miércoles, abril 11, 2007

Qué es la felicidad y cómo obtenerla (en términos analíticos)

Introducción. El tema de la felicidad es acaso uno de los más difíciles porque siendo que nadie la rechazaría, todos la buscamos y por ello todos tenemos una opinión de ella. (Celebre comienzo de la Ética Nicomaquea). Para tratar este delicado tema, me gustaría hacerlo de la forma más analítica posible para evitar cualquier tipo de inconsistencias.


Definición. Llamaremos felicidad: aquello que satisface por completo a la voluntad, y por voluntad entenderemos: cualquier cosa que un sujeto quiera o desee.
El problema con la voluntad es que los hombres podemos desear todo cuanto podamos imaginar, aún cosas inexistentes, y estamos tan habituados a imaginar y desear que nuestra voluntad nunca se satisface y por tanto nunca somos felices.
Hay muchas posturas acerca de la felicidad, tanto así que toda doctrina filosófica, religiosa o psicológica tiene que responder de algún modo a este problema, comenzando incluso por si se puede siquiera alcanzar a la felicidad. Abarcar todas las teorías sería imposible, pero al menos podemos hacer una reducción metodológica basado en posibilidades lógicas (continuando con nuestra argumentación analítica).

Proposición 1. Si estamos tan habituados a querer cosas y deseamos tantas cosas que nunca nos satisfacemos, la primera respuesta que podríamos dar para alcanzar la felicidad es: desear menos cosas. Entre menos se desea más fácil es satisfacer la voluntad, y si pudiéramos llegar al punto de no desear nada en absoluto seríamos felices pues no tendríamos que satisfacer nada. Esta postura fue propuesta por el budismo, el estoicismo y autores modernos como Shopenhauer.
El budismo propone que una vez que dejamos de desear en lo absoluto somos completamente libres pues no estamos presos de nuestra voluntad, y de ese modo se alcanza la iluminación.
Ahora bien, no hace falta ser budista, estoico o shopenhaueriano para darse cuenta que deseamos demasiado, sin importar nuestras creencias religiosas o filosóficas podemos cuestionarnos acerca de lo que deseamos y desearlo menos. El problema es que las sociedades modernas y las redes simbólicas no quieren que tu dejes de desear, pues la base de nuestro mundo es la figura del consumidor, y el consumidor es por definición un sujeto eternamente deseante e insatisfecho. Sonara extremo, pero cada vez que ves un anuncio publicitario diciéndote que "necesitas" algo es una invitación a que seas infeliz. Lo mismo podemos decir de nuestra propia "psyche" cuando simbólicamente nos pide que obtengamos algo siendo que probablemente no lo necesitamos en lo absoluto. Buscar necesitar menos cosas implica cuestionar tanto nuestro entorno exterior como nuestra propia mentalidad interior. Esta postura implica reconocer lo que realmente necesitamos, pues aún si pudiéramos evitar todo deseo, de todas maneras tenemos necesidades ineludibles como comer o dormir, lo ideal sería encontrar que necesitamos realmente y que no.
Si alguien pudiera hacer esto, sin duda sería mucho más feliz que la gente que no lo lograra pues de acuerdo a nuestra definición de felicidad: "lo que satisface cabalmente la voluntad", estaría más cercano a satisfacer su voluntad con pocas necesidades que la gente que tiene muchas necesidades.
Sin embargo esta postura supone que uno puede de algún modo "escoger" lo que podemos desear o no, que no hay nada más allá de nuestra propia voluntad. Podría ser incluso que hubiera cosas a las que estamos obligados a desear y querer y que no podríamos escoger o no desearlas. Esto indicaría que hay algo en nosotros que deseamos y que debemos buscar. Me refiero sobre todo a aquello que amamos y no podríamos dejarlo, nuestras pasiones auténticas de la vida, como algunos que aman su trabajo, otros que aman alguna arte, para otros su pasión en la vida es su familia, o alguna persona. Que si les pidiéramos que dejaran de amar aquello que aman, no podrían hacerlo pues no podrían dejar esa pasión.

