sábado, julio 28, 2007

La cronica del ruido y el sueño de mi vida

Llevo muchos años con el mismo sueño, el sueño de mi vida. Para comprender este pequeño sueño debo relatarles un día común en mi vida.
El remolino comienza a las ocho de la mañana, el prensista Silvano toca el timbre de la casa, si mis padres encargados de su pequeño negocio de impresión no están yo soy el responsable de abrir el changarro. No es difícil solamente bajo las escaleras y abro la puerta y luego puedo volver a dormir. Puedo lograr esto con suficiente concentración ya que una impresora Offset Heidelberg Speedmaster de una cabeza de color empieza a girar y dar vueltas justo debajo de mi. Con los años he aprendido a lidiar entre los sonidos de tuercas y papeles rechinantes, el olor a tinner y los cortes de guillotina. El sonido de la industriosa máquina puede durar todo el día y en algunas ocasiones hasta la madrugada cuando llega algún trabajo urgente.
Entre ocho y nueve de la mañana llegan dos secretarias comienza el incesante rugido del teléfono, por razones que imagino solamente se le pudieron idear a un torturador medieval, hay tres líneas para llamar a la imprenta, mismas que están comunicadas a la casa. Hay ocho extensiones en mi casa ubicadas estratégicamente para que uno las oiga todas al mismo tiempo en cualquier punto, negocio o casa, el nivel de estrés que se maneja para los trabajadores (y yo no sé por qué también) para los habitantes de esta casa es tremendo durante el día.
La gente me pregunta: Hey Alejandro ¿por qué duermes toda la mañana?, bueno simplemente por que si uno no tiene porque soportar el trabajo de una oficina en la cual uno no trabaja y no hay manera de escapar de ella lo mejor que uno puede hacer es sencillo: dormir.
Sin embargo sería maravilloso que solamente tuviera que soportar el ritmo habitual de una oficina, los niveles de decibeles que se tienen que lidiar en este pedacito de ciudad no se limitan a teléfonos e impresoras. Debemos añadir constantes timbres de clientes que no saben por donde tocar, camiones de proveedores que deben surtir con: papel, tinta, servicio de recolección de papel para rehusó, servicios de mensajeria y paquetería y etc.
Por allí de las diez de la mañana llega mi hermana Adrianita a trabajar, todavía más estresada que todos los que estamos en la casa después de pelearse con el tráfico para dejar a sus hijos en sus escuelas, algunas veces debe traerlos consigo cuando sus hijos no tienen colegio o se enferman (excelente ocasión para que te contraigan enfermedades de niños como varicela, gripe, y otras). Con un poco de suerte se traerán su xbox y lo instalaran en la televisión que esta justo al lado de mi cuarto, el más pequeño de sus hijos Emilio, es conocido entre sus primos como la rata, primero por su estatura y segundo por su peculiar chillido que alimenta mis oídos en las mañanas en que decide instalarse a jugar videojuegos, saltar en la cama y todavía con un poco más de suerte dejar abierta su pequeña vegijita que mis oídos no detectaran a esas horas pero si mi nariz más tarde cuando me levante.
Si tengo todavía un poco más de suerte alguno de mis otros hermanos también traerá a sus hijos. Alguna vez alguien me dijo Hey Alejandro ¿por qué odias a los niños?, bueno de hecho me gustan mucho los niños, me comunico de alguna forma muy especial con ellos y me enorgullezco de que tres de mis sobrinos dijeran "ale" entre sus primeras palabras. Me gustan los niños, me caen bien, cuando la cosa se pone difícil es cuando hay un exceso de niños. En pequeñas cantidades son controlables, pero más de cinco (y entre más sean peor) se vuelve una anarquía. Cobijados por el anonimato se atreven a hacer cosas que en circunstancias normales no se atreverían (si se piensa bien los niños no son una especie "aparte" sino adultos chiquitos), pueden llegar a cosas como prender fuego, inundar baños, tomar cosas que no deberían tomar, golpearse entre ellos con palos y piedras, y un largo etc. Cosas que son realmente peligrosas y que podrían lastimar a alguien.
Quien haya estado en un kindergarten o haya tenido en su casa a más de cinco o seis niños a la vez me comprenderá, así la imprenta por un lado y las criaturas por el otro en una orquesta de tensión y estrés entre altos y agudos.
En un día de vacaciones me levantaré tarde para evitar todo esto, a las dos comeré con los niños embarrándose de espagueti. Con un poco más de suerte se juntaran mis hermanos, y como sucede en todas las casas latinoamericanas (imagínese la combinación de etnicidades de una casa mexicano-colombo-italiana) suele haber mucha vida a la hora de la comida... a veces demasiada. Lo que hoy me levantó por ejemplo no fue el ruido de la oficina, tampoco los chillidos de niños o bebé sino una discusión de sobremesa, como han habido desde que yo tengo memoria, que tu me dices y que yo te digo y que esto y lo otro.
