domingo, enero 14, 2007

Nihil obstat

Es uno de esos momentos en que todo se revoluciona, el tiempo gira a tu alrededor y tu permaneces estático observando, si no te avientas a la corriente puede ser que nunca salgas de este lugar.
Es momento de un chapuzón, pero antes de ello debes tomar las proviciones necesarias, respirar una gran bocanada de aire y prepararte para sambullirte.
Justo me percibo en el último instante de una época, miro como el mundo como lo conocía se desmorona y frente a mis ojos se dibuja la silueta de uno nuevo, todavía inconcluso pero que es cada vez más real y cercano.
Si nada parece ser como era antes, el cielo promete convertir esta tierra en una todavía más irreconocible del viejo mundo. Atisbos de mi infancia y mi juventud se van borrando o en el mejor de los casos; almacenando en el baúl de los recuerdos, ahora los tiempos me obligan a mi como a todos en convertirme en lo que había estado destinado.
Me apuro en una forzada labor de ardilla trabajadora, juntando nueces para lo que podría ser un largo viaje, aunque todavía falta que la tierra florezca, vuelva a nevar y de nuevo florezca para que esto suceda, el periodo es el justo para comenzar a trabajar desde hoy mismo.
Que los cielos nos bendigan por ahora, aprovechando cada instante de sosiego para realizar la jornada, porque pronto se nos exigirá dejar este suelo por otro.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

you can make it........... seguro esa tierra nueva esta soñando tanto contigo como tu con ella

Anónimo dijo...

como escribí en el colectivo filete:

"Que se les llenen las manos de talentos.

Que las flores ya no tengan espinas.

Que el espeluznante atardecer pase rápido.

Que la nueva mañana no se termine. "