lunes, septiembre 24, 2007

¿Que es la iluminacion?; felicidad, estoicos, budismo y Tyler Durden

Este artículo no pretende hacer proselitismo, yo no podría decir que soy budista siquiera, pero me parece que muchas de sus posiciones filosóficas son útiles y recomendables para cualquier persona sin importar sus creencias religiosas o personales. Miguel Tormentas tiene un gusto por las culturales orientales desde hace años, que por alguna razón comparto con él esta inquietud y hemos pasado muchas horas discutiendo acerca del Dharma, la Sangha y el Budha las tres joyas del budismo (en pali: Triratna). De gran interés nos han sido los poemas haiku, la incorporación del zen en la práctica de muchas actividades de la vida diaria y la vida ejemplar del primer iluminado.
Sin embargo la meta del budhismo en su conjunto solamente puede comprenderse a través del estudio de las cuatro nobles verdades (Cattari Ariya Saccani):
1. El sufrimiento (dukha) es parte de la vida.
2. El sufrimiento está causado por el deseo (tahna).
3. El sufrimiento puede ser extinguido. (Nirvana)
4. Para extinguir el sufrimiento se debe seguir el óctuple sendero.

No me voy a detener demasiado en la cuarta verdad ni tampoco quisiera hacer aquí una apologética del budismo. Lo que me gustaría apenas mostrar es que en occidente somos muy poco afectos a aceptar siquiera la primera o la segunda verdad que si bien la primera suena un poco a una obviedad por alguna razón tendemos a pasarla de alto.
El sufrimiento es parte de la vida, enfermamos, envejecemos, nos cansamos y morimos. Esta es una verdad que tanto religiosos cristianos como existencialistas ateos gustan de tener siempre presente. La vida no tiene sentido sin el horizonte de la muerte. Lo dice tanto Santa Teresa de Jesús, como Francisco de Asís, como Sartre, Camus, Heidegger, Marcel, Levinas, Kierkegaard, y muchos más. Es en algo de lo que parece podemos estar de acuerdo, y sin embargo es tan fácil olvidarlo que quizá por eso ha habido tanta gente que lo repite.
Lo que cambia (aunque sorprendentemente en algunos casos no mucho) es la solución a este problema.
Los estoicos conocían bien este problema, y para estos problemas inherentes a la vida a los cuales no se les puede dar respuesta proponían la ataraxia, la serenidad de sentimientos y de mente.
Si estos problemas no se pueden resolver y son inherentes a la vida ¿por qué preocuparse por ellos? ¿no sería suficiente preocuparse por los problemas que sí tienen solución?
A última instancia una vida dichosa consistía para ellos en la aceptación del destino y por tanto el cumplimiento del mismo en cada individuo representado en el deber (cosmovisión que fue el sustento del imperio romano de lo cual no nos detendremos ahora).
Ahora esto de aceptar la vida como viene es más difícil de lo que parece. Por que a nosotros los humanos nos encanta preocuparnos por cosas. Más aún se suele decir que "vivimos de sueños" y de que "debemos perseguirlos". No tengo nada en contra de los sueños, mucha gente me ha dicho que peco de soñador, sin embargo si estoy en contra de los sueños que pueden convertirse en pesadillas.
Es aquello de "ten cuidado con lo que deseas". Lo peligroso del deseo es que nunca se termina por culminar, aun si se obtiene el objeto de deseo, el deseo no radica del exterior sino del interior que puede desear una y otra vez sin fin.
El mundo moderno es la sociedad del deseo como bien lo señala la cinta de culto que definió una generación; Fight Club de David Fincher: en uno de sus discursos moralizantes Tyler Durden (curiosamente es uno de los personajes más moralistas que he conocido) explica como la sociedad vive de las aspiraciones de los individuos de ser galanes de cine o estrellas de rock (que esto lo diga Brad Pitt en una película de Hollywood lo hace todo más irónico e interesante) y en cambio los sujetos debían dejar de soñar estupideces, darse cuenta (no simplemente "saber") que un día morirían y por último: "you are not an unique and beautiful snowflake".
