como lo estoy, les presentó este humilde trabajo.

Breves notas históricas introductorias:

Uno de los poemas de amor más bellos de la historia es el poema 5 de Catulo que comienza "Vivamus mea lesbia atque amemus", vivamos mi querida Lesbia y amémonos... El comienzo está caracterizado por una pasión desbordante y todo el transcurrir está dedicado a describir los besos que Lesbia merece, cientos, cientos, miles y miles y tantos más como no puedan contarse. Sin embargo esta misma pasión pareció algo no más que cursileria y pusilaminidad a sus amigos poetas: Aurelio y Furio que se burlaban de su poema "de los muchos besos". A esto Catulo hace una bella apología, defendiendo tanto su estilo literario, su posición como poeta y su honor como hombre.

Presento a continuación primero el poema en su versión original, una traducción de J. Petit que deja un poco que desear por la limitada fuerza poética con la que maneja los términos y la versión propia que intenta ser más elocuente. Para lograr esta versión tuve que recurrir al auxilio del Dr. Antonio Pardo, experto en Hegel y estudioso de la exégesis biblica, sin su conocimiento de las lenguas vernáculas como del uso del castellano en México no se hubiera logrado una versión tan fina y acabada.

Catulo XVI:

Pedicabo ego vos et irrumabo,
Aureli pathice et cinaede Furi,
qui me ex versiculis meis putastis,
quod sunt molliculi, parum pudicum.
Nam castum esse decet pium poetam
ipsum, versiculos nihil necesse est;
qui tum denique habent salem ac leporem,
si sunt molliculi ac parum pudici,
et quod pruriat incitare possunt,
non dico pueris, sed his pilosis
qui duros nequeunt movere lumbos.
Vos, quod milia multa basiorum
legistis, male me marem putatis?
Pedicabo ego vos et irrumabo.

Traducción de J. Petit

"Os daré a probar y os impondré mi virilidad,
Aurelio bardaje y Furio marica, que por mis
versos, porque son voluptuosos, me habéis creído
poco decente. Pues el poeta bueno debe ser casto
en su persona, pero no es necesario que lo sean sus
versos, que después de todo sólo tienen sal y
gracia si son algo voluptuosos y poco decentes y
pueden levantar los ánimos no digo de los
muchachos, sino de esos hombres de pelo en pecho
que ya no pueden menear sus duros lomos.
¿Vosotros, porque habéis leído muchos miles de
besos, me consideráis poco hombre? Pues os daré a
probar y os impondré mi virilidad."

Traducción libre, A. Cavallazzi y A. Pardo

Yo me los cojo y me la maman,
el puto de Aurelio muerde almohadas y el pinche mariquita del Furio,
por que pensaron que mis versos,
son maricones y degenerados.
Porque, dicen que un poeta chingón es decente,
¡pero que no mamen!, sus versos no tienen que ser así;
aunque eso sí, deben tener el picor del chilito,
si son maricones y degenerados,
es porque te hacen cosquillitas por ahí,
no a los chamacos, sino a los ruquetes ancianos,
mugres peludos que ya ni la mueven.
¿Ustedes, que por lo de los muchos besos
pensaron que era puto?
Pues yo me los cojo y me la maman.

