miércoles, julio 18, 2007

Convergencia













Anoche vi Ratatouille, como siempre Pixar nos tiene acostumbrados a una excelente calidad gráfica y narrativa. Mientras contemplaba ese espectáculo generado por computadora, inevitablemente me puse a pensar si todas aquellas personas que tenemos el gusto de conocer al Dr. Héctor Zagal pensaban lo mismo que yo. El celebre doctor acaba de reeditar su libro "gula y cultura" en la casa editorial de los libros de homero.
Me preguntaba ¿quién iba a hacer la convergencia? Hasta ahora no he leído el blog que lo haya hecho a pesar de tener muchos aficionados seguidores. Le pregunté a Memo sobre quién sería la persona más adecuada para subirla, el contestó: "Pues súbelo tú cobarde." Así lo hago no con el fin de causarle una molestia al celebre autor sino con un ánimo lúdico que él mismo nos inculcó. ¡Salud!

"A los filósofos se les puede perdonar casi todo: su escepticismo, sus blasfemias, su soberbia, su estilo aburrido, su compromiso con el poder, su afán crítico. Incluso disculpamos su mal gusto al vestir. Somos condescendientes con su espíritu revolucionario o, por el contrario, su recalcitrante conservadurismo. Dos actos son imperdonables en el filósofo: dictar conferencias sobre ética empresarial y escribir sobre comida. Pues bien, yo, un individuo poco acomodaticio y diplomático, me dedico a lo uno y lo otro."

- Héctor Zagal, introducción a la gran literatura a través del arte del buen comer, Editorial Cruz O., 2000, México, D.F., p. 17

"En muchas formas la labor del crítico es sencilla. Arriesgamos muy poco y sin embargo disfrutamos una posición sobre aquellos a los que nos ofrecen su trabajo e incluso su propio ser a nuestros juicios. Nos dedicamos a críticas negativas que son divertidas de escribir y de leer. Pero la simple realidad es que nosotros los críticos debemos afrontar que, en el gran esquema de las cosas, una pieza de comida regular tiene más significado que nuestra designación más crítica hacía ella. Hay ocasiones en la que un crítico debe arriesgar y defender auténticamente algo, y ese algo es cuando ha descubierto algo nuevo."

- Antón Ego

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, soy la ex-adicta:
No es que haya dejado de leerte; mientras escribas, seguiré leyendo, es que estoy dejando atrás las adicciones...jajajaja.
En fin, conozco pocos filósofos pero creo que, sin duda, la descripción que citas de ellos (no he tenido el gusto de leer al Dr. Héctor Zagal) es muy exacta…pero ¡vamos! No sean tan sectarios, esa descripción va con casi todos los científicos sociales…Son gente tan desubicada…jajajajajaja.
Con respecto al pobre diablo (es la única definición que aplica a alguien que amenaza a otra persona en un blog) que te escribió en el post anterior, solo me resta agradecer a la fortuna que no haya caído en mis manos una Death Note, de algún Shinigami aburrido, porque tal y como piensa Light (Raito), limpiaría al planeta de la gente que ocupa un espacio invaluable y no hace algo productivo con su vida; sin duda, esta persona (el pobre diablo) estaría en la lista. Tiene suerte de que no sepa su nombre…ni tenga una Death Note…jajajaja.
Tu amiga-virtual, casi-comunicóloga:
Nadiezhda (He decidido que Nadia quede en el pasado, esta es mi nueva poke-evolución).

Pai dijo...

ejejeje que buena comparacion....

Miguel Tormentas dijo...

yo no le agarro....

Miguel Tormentas dijo...

ah y por cierto en el argot memo-kiks los parecidos físicos no se llaman convergencias sino "sosías", lo que sea que quiera decir...
la convergencia es más como de postura, etc

Garcín Altoalcázar dijo...

Sosias, mi querido tormentas, sosias. Sin acento en la "i". Aprovecho para saludarte.
Muy buen sosias. Tengo que ver la peli de la rata gourmet.
Añado un oficio imperdonable al filósofo: que se convierta en burócrata. En buena lid.
Un abrazo, señor existencialista de mierda.

Existencialista de mierda dijo...

Al igual que Tormentas encuentro un remoto parecido físico entre ambos personajes aunque no se puede negar cierta familiaridad, sin embargo esto no es un "sosias" como el señor escamilla corrigió, es una convergencia "más como de postura".

Estaba bien todo en un principio, pero debí haber dicho que se tiene que ver la película para comprender la convergencia.

Existencialista de mierda dijo...

Tuvieron que pasar dos botellas de vino y una de sake para que Tormentas me explicará que la "postura" a la que se refería era física y no intelectual y yo nunca tuve la inquietud de aclararlo.