Mi familia está acostumbrada a verme como el ironista de la familia, en vano les he tratado de explicar que mis burlas son un proceso mayéutico que intenta reflejar una conducta y no simplemente causar escarnio. Cuando me levanté hoy las maquinas de la imprenta sonaban junto con el teléfono, mis sobrinos efectivamente saltaban en la cama de al lado haciendo sus sonidos agudos tendiente a lo demoníaco dignos de sampleo para disco de Death-Metal, y la familia discutía alegremente en el comedor. Con todo ese caos, yo me levanto como si nada pues así me he levantado muchos días de mi vida, voy a buscar el periódico y una taza de café, me pongo a leer en el ojo del huracán (aduzco mis capacidades sobrenaturales de concentración a la habituación de este ritmo de vida) y luego me pongo a discutir también con la intención de que ya no discutan pero evidentemente esto no se logra tampoco (también aduzco mis capacidades argumentativas a lo mucho que escuchaba pelear a mis hermanos, grandes retóricos todos ellos).
Si permanezco en casa tendré la suerte de que mis hermanas se vayan a unos círculos de señora para rezar, así dejarán a los chamaquitos bailando por todos lados, y también al pequeño Diego que requiere cuidados pues es todavía un bebé. A mi mamá no parece incomodarle, después de todo la casa se construyó a su imagen y semejanza, mi padre opta por el ostracismo y se va a su computadora y yo hago lo mismo. Si alguien le gustó la "casa tomada" de Cortazar, el día que quieran yo se las presentó, está aquí en México y la tomaron pequeñas criaturas (12 sobrinos).
El teléfono sigue sonando, los niños siguen ocupando el patio, los televisores y cual langostas devoran todo lo que está a su paso Hey Alejandro ¿por qué tu refri siempre está vació y siempre tienes hambre? Esta es una explicación.
También tengo la teoría de que estudie filosofía por que esos libros nadie los agarra los deje donde los deje (ni siquiera los adultos), pero si tuviera cosas bonitas y monas como "figuras de acción", "videojuegos", "balones", seguramente desaparecerían en minutos destrozados por pequeñas manitas como fueron destrozados casi todos los recuerdos de mi infancia.
Con un poco más de suerte mis sobrinos se quedaran a dormir (como pueden darse cuenta esto es 24/7) y yo estaré refugiado en Internet a su disposición como cada noche, y si es día de fiesta o fin de semana el restaurante de al lado (que justamente da a mi cuarto) traerá música en vivo con los mejores ritmos, rock, salsa, y los clásicos de los ochenta hasta por allí de las tres de la mañana. Con otro poco más de suerte se traerán a uno de sus perros, (Willis es más ruidoso que Max) y quizá los gatos (alimentados por la casa de al lado) se pondrán a maullar (fue traumático el reciente suceso de la muerte de un pequeño gatito y la madre lo buscó por tres días a veces apostándose justo en la ventana de la cabecera de mi cama a chillar).
La noche pasará entre maullidos y ritmos cubanos hasta que llegue la mañana y se repita todo de nuevo: si es entre semana me despertará el ruido de la oficina de nuevo, si es fin de semana los niños de la casa (o los del restaurante que tiene su sección de juegos en el mismo lugar donde toca la orquesta imagino -a veces contratan mago y payaso son muy gritones-).
¿Como lidiamos habitualmente con esto los habitantes de la casa? todos escapamos, algunos están desarrollando pequeñas patologías como agotamiento, neurosis, exceso de estrés y yo por mi parte fobia social.
Ahora entiendo por que me gusta tanto estudiar también, me permite no estar en mi casa, ¡ah! y como me gusta no estar aquí sin embargo es cansado salir, uno necesita un lugar donde descansar también.
No lo había pensado pero el sueño de mi vida es tener un lugar sin ruido, como me gustaría vivir en una casa chiquita y normal, sin doce sobrinos, un negocio y cuatro hermanos, familiares y clientes. No puedo negar que todo esto me ha hecho una persona resistente a muchas cosas, soy una persona más o menos desprendida y tolerante, intento pedir poco para mi solamente algo de respeto al pequeño espacio que tengo porque fuera de eso no tengo nada más. No me gustan los lujos, no me gusta tener cosas, algunos me ven como un estoico, me gusta la gente pero no cuando está encima de mi por que es algo que he sentido toda mi vida, tener un poco de espacio y un poco de silencio es lo único que pido ¿es eso mucho pedir?