jueves, octubre 18, 2007

Nihilismo positivo


Solemos vivir como si tuviéramos mucho que perder siendo que en estricto sentido no tenemos nada más que la vida. Vamos colectando cosas por la vida, tanto materiales como mentales pensando que la identidad, la seguridad económica, el prestigio nos van a tener bien siempre.
Es como si cual oso Pooh nos aferraramos a nuestro tarrito de miel, basando nuestra seguridad en ello. Cada quien tiene su propio tarro, pero todos tenemos uno, algo en lo que dependemos para seguir por que da miedo andar desnudo por el mundo.
No es sino cuando pierdes todo que eres libre para hacerlo todo dice el gurú T. Durden, y tampoco se trata de tirar todo por la ventana y vivir en la calle al cobijo del sol, sino de vivir como si aquello que tenemos no fuera nuestro por que de algún modo no lo es. ¿Qué es la propiedad después de todo? Algo que conservamos por un tiempo mientras lo conservamos y tomando en cuenta la futilidad de nuestras vidas, no tenemos mucho tiempo para conservar cosas.
No sé cuando comenzó esto del nihilismo, acaso cuando me puse un poco más serio conmigo mismo y con el budismo. Intente quitar los obstáculos de mi mente, hacer a un lado los pensamientos cotidianos, mi mentalidad como la de todos, basada en el patrón dramático de la existencia humana. Quitemos los sueños y los temores y vivamos con una consciencia prístina y entregada no a mi experiencia egoísta centrada en función de todo lo que yo quiero, sino dejando que la realidad me enseñe cosas sin imponerle mis vulgares opiniones. Es muy difícil hacer estas cosas, ustedes pueden imaginarlo y si acaso pude lograrlo seguramente no fue más que durante algunos instantes a lo largo de solamente un par de días.
Toda la realidad esta basada en mi percepción, uno ve lo que quiere ver y escucha lo que quiere oír, y no nos permitimos escuchar ni ver nada que no queremos. No es que retiremos la mirada, sino que cualquier cosa vista es motivo inmediato de nuestros deseos y temores. No hay nada que desear ni tampoco nada que temer, y no es que uno se quede inmóvil bajo un árbol sino que simplemente las cosas se dejan de hacer por estas razones. Comienzas a comprender que hay más motivos que tu propia racionalidad habitual.
Sí, creo que también me vi tentado a meditar bajo el árbol durante toda mi vida, pero un amigo me recordó que el engaño del yo-no es más grande que el engaño del yo, por que el que cree ser no-identidad ya no puede convencerse de otra cosa, ese es digamos el nihilismo negativo, el hombre que se convierte en absoluta nada.
Sí, puede ser que la identidad personal, los deseos y temores sean falsos, pero eso no quiere decir que no este aquí-ahora y que no pueda hacer cosas en el mundo, simplemente eso quiere decir que no tengo nada que perder, no hay una identidad que superar o que proteger, no hay nada que perder pero eso no quiere decir que no queda nada por hacer sino quiere decir que queda todo por ganar.
Como se puede ver entre un nihilismo negativo que lleva a la aniquilación y uno positivo que podría conducir a la actividad desinteresada hay apenas unos grados muy cortos de diferencia, sin embargo hace literalmente "toda" la diferencia.
La película "i ♥(heart) huckabees" me conmovió profundamente, sin duda no habría llegado a ella sin la recomendación de un espíritu que me sigue de cerca por más que se encuentre lejos. Allí se exploran estos temas acerca de la identidad personal y de lo que creemos que somos, y la sutil diferencia entre el todo y la nada de la existencia. Sin duda una de los filmes más importantes de mi vida y que les recomiendo ampliamente, quizá algún día relate a más detalle mis impresiones al respecto cuando termine de asimilarla.
Pero sin distraerme del tema quiero decirles que aunque seguramente aún no alcanzo la iluminación sí puedo decirles que ir dejando atrás las construcciones que hacemos de nosotros mismos es ir dejando cargas que no necesitamos. La identidad es una herramienta más que utilizamos para vivir, pero no somos lo que creemos que somos esto es: un nombre, una nacionalidad, unos gustos específicos, una profesión, una pareja, una familia; afortunadamente somos mucho más que eso.

domingo, octubre 14, 2007

La destruccion del restaurante campestre, la liberacion del centro y el poeta canibal

