martes, febrero 27, 2007

El mundo es un campo cubierto de flores

El mundo es un campo cubierto de flores, ¡mira cuantas hay y que diversas son!, todos los aromas, todas las fragancias, todas las especies.
Unas pequeñitas y otras un poco más robustas, de cuantos colores, miralas brillantes y opacas, miralas de diversas formas, de hojas anchas y delgadas, de alturas variadas, de petalos que miran hacía el sol o hacía el suelo, cada una meciendose al ritmo del viento en una distinta revolución. Unas son alegres y saltarinas, otras nostalgicas y taciturnas, otras con una melancolía alegre y algunas más escurridizas. Generalmente se agrupan en número, como si fuesen compactos nucleos de armonía en los que les gusta hacerse mutua compañia. Algunas otras andan solas, les gusta tener un espacio amplio a su alrededor y por lo mismo resultan extrañamente interesantes. ¿Qué nos queda hacer a los hombres sino solamente sumar belleza y más belleza a nuestro interior? ¡Ay! Si pudiera escoger una sola flor. Para el principito fue fácil la elección, solamente tenía una en su planeta. Pero en mi planeta existen tantas ¿cómo se puede escoger tan sólo una? Se podría dar un respuesta sencilla: escoga usted la más bella. Pero ¿cuál es la más bella?, ¿con que criterio? Pues alguna tendrá los pétalos más relucientes, alguna otra tendrá los tallos más suaves y alguna otra tendrá la fragancia más exquisita. Rarisimo sería encontrar una sola flor que posea todas estas cualidades, y también sería muy penoso, pues todos quisieran conservarla. ¿Cómo además arrancar las flores del campo? En cuanto uno toma alguna con sus manos, en ese instante comienzan a marchitarse, frente a nuestros ojos y por causa nuestra. ¿No sería mejor dejarlas reposar eternamente?, y ¿con qué criterio nos moveremos alrededor del mundo? Algunos lugares del mundo están colmados de margaritas, otros de rosas, otros lugares se forman por flores silvestres, y también hay algunos pasajes que poseen una especies completamente singulares. Así por ejemplo, en el oriente hay extrañas orquideas, y en los lugares calidos suaves violetas. A pesar de la variedad, no tenemos ningún criterio en verdad para optar entre algún lugar u otro, más que las tenues insinuaciones que nos brinda nuestra sensibilidad, por cierto atrofiada desde hace mucho por la intensidad de la belleza en el mundo. No tenemos ninguna razón para tomar alguna en vez de otra, salvo lo fortuito de las circunstancias: que esta flor esta frente nuestra y no otra, pero ese no me parece ningún criterio en absoluto, por lo que será mejor dejar nuestros pies y nuestra voluntad al mando de lo sublime y no de la fortuna o de nuestra pobre inteligencia y continuemos nuestro camino hasta que no podamos andar más, en el último lecho de flores en el que alguna vez pondremos la mirada.

martes, febrero 20, 2007

Hablando del silencio

Se puede hablar de tantas cosas y yo no quiero hablar de ninguna. La lectura del tractatus de Witggenstein me ha conmovido. Un espíritu tan lógico, que voló tan alto en las cumbres del pensamiento al final simplemente dice en su apartado numero 7: "de lo que no se puede hablar es mejor callar".
Uno sabes que es un genio de la filosofía cuando su obra se enseña en Preparatoria y no en el doctorado. Así nos pasó con la lógica de Aristóteles y con las tablas de verdad de Wittgenstein. Lo difícil en la filosofía no es decir cosas nuevas que nadie entiende sino decir cosas viejas que todos entendemos. Cuando se puede poner en palabras algo que todos de algún modo sabíamos pero que no podíamos explicar eso es filosofía. Por eso la filosofía debe ser sencilla, facil, popular y divertida. Se debe de hablar filosofía los domingos, y en el futbol, con la mamá, con el amigo de otra profesión y con la novia. La filosofía debe buscar responder a las preguntas cotidianas de la vida, cotidiano en ese sentido de preguntas que nos hacemos todos los días. Si un filósofo puede recitar a Kant en alemán pero no puede decir como ayudar a un amigo en un problema, entonces ha fallado en ser filósofo.
Una vez que se resolvió el problema, callemos ¿para qué seguir hablando?, ¿qué propósito tenemos de seguir discutiendo cosas imposibles?
De cualquier modo yo no quería hablar de esto, o quizá sí. Sólo quería hablar de callar ¿es eso posible? más bien de guardar silencio, esa tranquilidad de oir a lo eterno que susurra con labios inexistentes.
Hablar cuando se quiere decir algo y luego, luego nada más.

viernes, febrero 16, 2007

The Melancholy of Haruhi Suzumiya



ESTE POST ES UNA RESEÑA DE: THE MELANCHOLY OF HARUHI SUZUMIYA

PUEDEN SALTARSE LA PARTE AUTO-BIOGRAFICA QUE ES TODO ESTO...