miércoles, julio 18, 2007

Convergencia













Anoche vi Ratatouille, como siempre Pixar nos tiene acostumbrados a una excelente calidad gráfica y narrativa. Mientras contemplaba ese espectáculo generado por computadora, inevitablemente me puse a pensar si todas aquellas personas que tenemos el gusto de conocer al Dr. Héctor Zagal pensaban lo mismo que yo. El celebre doctor acaba de reeditar su libro "gula y cultura" en la casa editorial de los libros de homero.
Me preguntaba ¿quién iba a hacer la convergencia? Hasta ahora no he leído el blog que lo haya hecho a pesar de tener muchos aficionados seguidores. Le pregunté a Memo sobre quién sería la persona más adecuada para subirla, el contestó: "Pues súbelo tú cobarde." Así lo hago no con el fin de causarle una molestia al celebre autor sino con un ánimo lúdico que él mismo nos inculcó. ¡Salud!

"A los filósofos se les puede perdonar casi todo: su escepticismo, sus blasfemias, su soberbia, su estilo aburrido, su compromiso con el poder, su afán crítico. Incluso disculpamos su mal gusto al vestir. Somos condescendientes con su espíritu revolucionario o, por el contrario, su recalcitrante conservadurismo. Dos actos son imperdonables en el filósofo: dictar conferencias sobre ética empresarial y escribir sobre comida. Pues bien, yo, un individuo poco acomodaticio y diplomático, me dedico a lo uno y lo otro."

- Héctor Zagal, introducción a la gran literatura a través del arte del buen comer, Editorial Cruz O., 2000, México, D.F., p. 17

"En muchas formas la labor del crítico es sencilla. Arriesgamos muy poco y sin embargo disfrutamos una posición sobre aquellos a los que nos ofrecen su trabajo e incluso su propio ser a nuestros juicios. Nos dedicamos a críticas negativas que son divertidas de escribir y de leer. Pero la simple realidad es que nosotros los críticos debemos afrontar que, en el gran esquema de las cosas, una pieza de comida regular tiene más significado que nuestra designación más crítica hacía ella. Hay ocasiones en la que un crítico debe arriesgar y defender auténticamente algo, y ese algo es cuando ha descubierto algo nuevo."

- Antón Ego

lunes, julio 16, 2007

Weekend 2

Jueves: Visité el bar "codavonga", cumpleaños de Munguia. Está de moda, van todos los chicos cool Roma y eso, había muchisimo filósofo además de nosotros, y gente intelectual y eso, tan raro por que es un bar de señores que juegan dominó.
Viernes familiar.
Sabado: Fiesta de despedida de Carlos Joaquín me la pasé muy bien, se va a hacer carrera a Houston, extrañaremos a esta promesa de la cardiología, te mando saludos dragonejos.
Domingo: Vi futbol, no diré más al respecto, Charp trajó la película: "el último rey de escocia" con Forest Whitaker, me hizó pensar en lo fácil que podría ser esconder las faltas y escudarse en una vida estética, renové una reflexión sobre la injusticia del África central.

lunes, julio 09, 2007

Seccion Weekend 1

Introducción

En el prefacio de "etapas en el camino de la vida", William Hafman -un aficionado a la literatura que le deja unos papeles a Hilarius Bookbinder para que los encuaderne para jamás recogerlos-, (ambos pseudónimos de Kierkegaard) nos explica la diferencia entre recordar y recolectar. Recordar (huske) significa tener presente una memoria, mientras que recolectar* (erindre) no tiene que ver con memorias sino en el aprendizaje de la memoria. Digámoslo así recordar es Funes el memorioso de Borges que podía recordar cada detalle de su vida como la forma de las nubes del cielo o la forma del pelo del perro pero por lo mismo era incapaz de tener una panorámica global de todo lo que vivió. Recolectar es como el anciano que siempre sabe lo que hay que hacer cuando alguien le pide un consejo porque probablemente ese anciano ha vivido la situación que se le narra una o muchas veces solamente que no puede recordar la situación aunque sabe como resolverla. Es como si el anciano hiciera abstracción de la vida. A todos nos ha pasado que sabemos como responder a algo, algo que quizá aprendimos de pequeños, por ejemplo como reaccionar ante cierto sentimiento propio o ajeno o algún problema y aunque no podemos decir cuando lo aprendimos, podemos casi inexplicablemente resolver: en ese caso no recordamos; recolectamos.