Proposición 2. Entonces postularíamos una segunda idea para alcanzar la felicidad: Si la felicidad es satisfacer cabalmente la voluntad, entonces debemos buscar lo correcto, justo aquello que nos haría satisfacerla. Esta es la postura de las religiones monoteístas por ejemplo. Sin embargo debemos comprender bien la propuesta pues vulgarmente un cristiano diría: lo que satisface la voluntad es Dios, pero no en esta vida sino en la otra. Bueno para términos analíticos esta explicación no nos sirve de mucho pues buscamos algo aquí y ahora, y salvo unos santos, muy poca gente siente un éxtasis absoluto al estar en una iglesia rezando, por lo que esta respuesta me parece muy simplista. Tampoco me parecería correcto para términos de esta explicación decir que "Dios" es lo que satisface cabalmente la voluntad, si existe es posible que lo sea, pero si no podemos decir qué es Dios o como encontrarlo entonces para nuestra argumentación analítica no nos sirve esta respuesta por ahora. De cualquier modo en términos cristianos lo mejor podríamos decir es que "aquello que satisface la voluntad" es la "vocación" lo que Dios pide de ti y realizarlo -en última instancia la vocación del cristiano es Dios pero esto es irrelevante para esta discusión-, sin embargo un ateo también podría creer en la vocación que no sería otra cosa sino aquello que lo hace feliz realmente.
Lo que sí podemos decir es que en los individuos podemos encontrar cosas que los satisfacen mejor que otras cosas, sobre todo aquello que es más auténtico a cada individuo. Si podemos eliminar todo aquello de lo que podemos prescindir y podemos encontrar aquello que deseamos realmente y lo obtenemos entonces estaríamos satisfaciendo cabalmente la voluntad y por tanto siendo felices. Siempre podemos encontrar algo que nos haga más feliz que otras cosas, pero en cada persona esto es distinto, para alguien tener una familia o casarse con una cierta persona podría ser la felicidad y para otra persona no. No se puede hacer una reducción y decir que una cosa en concreto hace la felicidad, pues cada persona es distinta y desea distintas cosas, sin embargo todas las personas pueden encontrar su auténtico deseo y discriminar lo que no desean en verdad.

Conclusión. Se podría pensar que la postura 1 y la postura 2 son contradictorias, por que la 1 propone: "no desear" y la 2 propone: "desear lo correcto", en realidad no se contradicen sino más aún se complementan. Si uno empieza con la postura 1: "no desear" eventualmente se encontrará que hay cosas que no puede no desear como comer o dormir o incluso algo que desea fervientemente en su interior después de haberse deshecho de muchas necesidades impuestas, es decir podría encontrar un deseo radical. Si uno empieza con la postura 2: "desear lo correcto" eventualmente reduce lo que no necesita y terminas por no desear muchas cosas.
Al final budismo y cristianismo llegan al mismo lugar desde las direcciones contrarias, e insisto no hace falta tener alguna de estas religiones para "no desear" o "desear lo correcto" aunque tener algún conocimiento en sus propuestas ayuda pues se basan en la experiencia de personas que han buscado la felicidad antes que nosotros.
Así pues cualquier persona que diga: "yo te voy a decir como ser feliz" miente, pues si la voluntad es algo personal nadie puede decirle a otra persona, que es lo que la hace feliz. Sin embargo tenemos algunas ideas o normas generales aplicables para todos:
Si la felicidad es satisfacer totalmente la voluntad, entonces se puede sugerir:
1. "no desear lo que no se necesita".
2. "desear lo que en verdad queremos".
Para cumplir con estas proposiciones hace falta crítica, reflexión y autoanálisis. Pensar en que lo que ofrece la sociedad no es siempre lo que necesitamos, pensar en que muchas cosas que deseamos realmente no las necesitamos tampoco y pensar que en muchas ocasiones no deseamos o renunciamos a aquello que más queremos. Podemos acudir a la experiencia general y saber que hay muchas cosas que ningún hombre quiere y que nadie necesita, por ejemplo alguna adicción, o nadie necesita o quiere realmente el sufrimiento propio o ajeno. Incluso podemos argumentar que algunos bienes realmente son prescindibles como las riquezas, los honores, la gloria, etc. (Al respecto consultar la literatura budista, los consejos estóicos de Cicerón o Séneca o la consolación de la filosofía de Boecio, los ejemplos de las artes; literatura, poesía, cine por sólo citar algunas obras entre muchas que suguieren cosas que no necesita ningún hombre).
Esto implica conocimiento, búsqueda interior y una meditación prolongada que siempre puede mejorar y que puede tomarnos toda la vida. No porque "nunca podamos alcanzar la felicidad", sino que siempre partimos de alguna felicidad, de algún modo cotidianamente satisfacemos nuestra voluntad a veces más y a veces menos, pero siempre podemos ser más felices. (Esto me parece muy similar a la idea de verdad de Popper). Después de todo, la idea del cuestionamiento interior de la psicología y la propuesta primaria de la filosofía: "conócete a ti mismo" apuntan precisamente al mismo método que estamos señalando.
Estas recomendaciones aunque son ajenas a la religión, es decir: un ateo podría bien seguirlas, sí tienen una inspiración religiosa y no hay ningún conflicto en ello. Un ateo podría seguirlas sin comprometer su no creencia en Dios, un budista también podría seguirla ambas sin comprometer su creencia en la iluminación y un cristiano podría seguirlas tan sólo llamándole "vocación" a la proposición 2.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