Intento a veces explicar que estar "desencantado del mundo" no es malo, a veces le cuento a alguien que me siento así y se ponen tristes, pero en cambio es todo lo contrario. Se puede contemplar la realidad de una forma más directa sin las mediaciones de nuestras absurdas y pequeñas mentes que solamente pueden llegar a tener temores y aspiraciones tan grandes como nuestra sociedad nos lo ha inculcado o¿ alguien tiene un sueño que no provenga de la sociedad?
Aquí es donde vuelvo a lo de Miguel Tormentas. Muchas veces nos preguntábamos ¿qué es eso de la iluminación? y nos imaginábamos monjes tibetanos flotando en nubes rodeados con flores de loto y dragones sobre la cabeza ascendiendo al cielo. Pero justamente esa era nuestra imaginación vulgar haciéndonos una mala jugada, justamente un deseo más. Más tarde comprendimos que la iluminación no tenía que ver con efectos mágicos sino todo lo contrario, con un estado mental más profundo basado en quitar todos los obstáculos mentales y siendo consciente de tu propio pensamiento y de tus propios motivos. El budismo se había anticipado milenios a lo que ahora miles de personas resuelven con psicoanálisis.
La iluminación no es sino comprender que no se necesitan deseos para vivir, más aún que los deseos nos alejan de vivir ya que no vemos las cosas como son sino que las forzamos a que sean como nosotros las deseamos. Las personas están muy poco renuentes a renunciar a sus deseos pero es como cuando uno ve a un niño cuyo deseo más grande en la vida es tener toda la colección de juguetes de las tortugas ninja. Ese niño cree auténticamente que cuando tenga a todos los personajes podrá ser feliz y que hará muchas cosas con ellos y que vivirá aventuras y quizá lo haga pero por un tiempo muy breve por que cuando obtenga su deseo luego deseara otra cosa. Ese niño somos nosotros solamente que en vez de desear tortugas ninjas deseamos coches o casas, o el amor de la vida, o estabilidad, o casarnos o ser mejor persona o lo que sea.
No hay nada de mala con los coches, las casas, el amor, la estabilidad, el matrimonio o la auto-realización todo esto son cosas positivas sin embargo si buscamos todo esto por el puro deseo por más noble que sea nuestro deseo no deja de ser deseo.
Más aún ahora que somos más viejos y vemos a los niños que hacen berrinches por tortugas ninja o adolescentes que chillan por que juanita no los pela y que desean carros lujosos e ir a antros de moda nos alegramos un poco por no desear esas cosas más si alguna vez lo hicimos. A nadie se le dice, que una persona está mal si no desea todo lo que puede desear o se le reprime si ya no busca sus deseos anteriores, sin embargo sí esta bastante generalizada la incomprensión contra aquel que no busca nada, si alguien esta contento con lo que hace en la vida y eso le da para comer y no tiene, quiere, busca, anhela, desea un trabajo, matrimonio, viajar, estudiar, novia comprar o vender es que algo anda raro con él.
La iluminación es darse cuenta de que no se requieren estas cosas para ser feliz y que precisamente por esto aquello que se busca se busca por que es algo bueno o provechoso y no por que "creemos" que es bueno y provechoso. Por esto uno acaba buscando pocas cosas y las cosas que se buscan son tan auténticas como pueden ser (por ejemplo cuando uno ama sin estas telarañas mentales de deseo se ama sin buscar satisfacer deseo sino por que se quiere el bienestar auténtico de dos personas el de la otra persona y el de uno mismo).
Plotino el gran pensador neo-platónico dijo: "no vayas a ningún lugar hombre, en tu interior habita la verdad", la verdad y la felicidad por que realmente no se necesita mucho para ser feliz, pero sí una determinación muy grande de examinarse continuamente cada día.

PD: les recomiendo este artículo, me parece que es un acercamiento didáctico a este problema.

12 comentarios:

Miguel Tormentas dijo...

quien no recoge un pelusa blog award muestra que no se lo merecía

Miguel Tormentas dijo...

yo le dije a dios "quiero conocer los corazones de los hombres", él me respondió "crea el pelusa blog award"

Guillermo dijo...