Yo soy un buen recolector, me he pasado la vida siempre pensando en lo mejor que se puede hacer para cada situación. Tomo mis experiencias y las ajenas como enseñanzas de vida, para estar preparado siempre y generalmente lo estoy, pocas veces me sorprende una situación en la que no pueda responder de algún modo. Soy calmado, tomo decisiones precisas y examino cuidadosamente mis sentimientos antes de tomar cualquier paso. Soy tan atento en aprender como vivir la vida para experiencias futuras que nunca vivo en el presente. De algún modo soy un hombre sin recuerdos.
No me malinterpretes, no es que no recuerde nada, es que abstraigo. Abstraigo los lugares que visito y pocas veces recuerdo con quien fui o como me sentía, abstraigo de algún modo a las personas y olvido lo que hago con ellas para captar su "esencia". Se me olvida que hice con quien, de que he hablado, que día fui a que lugar y me quedo con la abstracción de "lugares", "personas", "cosas".
Vivir abstrayendo te lleva a la intemporalidad, siento que nada cambia por que yo lo suspendo, pero la gente cambia y los momentos y la música. Para mi no es como si estuviera en el año 2007 y los ochenta hubieran sido hace mucho sino que los ochenta siguen igual de presentes solamente que ahora hay más cosas de películas, música y eventos que abstraer.
Yo no recuerdo, sino que abstraigo y tengo tematizadas tantas cosas, hace poco alguien me señalaba lo mucho que sabía de títulos de canciones, detalles de películas, fenómenos de internet y no con admiración porque incluso creo que tiene poco de admirarse sino señalando que no tengo vida. Tiene razón, si vives fuera del tiempo no tienes vida, por justamente la vida es eso.
Hace poco también descubrí una razón de porque me gusta tener amigos y especialmente una novia. Lo que más me gustaba era no tener que esforzarme por recordar, siempre tenía alguien que recordaba lo que hacíamos juntos. Lo de la novia es cuantitativo, como sueles pasar mucho tiempo con la novia y más si es una chica detallista recordará las cosas que hicimos juntos, guardará papelitos y se acordará de fechas, y de películas donde las vimos y que hicimos antes y después, y todo lo demás como que comimos y eso. Me asombra mucho como la gente puede recordar esos detalles, tanto como creo que algunas personas (pocas) les agrada como recolecto.
Para mi era importante tener a alguien al lado que guardara mis memorias, o de lo contrario se perderían como ya he perdido muchas a mi corta edad, y era algo completamente vital conseguirme una novia o estar con mis amigos siempre para que me recordaran lo que hice. Ojo, no es alzhaimer porque puedo recordar las cosas si tan solo me las dicen: ¿te acuerdas cuando...? ¡ah ya! Pero si nadie me dice nada, me quedo con la recolección: sé que este restaurante es bueno, no recuerdo cuando ni con quien fui.
Poco a poco aprendí que estaba bien no tener que recordar cosas, simplemente es mi modo de archivar el pasado y por otro que uno no debería tener novia o estar con los amigos para que a uno le recuerden la vida, aunque es bonito. Fue difícil aprenderlo pero me sentí libre.
Luego pensé que había un modo de recordar... ¿qué tal si lo escribía? Pero a mi no me gusta escribir lo que hago es decir lo que recuerdo, sino que me gusta escribir lo que pienso es decir lo que recolecto. Uno nunca debe escribir lo que no quiere, sin embargo me gustaría poder leer lo que he hecho y acordarme de las cosas, así que pacte una tregua conmigo mismo. Escribir brevemente en cosa de unas cuantas líneas lo que hice en la semana (preferentemente el fin de semana que es cuando hago más cosas dignas de recuerdo) y no tanto como una historia sino como un pequeño recordatorio.
Así pues luego de tanta recolección que no podía dejar atrás debido a mi gusto por la reflexión innecesaria declaro inaugurada mi sección weekend, donde pondré en breves líneas lo que quiero recordar, idealmente lo acontecido los fines de semana pero si sucede algo que deba recordar en la semana lo pondré. (Esto no aplica para cosas muy importantes o muy fuertes o muy significativas de mi vida, cosas esenciales como graduaciones, bodas, o como cuando conocí a alguien especial si lo recuerdo).

