sábado, septiembre 01, 2007

Filosofo por si mismo y filosofo por accidente

"En un lejano lugar retacado de nopales
había unos tipos extraños llamados intelectuales
se la pasaban leyendo para ser sabios y doctos
pues no querían seguir siendo vulgares tipos autoctonos

los veías en los cafés llenos de libros profundos
y en eventos culturales oían conciertos rotundos
constantemente escribían poemas y cuentos cortos
y aunque no los comprendían se quedaban como absortos"

-Rockdrigo González el profeta del nopal. (Saludo a todos sus fieles seguidores, filósofos de corazón).

Yo conozco algunas personas que saben hacer todo esto a la vez: leyeron la novela del último premio Nóbel, que conocen la obra de los directores de los filmes que se van a exponer en el próximo festival de cine, además tienen el disco de la última banda de moda, asistieron a todas las exposiciones artísticas que se exhiben ahora en la ciudad, y son los que siempre participan y preguntan en los coloquios y seminarios del filósofo, poeta o escritor que goza fama y viene a esta región.
Seguramente tuvieron, tienen o tendrán una revista, les interesa la lectura de la obra más oscura del escritor oriundo de una nación donde ni siquiera sospechabas que existía la literatura, ha viajado por el mundo aunque no por mucho tiempo y suele ir a los lugares de moda cultural. Algunos de ellos incluso tienen la desfachatez de hacerse llamar filósofos: ¡filósofos!

Por el contrario quiero describir otro tipo de sujetos. Estos seres suelen desconocer las noticias más relevantes del mundo, tienen buen gusto en casi todos los temas pintura, música, artes y aunque quisieran dedicarle más tiempo a estos pasatiempos están muy ocupados trabajando. Suelen dividir su tiempo entre la investigación, la docencia y la publicación. No se les ve en lugares concurridos, prefieren mantener un perfil social bajo pero cuando se trata de algún evento académico suelen ser convocados. Son tipos ilustrados, pero que dominan especialmente un tema y nada más pues saben que la vida es muy corta como para dedicarse a miles de cosas y se dedican a una sola.

Los primeros son filósofos por accidente, se hacen llamar así por que quizá estudiaron la carrera o están familiarizados con las temáticas, sin embargo su tiempo y atención es tan dividida que difícilmente han profundizado en un sólo tema en toda su vida, también se les puede llamar: "nietzscheanos de cafetería", "poetas aspiracionales" o "filósofos culturales".
Los segundos son filósofos por sí mismos, son tipos que están dispuestos a dedicar la mayor parte de su vida al estudio de un problema serio y real que puede brindar luz a una parte aún desconocida del conocimiento humano. Les apasiona su trabajo que consiste en la reflexión de un pequeño ladrillo del castillo enorme que es el trabajo colectivo de la humanidad. Son pequeños Kants que trabajan día tras día empeñados en una labor, que difícilmente salen de Konisberg y que encuentran algo de poético y bello en la suave cotidianeidad y la satisfacción del trabajo diario.
Los otros, los filósofitos culturales están en los bares para hacerse los interesantes, publican poemas en revistas y hablan de sus hazañas intelectuales con otros amigos con los que se alaban mutuamente y por supuesto siempre a la caza de la próxima doncella que quiera ser embelezada por su discurso. Pantomima y teatro.
"Es que soy filósofo". No eres filósofo hasta que no te da más gusto que pensar en que libro de tu tema quieres leer, en que artículo te gustaría escribir, que tienes planeado para tu tesis, como quisieras explicarle una noción a tus alumnos, no si te pones a hacer teorías del mundo con tus amiguitos.
La filosofía es una profesión académica, de universidades y pasillos, de bibliotecas, de libros, de alumnos y profesores, claro eso no excluye que un filósofo no pueda salir a tomarse unos tragos, incluso de vez en cuando hablar de filosofía fuera de las aulas (aunque entre colegas esto suele verse de mal gusto a menos de que sea absolutamente necesario externar una inquietud) pero hay quien confunde lo uno por lo otro.
El arte y la cultura son para todos, pero como escuche hace poco así como la música no debe ser usada para meterse en las faldas de las chicas sino para meterse en sus mentes, así mismo y todavía más deben ser los filósofos.
Si usted ve a un "viajero, amante de la buena vida, sabedor de hartas novelas y películas, poeta, que disfruta la vida paso a paso, saboreando los pasos en el camino, que dice que le agrada la buena comida y más aún el buen vino, que le gustan cosas que solamente él conoce por que precisamente busca que nadie más le gusten, va a todas las exposiciones, compra las revistas culturales y quiere hacer una" simplemente llámelo por su nombre: "filósofo cultural", "poeta aspiracional", "nietzscheano de cafetería".