Me encanta quejarme de esta ciudad, sin embargo no puedo negar que es entretenida. Al menos una cantidad inaudita de acontecimientos surrealistas suceden a todo momento.
Quienes transitamos cotidianamente por los puentes de Santa-Fe nos vimos sorprendidos a ver la demolición del Restaurante Campestre que se ubicaba en la esquina de esa carreta que te lleva al desierto y Avenida Centenario. De campestre solamente le quedaba el nombre al restaurante. Nunca fui a comer pero siempre que pasaba por allí me entraba una singular ensoñación. Intentaba imaginar a las personas provenientes del interior de la ciudad para disfrutar del aire fresco de la montaña, la vista de las cañadas y comer algo típico de la región como el conejo. Ahora en ese lugar no queda nada de esto sino uno de los pasajes económicos más importantes del país el Santa Fe-Reforma. La expansión de la avenida de los poetas hicieron necesaria su demolición al igual que una serie de viviendas y negocios apostados al lado de la carreterita para lo que imagino será una ampliación de carriles.
Hace un año yo me quejaba de la planeación de los puentes, al parecer el gobierno local escuchó las molestias de los conductores y vecinos. Esta era una medida tanto necesaria como inevitable, no sé que planeen hacer además de esto, ojala no se quede en una simple ampliación de carriles por que sería solamente un paliativo temporal.
Sin embargo no deja de darme cierta nostalgia el pensar en el viejo Restaurante Campestre, recuerdo haber visto muchas veces familias salir y entrar del lugar algo encantadas por que aún con todo y el sitio que le estaba poniendo la ciudad; su vista todavía daba a una cañada muy bonita y que los conductores románticos intentamos pescar con el ojo cuando vamos sobre el puente.
Noticia no fue la demolición del Restaurante Campestre sino la liberación del centro histórico, finalmente el llamado "perímetro A" quedo libre del ambulantaje. No puedo esperar para ir y redescubrir tantos sitios que tengo por desconocidos aunque ya haya estado allí. El carnal Marcelo sí que se está aplicando.
Queda hablar del poeta caníbal. El último asesino serial de nuestra ciudad, quien repartía sus poemas en Coyoacán y en el Chopo, quien mató y destazó a dos mujeres y de una comió. La salud social depende de la salud psicológica de los individuos. Es muy facil señalar a los monstruos sin embargo, todo ser, por más oscuros que hayan sido sus delitos también es de alguna forma una víctima. No se trata tampoco de excusarlo, este sujeto debe tener una pena correspondiente a su actuar, sin embargo estas notas son una señal de alerta de lo que nuestra sociedad ha permitido crecer.
Tantas cosas suceden en este lugar, como les decía, puedo quejarme del tránsito todo lo que quiera, pero definitivamente no es facil aburrirse en la ciudad de México.

domingo, octubre 07, 2007

Nirvana

El maestro me dijo: no hay a donde ir, ni venimos de ningún lugar, todo ha estado aquí siempre. ¿Qué novedad hay en el mundo distinto a la consciencia?
Es tan claro y transparente que al oir estas palabras nos confundimos: solamente cuando el deseo cesa es cuando dejamos de seguir su mando. Libertad.