Cava, sólo una cosa, se te fue un "David Lynch" en lugar de un "David Fincher". Error de dedo, no problem.

charp dijo...

Y la grandeza de Schopenhauer una vez más vuelve a quedar demostrada. El único filósofo occidental -o al menos, uno de los pocos, y sin dudas, el que mejor lo ha hecho- que ha elaborado una ética en un diálogo fructífero con el budismo.

Miguel Tormentas dijo...

el dharmma no es para dialogar, el dharmma es la verdad viviente

schopenhauer nunca habría ganado un pelusa blog award

Existencialista de mierda dijo...

Gracias Memo ya lo corregí.

Acerca de Shopenhauer es grande por juntar a Kant y al Budismo pero no es grande que propusiera negar la voluntad o al menos que lo hiciera bebiendo una copa de vino. Bueno... así habló Nietzsche.

RED SHOES GIRL dijo...

ya no la quiero pero cuánto la quise, GRACIAS!

Rodrigo dijo...

Muy interesante entrada. Durante la carrera siempre fui un gran crítico de oriente (de pose porque nunca había leído nada). Sin embargo, durante estos últimos meses he leido algunas cuestiones relacionadas a pensamiento oriental y no solo me parece bastante interesante, sino que considero muy conveniente leer.

Los orientales a veces me hacen pensar que los occidentales somos bastante desequilibrados para pensar, todo lo vemos con demasiada radicalidad: parménides v.s heráclito se repite en toda la historia del pensamiento de occidente; aparece en cada crisis una y otra vez (apolo vs dionisios, etc...), y eso pensando en términos metafísicos, porque hablando de ética, mejor no hago comentarios porque todo ese desequilibrio en el pensamiento se potencia --desgraciadamente-- en nuestra estilo de conducta (ya de alguna lo dejas ver en algunos párrafos).

Por algo nuestgo amigo Shopi (diría Volpi) es un filósofo con tanto sentido común en su pensamiento (leyó orientales).

Saludos suscribo muchas de las tesis que nos ofreces en este escrito.

charp dijo...

Bah, ustedes se lo pierden. Nunca he entendido por qué nada más no les cuadra. Recuerden que Kierkegaard leyó a Schopenhauer al final de su vida y lo influenció. Y por sí eso fuera poco, recuerden a Wittgenstein, Thomas Mann, Borges, y Horkheimer.

Existencialista de mierda dijo...

Rodrigo gracias por la visita.

Charp no es en contra de la doctrina de shopenhauer sino en contra de su actitud.

Bego gracias por esas lineas.

Frank Lozano dijo...

La felicidad: un cliché para inválidos espirituales
El budismo: una forma optimista de llamarle a la impotencia sexual
El estoicismo: una capacidad innata de vivir con una zanahoria en el culo
Y del otro no me acuerdo, uff
buen blog carnal
saludos

Anónimo dijo...

me parece una exelente explicacion de la iluminaciójn, aunque para acogerla en mi vida filosofica me es muy vana, ya que como lo vemos reflejado en Aristoteles, para ser felices necesitamos de los 3 bienes, espirituales, fisicos y exteriores... y en caso de que no se hayan dado cuenta, los exteriores y el deseo de alcanzar estos bienes exteriores no está mal. Tomemos como ejemplo a Fito Paez (filósofo y uno de los grandes críticos sociales de la historia contemporanea a travéz del arte musical), este comenta que su objetivo no era alcanzar grandes riquezas, pero si reconoce que cuando las consiguió como añadidura de sus criticas a travéz de la música, le dió mayor facilidad, ya que ahora tien un problema menos del que preocuparse y puede pasar mas tiempo filosofando o sea, buscando y ejerciendo su amor por el conocimiento.

Podemos creer que esto lo llevó a un vano estado de dependencia del dinero, pero el contraresta esta afirmación diciendo que ya no necesita nada mas para la vida, se eliminó un problema (dinero)a través de la música e incremento su tranquilidad porque le aseguró una vida sin prejuicios ECONOMICOS ni necesidades de este tipo para sus hijos.