Creo que nunca he escrito una reseña de Anime, y siendo que muchos de ustedes me conocen por mi actividad de escritor sospecho que pocos de ustedes sabían que tenía está afición. *Aunque Malakatonche ciertamente me catalogo como Geek de Closet.
Bueno en realidad, esta afición la había dejado por que después de ver la película de Evangelion "Death and Rebirth" pense que jamás volvería a ver algo bueno o al menos remotamente cercano a toda la serie de Evangelion, que constituye un hito cultural en la animación y marca un antes y después en el genero.
El hecho de que este escribiendo este post en estos momentos quiere decir que me equivoqué. Ya hace unos nueve años o más que vi la ya citada serie y desde entonces deje de ver animación hasta que paulatinamente desapareció completamente de mi vida. También me decepciono un poco el ambiente cultural en que degeneró, mientras que a finales de los noventas las convenciones de comics eran una novedad y un tanto "hip", y se realizaban en lugares como el salón maya del WTC, hoy en día se realizan en lugares oscuros con gente que lleva camaras de video a escondidas para video-grabar posters de colegialas. (Yiugh una vez me tocó ver eso).
Lo que alguna vez fue una novedad, se convirtió en un cliché, no sólo en el ambiente de fanáticos sino en las animaciones mismas. Nos acostumbramos a ver las mismas situaciones una y otra vez: secuencias de transformaciones de colegialas a heroinas, robots-mechas manejados por niños, reflexiones pseudo-filosóficas de escritores de la post-guerra acerca del sentido de la vida, y escenas románticas entre chicos tímidos y lujuriosos con chicas de faldita corta y cabello de color brillante.
Parecía que el Anime estaba destinado a ser una repetición de distintos géneros, o era Dragon Ball, o Saint-Seya (caballeros del Zodiaco)/Sailor-Moon, o Oh My Goddess o era Evangelion, géneros agotados desde finales de los ochentas.
Los fanáticos de anime de aquella generación dejamos de ver anime y de vez en cuando veíamos la nueva película de Miyasaki contentandonos con ver en dos horas al año lo que antes veíamos con regular frecuencia.
En este tiempo ha habido buenas creaciones, de las cuales sólo tengo referencias de amigos o reviews como Naruto o Full Metal Alchemist, sin embargo mi disposición hacía las tramas ha decrecido considerablamente. De igual modo InuYasha me pareció una gran serie a la cual tampoco le di gran seguimiento por su larga trama, aunque disfrutaba ver un capítulo aislado de vez en cuando tan sólo por ver la animación.
Comparar los dibujos y la fluidez de series como InuYasha con las series de los noventas o incluso más atras con series como Robotech me hacen pensar en que yo veía caricaturas en blanco y negro y de algún modo me sentía incapaz de sentarme a ver una serie reciente por dicha razón y por la ya citada falta de creatividad de la industria.
A todo esto se añadía la ironía de YouTube, que hubiera sido mi sueño realizado cuando era un joven Otaku (fanático de la animación) pues en aquellos tiempos era difícil conseguir animación.




...Y COMENZAR A LEER AQUI!

Mi aproximación a esta serie fue este video, que por alguna razón esta por doquier en Youtube:



-Bueno, una serie de colegialas más-, pense, -con triangulos amorosos, me quiere no me quiere y todo eso.- Sin embargo me sorprendio primero lo pegajoso de la canción y lo fluido de los movimientos, a lo que los Otakus viejos llamabamos: "animación con calidad de película", lo que ahora me doy cuenta, parece ser un standard cada vez más común en las series.
Por curiosidad busque el primer episodio y lo comencé a ver, un tanto descreido y me topé con un lugar común en el Anime: el primer episodio en realidad es el episodio cero y consiste en un especial; una película de ficción realizada por los personajes de la serie. No es la primera vez que veía esto, es bien común toparse con este tipo de especiales, sin embargo la narración en off de uno de los personajes me pareció muy interesante, con un tono de ironía y descredito como si se estuviera burlando de todo lo que estuviera pasando, no solamente de la película casera que hacían sus compañeros sino de todo el concepto de tener un episodio especial.
Tuve que ver un episodio más para verificar que no se trataba de una mala-interpretación propia. En realidad cada episodio contenía un elemento de burla, parodia o tributo a un lugar común del Anime. La misma aparición de los personajes constituía en si misma una referencia a un género agotado. Es claro el tributo de Yuki a Rei Ayanami (evangelion), o de Mikuru a la One-San (hermana mayor) protectora que aparece constantemente en distintas series (ranma, oh my goddess, evangelion). Igualmente la serie hace uso de circunstancias reiterativas del Anime como el viaje a la playa, las citas dobles o los partidos de baseball, nada más no hicieron un especial de navidad por que tienen misericordia. Todos estos guiños de ojo son narrados a través de la sarcastica y aburrida mirada de Kyon, un estudiante bastante desencantado del mundo, quizá tanto como los antiguos consumidores de Anime -incluso aparece un otaku en la serie-.
La historia como pueden imaginarse gira alrededor del nombre de la serie: Haruhi Suzumiya, una chica excéntrica, mandona y con la habilidad de aburrirse con demasiada facilidad. (La de la foto)