13 comentarios:

Miguel Tormentas dijo...

enten/eller

Ariany dijo...

Ahm... pues me interesó el post. Antes a esos "filósofos culturales y..." sólo se les llamaba pretenciosos, no sabía que ya se había especializado tanto la clasificación. Saludos.

Pai dijo...

jajajajaa ariany que chistosa eres......... jajajaja
cava... esta bueno el texto... me gusto tu definicion

El Pardo dijo...

jajajaja. Eso de andar a la caza de la próxima doncella me suena muy familiar.

Por cierto, enorme canción la del profeta del nopal, deberían dejar su letra impresa en oro en algún barecillo de la Condesa.

Ja dijo...

Siempre que alguien hace esas clasificaciones es para terminar engalanandose con pertenecer a la contraria.
Patético y predecible el texto. Siento decirte que ser ignorante no te hace un verdadero filosofo, y le apuesto más a alguien de la vanguardia intelectual que a una tortuga bloguera

Justo Medio dijo...

Existencialista de mierda, tengo el agrado de informarte que 'Algo, otras cosas', te ha galardonado con 'The Thinking Blogger Award'. Pasa a recoger tu premio.

Existencialista de mierda dijo...

Amigos gracias por los comentarios como siempre, también al anónimo desde un tiempo largo no había hecho enrabiar a nadie como para que me comentara colérico.

Garcín Altoalcázar dijo...

Señor Existencialista de Mierda:
Encuentro cómica su incursión en el mundo de la música pseudointelectual. La canción está rechistosa. Jejeje.
Lamento que no me haya quedado el saco... pero agradezco su sugerencia.
¡Le abrazo con ambas manos y felicito por su premio!

Miguel Tormentas dijo...

estimado "ja", vanguardia definitivamente no es una palabra de vanguardia

Garcín Altoalcázar dijo...

Señor de tendencias existencialistademierdistas, acceda usté al bló de Justo Medio para continuar la discusión que provocó este post.

Sebastiana dijo...

No es que no esté de acuerdo con la distinción, pero la mera verdá (ya leí también el siguiente post "aclaratorio")no se puede escapar de una postura en la que parece que pudieras muy bien diferenciar ambas actitudes o naturalezas, como si una fuera más respetable que otra, como si una fuera más aceptable que otra: amiguitos, no es bueno ser un nietzscheano de café, es mejor publicar artículos. Otro asunto es que es y está dirigido a un público determinado, del que no me siento parte (no es que crea que tiene un par de sexist remarks, ni que me importara el feminismo ni mucho menos, pero ahí están).

Por otro lado, cómo son chistosos esos filósofos culturales!!

saludos Monsieur Exie!

Caso Patologico dijo...

Creo que esta imagen adornaría bien el tema http://bp0.blogger.com/_xwOfXtvPU5Y/RuTq0yCzs_I/AAAAAAAAAN0/PadrAx58Zkw/s1600-h/galletas.jpg

Saludos
Mario

anfeorsu dijo...

la palabra filosofo viende de dos palabras, que traducidas al español significan amor y conocimiento; osea, amor por el conociemiento. Filósofo es todo aquel que siente amor y curiosidad por saber cada vez mas y cualquieras de los dos tipos de seres que aquí se mencionan sienten esta misma pasion por el saber, por lo tanto ambos son filosofos... Además usted dice que son filósofos cilturales, pero despues dice que no son filósofos. ¿Al fin si son filósofos o no? no pueden ser y no ser al mismo tiempo siguiendo el razocinio aristotelico.