*(N. del t. Eduardo Charpenel suguiere traducir rememorar en vez de recolectar, tiene razón, pero me gusta ser recolector).

Weekend 1

Viernes: Pasé la tarde en la cafetería con Abraham, Rodrigo y Laura hablando de una fiesta a la que fuimos en casa de una compañera llamada Arianne donde bailamos mucho. Bebimos café y llovió.
Sábado: En la mañana quise ver el concierto de Live Earth pero no lo transmitieron, en vez de eso vi Waynes World 2 que no vi de chico, es malísima pero llené un hueco de chistes de mi niñez. Comí con los viejos y en la noche fui a la fiesta de recolección de fondos para el viaje de Majo estuvo divertido. Luego de eso fui a la taqueria "dragonejo".
Domingo: Vi fútbol: México 6- Paraguay 0. México 2-Nueva Zelanda 1. Argentina 3-Perú 0. Me alegró ver ocho goles de México el mismo día. Fui a ver la película: "Paris te amo" a Perisur, me da miedo los malls cuando estan solitarios por la noche me recuerda mi pesadilla del mall. Me gustó aunque es película de cortos, pero está buena.

Eso es todo, intentaré relatar lo necesario para recordar mis fines de semana.

martes, julio 03, 2007

El hombre más rico del mundo es mexicano

Se llama Carlos Slim, y alcanzó a Bill Gates luego de que sus acciones de América Móvil tuvieran una reciente alza. Mas información acá.
La figura de este magnate es comunmente repudiada en la sociedad mexicana, llevamos casi un siglo ideologizados con eso de que "los ricos son los malos". En otras sociedades un magnate es un ejemplo, una persona que ha sido constante y trabajador y que ha tenido la inteligencia de generar riqueza y trabajo para su país. En Japón los directores de empresas tienen estatus de celebridad, en E.E.U.U. los millonarios adquieren figura histórica.
No quiero hacer una apología del liberalismo del cual me desilusiono cada vez más, pero reconozco que una visión de competitividad, trabajo y empresa puede ser conveniente en los países menos desarrollados. (Por el contrario considero que en los países ya desarrollados conviene una política de reinversión social muy bien definida con altos impuestos como en el caso de Canadá y los países nórdicos.)
Lo peor que puede pasar es un pais rico liberalista (E.E.U.U.) y un pais pobre socialista (mucho de América Latina). En el primer caso porque sigue una sed de avaricia sin propósito y en el segundo caso por que nada más no hay dinero que repartir, por eso me gusta más la idea del cruce (país rico socialista, país pobre liberal).
Pero como muchos países ricos se hicieron ricos por ser liberales no quieren dejar de serlo y como los países pobres siempre han sido pobres entonces dicen "primero los pobres", pero ¿cómo ayudamos a los pobres sin dinero por que todos estan pobres?
Sí. Estoy haciendo una caricatura, pero creo que me entienden un poco. En México los heroes son revolucionarios, Pancho Villa, Emiliano Zapata. Gente humilde que luchó por los derechos de los campesinos y los explotados, luchas sociales que a principios del S. XX hacían falta. Cien años después una revolución traería misería y pobreza como la que tuvo el país terminada la guerra aunque contribuyera con las causas populares.
¿Y si un mexicano se hace rico? Es que es un monopolio, es que hay desigualdad, es que ¿porqué él si y yo no?
Denise Dresser acusa a Carlos Slim: "No es casualidad que uno de los objetivos del Acuerdo de Chapultepec sea el desarrollo de infraestructura, y que Carlos Slim haya creado la compañía IDEAL. No es casualidad que haya armado un fondo de inversión, ni que haya identificado 109 megaobras, ni que su empresa se apreste a desarrollarlas. No es casualidad que esa visión coincida tanto con la que ha expuesto -una y otra vez- el puntero presidencial Andrés Manuel López Obrador. La inversión pública y privada en construcción como "detonador" del crecimiento. Como detonador del desarrollo. Como detonador de la nueva posición "dominante" del hombre que niega ser monopólico, cuando de facto, lo es. Un paso más adelante de los demás. Posicionándose para predominar y obteniendo la anuencia social para hacerlo."
¡Maldito Carlos Slim! ¿qué le pasa?, ¿por qué rayos quiere desarrollar infraestructura, un fondo de inversión y megaobras? ¡Que ingenuos todos los políticos que firmaron el acuerdo!
Bueno, ok Denise tienes un punto: esas megaobras las desarrollará él, lo que quiere es más dinero, ¡pues sí! es empresario, pero esas obras beneficiaran a México, creo que más o menos es toda esta la idea del capitalismo ¿no? Riqueza que genere riqueza.