Durante el principio de la serie uno piensa que se topará con otra historia de escuela, cuando poco a poco se van revelando pistas que apuntan a que Haruhi no es una niña normal y conforme avanzan los capítulos la serie se va conviertiendo en una reflexión acerca del tedio, de la auto-consciencia y de la posibilidad de que exista en el mundo un espíritu absoluto.
Quien haya diseñado esta serie seguramente habrá leido algo de Hegel, de filosofía de la ciencia contemporanea y de mucha ciencia ficción aportando interesantes reflexiones en un cascarón poco convencional. La misma Haruhi utiliza disfraces de conejita sexy, canciones alegres y melosas y enredos sexuales para atraer al público de su escuela para que se interesen en su club secreto, siendo que sin notarlo uno es el cautivado para adentrarse más y más en la historia por la extraordinaria animación, el excelente guión encarnado en la narración de Kyon y algunas reflexiones existenciales. La serie comienza con un tono muy cómico y continua así todo el tiempo sin aburrir o caer en repetición justo el tiempo necesario para meternos en la historia y preparar un gran final.
Como antiguo fanático del Anime se las recomiendo ampliamente y pueden encontrar los 14 episodios en Youtube, pero no tarden mucho por que he notado que por Copyright Youtube los esta poniendo fuera de la red. Por mi parte quede muy complacido, hacía muchos años que no quedaba tan contento después de ver una pieza de animación, y el hecho de que existan series como The Melancholy of Haruhi Suzumiya me hace pensar que el género del Anime puede reinventarse y ofrecernos todavía muchas cosas nuevas.

miércoles, febrero 14, 2007

El calido confort de la falta de visitantes

En el coloquio se mencionó un pasaje de Kierkegaard en su libro: "etapas en el camino de la vida", donde de repente cobra consciencia de que va en la página 400 o algo así, al principio se queja de que nadie lee libros tan largos y menos de filosofía; ¿qué propósito tiene el seguir escribiendo?, pero luego en un segundo pensamiento reconsidera: ¡qué diablos!, si nadie me lee, puedo escribir lo que quiera.
Supongo que algo similar me ha sucedido, al igual que otro fenómeno similar. Algunas personas me conocen por ser una extraña combinación entre romanticismo e ironía, para algunas personas es incomprensible que me haya propuesto escribir una tesis con la tematica del amor: ¿tu?, pero si eres la persona más anti-romántica del mundo. Para otras personas que conocen más una parte de mi que me acusa de poeta, el estudiar filosofía y que me confiese racionalista es un disparate.
Ni lo uno, ni lo otro, o soy un poeta, o soy un cinico, ¡no se puede ser ambas! O quizá sea un poeta cínico y todo este tiempo me haya burlado de mi y de todo, o quizá en el fondo soy un romántico irremediable que esconde con silogismos su idealismo pueril.
Quizá sea ambas, filósofo por las mañanas, poeta por las noches y nihilista a la hora de comer.
Prefiero pensar que no soy ninguna de estas cosas, y prefiero pensar que nadie me lee, y que puedo hablar de mi tanto y como quiera sin que nadie lo note.
Pero acaso la realidad es otra, y no quiero hablar de mi, sino de otras cosas, de otras personas, incluso del amor mismo o de la filosofía, pero por falta de talento sólo me salen discursos de compensación psicológica.
¿Es por que es 14 de Febrero?, y la Universidad es embestida por una de las 7 plagas bíblicas: (la de globitos rosas en forma de corazón). Con esa le hubiera bastado a Ramses para liberar a los judios.
Un cierto confort se apodera de mi con la falta de visitas, y con la soledad a la que uno hace frente por el hecho de no tener pareja en este día meloso. Usualmente me recriminaba mi ostracismo, en otros tiempos lo felicitaba, hoy simplemente me acurruco en la suave brisa del silencio, como si así hubiera sido por todos los tiempos, una tenue linea dibujada en la boveda celeste y allí uno se meciera eternamente contemplando los astros sin esperar ni buscar nada. Eso no es lo difícil, de algún modo me siento más cercano al principio de autarquía, sin embargo mientras mi corazón adolescente alguna vez se estrellaba contra las puntas filosas de la soledad y me arrastraba a buscar el amor, hoy mi sentimiento esta quieto y tranquilo, pero por una jugarreta del destino me convertí en un ser que se libró de buscar pasionalmente el amor y se ató a comprenderlo racionalmente: (un desatino). He allí la ironía, finalmente contento en mi tranquila soledad, en una calma emocional, es mi mente la que ahora me empuja todos los días a pensar en el amor, y hoy es el peor de todos los días, viendo como el trabajo de una vida se convierte en plástico, helio y felpa.