viernes, octubre 05, 2007

Hablando con sinceridad

Es algo que no he podido hacer desde hace mucho tiempo. Desconozco la causa. Lo que últimamente noté es que nadie sabe como soy. Para unos el alma de la fiesta, para otros un sociopata profesional, para algunos tengo "la sensibilidad de una cucharita de te"; una creatura insensible, casi un robot y para otros soy un romántico empedernido, sensible, idealista y soñador. Todo esto es lo que la gente dice de mi.
¿Cómo pueden habitar simultáneamente concepciones tan dispares en torno a una misma persona? Todo cayó como bomba cuando ella me dijo: te has esforzado en comprender tanto a los otros, a revelarles el misterio (o secreto) que nadie puede saber nada de tu interior. Esto me cimbró hasta la raíz y al mismo tiempo disipó mucha niebla.
Ahora bien, ha habido momentos en los que intento hablar con franqueza y solamente llego al intento. Cuando quiero revelar la luz y las tinieblas que habitan en mi no puedo sino callar. Allí, siento que he vivido 10,000 años, que he pasado por todas las vidas y como dijo Terencio: "Soy humano, nada de lo humano me es ajeno". Siento que he ido muchas veces de ida y de regreso al Infierno, Virgilio opina que ya conozco mejor el camino que él. Del cielo sé menos, sin embargo me he dado algunas asomadas de vez en cuando. ¿Lo ven? Allí está de nuevo, no tengo más que metáforas.
Oye amigo ¿qué te pasa? Me voy diluyendo poco a poco y por extraño que parezca es una sensación muy placentera. Entre menos va quedando de mi mejor puedo ver, es como si te abrieran de adentro hacia afuera y tu interior estuviera en el exterior y viceversa. Quizá eso me paso, como el mago que mete la mano en la chistera y la voltea completamente, quizá el interior se me desfondó de tanto insistir en tomarlo que ahora lo tengo todo volteado.
Me he convertido en un espejo, esto fue por que he fregado y pulido tanto lo que había dentro que acabe por quitar todo lo que habita en mi interior y no quedo nada, sino una imagen completamente aséptica y nítida que en vez de mostrar un cuadro con imágenes y sueños como sucede en la mayoría de las personas termine por no dejar nada más que un reflejo del mundo.
Soy el espejo de agua en donde la gente mira y obtiene lo que quiere o no quiere ver: así mismo. Por esta razón sospecho que unos me aman y otros me odian.
Irónica y repetitivamente todo lo que acabo de decir puede sonar para algunos como si me estuviera reduciendo a un nihilismo pasmoso, a un nivel infra-personal pensando en que para este tipo ¿qué queda?, ¿se ha reducido a menos que nada?, para otros puede escucharse como una pretensión megalómana, una soberbia inaudita: ¿quién es este que dice saber como es cada persona?
He allí la paradoja, pues cuando reduces tu ser a nada terminas por siendo todo. Al ser un lienzo en blanco, me convierto en la imaginación y en la pintura que cada quien quiere. Me convierto en todos los temores y deseos, me hago el padre persecutor, o la madre amable, el amigo confiable, el amante hábil, el enemigo temible, la hermana confidente, el hermano protector, o lo que sea que la otra persona quiera instansear en mi.
Aún quedan manchitas de mi ser, todavía hay partes de mi personalidad que permanecen, supongo que aún tengo cierto deseo de que mi ser persista y como todos hacemos me aferro a ello, sin embargo entre menos lo hago y más desaparece menos sufrimiento encuentro, y me siento más vivo, pleno y libre. Sin embargo dejar de ser causa un temor tal que no puedo describir por ningún medio, y cuando se supera es como si una si librara de un gran peso. Tampoco creo que ya haya llegado al fin del camino, creo que aún me queda mucho por seguir.
Poco a poco la consciencia se va librando de pensamientos y pensamientos. Se suele pensar que el individuo "piensa lo que quiere", en cambio de esto creo que "los pensamientos se adueñan de nosotros y hacen de nosotros lo que ellos desean". Y estos pensamientos están desbocados como un caballo, sin control van enrutados a lo que les apetece por su propia experiencia o huyen de lo que temen y así va la gente por la vida, sin camino por donde sus pensamientos le dictan. Cuando uno controla los pensamientos ya no huye ni busca, estas quieto y lo que acontece en el mundo se ve con tranquilidad y calma, y no se busca más lo que se creía necesitar sino simplemente lo necesario, pues el pensamiento ya no es dueño de la persona sino al contrario.
La identidad es una gran mentira, ¿quién soy yo?, incluso ¿puedo ser yo?, ¿puedo ser un yo?, todo lo que nos hace ser lo que somos no es sino un producto social. Nuestras familias, la sociedad crearon una imagen nuestra, nosotros la creimos y construimos sobre ella.
Pero en el fondo, la consciencia simplemente es un rio transparente y nítido que tiene la capacidad de comprender muchas cosas, incluso, sospecho, al universo mismo. Por el contrario la sociedad ha hecho de la consciencia un caudal de aguas negras sucio donde van flotando discos de música, películas, anhelos, deseos, temores, lugares, personas, etc. En vez de que el rio vaya libremente por donde el tiempo lo lleva, el caudal quiere forzar su camino y sufre cuando se encuentra ante una espesura o una roca dura en vez de fluir libremente y así los rios del mundo estan atorados en tonterias como pastos y piedras en lugar de fluir hacia el mar.
Esto es lo que sucede cuando intento hablar con franqueza.

lunes, octubre 01, 2007

Solo necesito un poco de tiempo

Es todo.