En otro artículo donde se discute que Slim donará parte de su fortuna Denise se queja: "Mexico has a dense, intricate web of connections and personal ties between the government and the business class," says Denise Dresser, a Slim basher who teaches political science at Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM). "This ends up creating a government that doesn't defend the public interest, that isn't willing to go out and regulate in the name of the consumer," she says. "But it is rather willing to help its friends, its allies and, in some cases, its business partners thrive at the expense of the Mexican people."
En esto tiene razón Denise, quizá Slim no hubiera hecho su fortuna sin el apoyo del gobierno de Salinas, sin embargo cualquier empresario que hubiera vivido en México en ese tiempo (y quizá todavía) sabría que no se podía hacer ninguna clase de negocio de gran escala sin la bendición gubernamental. Es posible que Slim se hubiera aprovechado de sus conecciones para comprar una empresa gigante, aunque quizá en ese entonces no había otro modo. Eso no quiere decir que el modo en que Slim obtuvo su empresa haya sido el mejor. No quiero hacer una apología en favor de Slim, estoy consciente que la forma en la que obtuvo Telmex no es transparente para todos nosotros, lo que me interesa en este artículo es denunciar la idea que tenemos los mexicanos acerca del rico, y como pudo verse en el primer argumento de Dresser resulta un poco más pasional que racional.
No tengo suficientes datos para saber que tan legal o ilegal, moral o inmoral haya sido la adquisión de Telmex, seguramente no fue la más traslucida, lo que sí sé es que le permitió a este empresario consolidar más y más empresas creando inversión, fuentes de trabajo y riqueza al país. ¿Qué tiene eso de malo?, lo que tiene de malo es que en México está mal ser rico y los argumentos en su contra suelen ir por esta vía apasionada. En México se habla mucho de igualdad pero si es malo ser rico entonces lo que se busca (por la ideología popular) es que todos seamos igualmente pobres. No hemos podido hacer las paces con eso. Estoy consciente de la tremenda desigualdad social del país, pero la forma de combatirla no es señalando a los ricos sino haciendonos todos ricos, es una contradicción que un país en busca del progreso ataque a los que están generando recursos.
Sí, las riquezas en el país están en manos de unos cuantos, es injusto y no debería ser así. El modo en que cada uno de ese selecto grupo obtuvo su riqueza y el modo en que lo reinvierte a la sociedad compete a la consciencia de cada uno de ellos y en caso de que fuese ilegal a la instancia competente, sin embargo solemos pensar sin muchas pruebas que cuando alguien es "rico" en México es por que seguro hizo una tranza.
De la historia personal de Slim sé que era hijo de clase media, estudio en la Unam y que de la herencia de su padre comenzó a comprar empresas con una habilidad financiera impresionante. Sé que compró un monopolio y ganó más dinero aún y que siguió comprando, que reinvirtió en México hizó más empresas le da trabajó a 218,000 personas. Sé que tiene su fundación telmex que apoya la educación, la salud, y da asistencia legal, también que ahora en México podemos ver Van Goghs, Rodins, Rembrandts y objetos de arte que se exhiben publicamente en sus museos soumaya (y que a mi me dieron trabajo cuando les imprimimos sus posters en la editorial) y que el centro de la ciudad más bonita del mundo se esta transformando por completo de las ruinas a su antigua gloria. Todo esto sería suficiente para que fuera una figura reconocida y no repudiada en muchos países, y que el hecho de que fuera "el más rico del mundo" le daría mucho orgullo a muchas naciones. Parece que Slim además procura un perfil bajo, nunca he sabido si vive en una mansión, si tiene un coche de oro y un yate que vuela como muchos otros ricos presumen y de los que veo en la vida de los magnates en Vh1. A lo mejor tiene esas cosas o a lo mejor no, el hecho de que no las presuma (que sería la mejor razón para tener excentricidades) me hace pensar que no le interesa mucho mostrarlo y/o tenerlo. Quizá su relación con el gobierno de entonces lo favorecio muchisimo, no lo sé, probablemente sí, pero mi punto insisto no es reivindicar a Slim sino criticar la idea retrograda de que en México ser rico está mal, quizá un poco ayudado por esa idea católica de que los ricos no van al cielo como los camellos no pasan por los ojos de las agujas. En cambio creo que en vez de culpar que tenemos ricos en México, ¿por qué no buscamos que existan más?