lunes, febrero 12, 2007

Las pasiones en el mundo moderno

Digamos que usted tiene una pasión, una pasión auténtica, usted quisiera escribir un libro, convertirse en jugador de ajedrez, ser un empresario exitoso, ser un artista, o incluso una común: amar a una persona.
Estará de acuerdo conmigo que tener una pasión hoy en día resulta muy difícil, pues en cuanto mostramos nuestra pasión el mundo pareciera volcarse encima de uno diciendonos: ¡desiste! ¡es imposible!
Hablando con algunos amigos dedicados al mundo de los negocios me han dicho: en el ámbito empresarial mostrar cualquier pasión resultaría un suicidio, pues al instante uno queda expuesto de sus intenciones y los demás competidores rapidamente se apresuran a bloquear el paso.
Muchos de nosotros pues, estamos condenados al silencio, de ejercer nuestros sueños en la quietud de nuestra consciencia y realizando labores que para los demás resultan muchas veces incomprensibles pues no conocen el motivo de nuestro actuar.
El tiempo es el único marcador de nuestras pasiones, ¿recuerdas cuando querías ser astronauta, bombero, o jugador profesional de futbol?, muchos de nosotros desistimos en esas visiones estereotipicas de la niñez, muchos otros no, luego durante la adolescencia nacen nuevas pasiones y sueños que se van borrando o consolidando en la vida de cada uno. En la medida en que dicho sueño se mantiene como una constante en nuestra vida, podemos autentificar dicha pasión como una pasión auténtica y no como un simple sueño hasta que un día, en el que esa pasión ya es tan parte de nosotros y es por eso que ya no la mencionamos, la vivimos en silencio y no recordamos más el sueño por que poco a poco y con mucho mucho trabajo se va volviendo realidad.

miércoles, febrero 07, 2007

Mañana: Søren Kierkegaard y los estadios existenciales

El Departamento de Filosofía de la Universidad Iberoamericana Canpus Ciudad de México invita al Coloquio académico
Søren Kierkegaard y los estadios existenciales: Estético, ético y religioso

Jueves 8 de febrero de 2007, 09:00 h.
Auditorio Fernando Bustos
(edificio S, nivel 2)

Programa

09:00 h.
Inauguración.

09:15 a 11:00 h.
Mesa panel: El estadio estético.
Rafael García Pavón: Don Giovanni, un soplo de eternidad.
Azucena Palavicini: La repetición y la inmediatez en el estadio estético.
Nassim Bravo: Kierkegaard y la recreación estética del mundo.

11:30 a 13:30 h.
Mesa panel: El estadio ético.
Luis Guerrero: El deber existencial: La ética como forma de vida.
Alejandro Vázquez del Mercado: El tercer apartado de Temor y Temblor y la pragmática universal.
Eduardo Charpenel: Subjetividad, posibilidad y ética: reflexiones antropológicas en torno a Postcriptum y La Enfermedad Mortal.

16:00 a 18:00 h.
Mesa panel: El estadio religioso.
Catalina Elena Dobre: La implicación del silencio en la comunicación de la interioridad en Søren Kierkegaard.
María Teresa López Fernández: La renuncia como exigencia del espíritu.
Alejandro Cavallazzi: Introducción al tema del amor en el estadio religioso.

18:00 a 20:00 h.
Presentación de libro:
Søren Kierkegaard y los ámbitos de la existencia, de Catalina Elena Dobre y Rafael García. A cargo del Dr. Luis Guerrero

Película:
Søren Kierkegaard, Dir. Anne Regitze Wivel, 1994. Producida por el gobierno de Dinamarca.