lunes, febrero 12, 2007

Las pasiones en el mundo moderno

Digamos que usted tiene una pasión, una pasión auténtica, usted quisiera escribir un libro, convertirse en jugador de ajedrez, ser un empresario exitoso, ser un artista, o incluso una común: amar a una persona.
Estará de acuerdo conmigo que tener una pasión hoy en día resulta muy difícil, pues en cuanto mostramos nuestra pasión el mundo pareciera volcarse encima de uno diciendonos: ¡desiste! ¡es imposible!
Hablando con algunos amigos dedicados al mundo de los negocios me han dicho: en el ámbito empresarial mostrar cualquier pasión resultaría un suicidio, pues al instante uno queda expuesto de sus intenciones y los demás competidores rapidamente se apresuran a bloquear el paso.
Muchos de nosotros pues, estamos condenados al silencio, de ejercer nuestros sueños en la quietud de nuestra consciencia y realizando labores que para los demás resultan muchas veces incomprensibles pues no conocen el motivo de nuestro actuar.
El tiempo es el único marcador de nuestras pasiones, ¿recuerdas cuando querías ser astronauta, bombero, o jugador profesional de futbol?, muchos de nosotros desistimos en esas visiones estereotipicas de la niñez, muchos otros no, luego durante la adolescencia nacen nuevas pasiones y sueños que se van borrando o consolidando en la vida de cada uno. En la medida en que dicho sueño se mantiene como una constante en nuestra vida, podemos autentificar dicha pasión como una pasión auténtica y no como un simple sueño hasta que un día, en el que esa pasión ya es tan parte de nosotros y es por eso que ya no la mencionamos, la vivimos en silencio y no recordamos más el sueño por que poco a poco y con mucho mucho trabajo se va volviendo realidad.

2 comentarios:

la ranchertia dijo...

¿y cuáles son tu pasiones? ¿o tu pasión?

Pato Pascual dijo...

Que extraña pregunta. De todas las cosas que pensé que podrían saberse facilmente acerca de mi, pense que está sería la más sencilla.