¿esto es un trabajo para la escuela?

Filosofo de la torre de marfil dijo...

Que bueno que cambiaste de plantilla la verde era horrible. Me gustó mucho la formaanalíica de abordar el tema, se te da más naturalmente que el caos redactorio al que nos tienes acostumbrados (lo digo de todo corazón no te enfades). Sin embargo, creo que el análisis no está agotado. Si fueramos materialistas estoy de acuerdo, pero habemos gente no tan materialista que buscamos por ejemeplo estadíos más psicológicos, o bien uno que tú mismo mencionas: el amor. Si la cosa fuera tan sencilla como no desear, bien, lo haríamos más o menos bien, pero si de amor se trata encontramos celos, envidias, deseos carnales o pasionales... cosas de la vida como diría Ramazzotti, por otro lado la autorrealización es una germen humano más difícil de erradicar que el propio amor, porque habrá gente muy estoica que decida no amar porque no es necesario o incluso bueno, pero en cuestión de autorrealización hablamos de volutad aplicada a uno mismo y no a otro, es aquí donde descabelladamente perdemos la cabeza, porque la mayoría de las patologías graves (desde el quijote y hasta Dorian Grey).

En fin probablemente el mismo análsis completado quedará corto a tan abundante tema, sólo quería reflexionar o filosofar contigo un rato aunque no tuviéramos un cafe en frente (te la debo, lo admito). Cuidate filósofo y luego hablamos.

Pollo existencial dijo...

Anónimo. Aquí no veras trabajos de la escuela.

FTM: Alias Monroi. En efecto meternos a ese tema sería largo y demandaría muchas páginas, la intención del texto fue hacer un breve estudio analítico. No se trata de renunciar al amor de forma estoica, sino de renunciar a lo que no necesitamos y de encontrar lo que verdaderamente debemos amar y no otra cosa.

tormentas dijo...

Llamaremos felicidad: aquello que satisface por completo a la voluntad, y por voluntad entenderemos: cualquier cosa que un sujeto quiera o desee.


presupones a la voluntad como facultad

tormentas dijo...

quiero decir, aunque no lo haces en tu definición de voluntad, en tu definición de felicidad sí presupones a la voluntad comoo facultad
no sé mucho sobre estos temas, pero lo que quiero transmitirte es esa visión tipo hume o mill donde existen deseos concretos que se llenan con cosas concretas

así, yo no hablaría de llenar por completo a la voluntad, sino de un deseo concreto, esa nostalgia humana, y la felicidad de la que tú hablas sería llenar ese deseo

así que estamos diciendo lo mismo con distintas palabras, pero no me di cuenta hasta que lo escribí, y además creo que mi comentario te puede dar algo

tormentas dijo...

en cuanto a la segunda parte del post es una sistematización muy interesate

Anónimo dijo...

alguien me podria ayudar con un desarrollo coronolico de este tema,, y comentarme sobre algunos autores que escribieron sobre estoo y yo los investigo,, xq necesitoo hacer un tp para la universidad sobre estoo y veo aquii que ustedes saben muchisimo mas que yo sobre el tema,,,
desde ya,, muchas gracias!