sábado, enero 20, 2007

I. ¿Por que los hombres necesitan de los sueños?

¿Cuál sueño? El que sea. De esos que esperas antes de cerrar las ojos en tu cama. ¿Alguna vez te has preguntado qué soñaré hoy? Supongamos que no. Simplemente estas cansado y es hora de dormir. ¿qué es lo que hacen los sueños por nosotros?
Cuando permanecemos despiertos el mundo es el mismo, las casas, la situación, la vida, el trabajo, la familia, la escuela, cual fuese la situación por la que estamos viviendo, el mundo suele cambiar de una forma muy lenta.
El sueño nos permite estar en un mundo que jamás imaginamos y que no podemos conocer de otra forma. ¿Alguna vez has intentado pensar algo que jamás has pensado? Quizá con el esfuerzo de bastantes horas lograrías algún resultado mediocre, incomparable con el más cotidiano de tus sueños, que puede ser tan distinto, tan diferente a lo que tu conoces de tu vida que simplemente piensas que aquello no pudo haber salido de tu cabeza.

Los sueños son tan distintos a nosotros y a lo que pensamos que a veces nos hacen mirar nuestra propia existencia de un modo distinto. Todos pasamos por momentos de sufrimiento, ¿qué sería de nosotros si no pudieramos simplemente ir a otro mundo en aquellos momentos?, o al revés, en momentos de euforía el sueño nos lleva a lugares tranquilos, es como si siempre estuviera allí para sacudirnos de nuestra realidad, y permitirnos la pequeña posibilidad, aunque sea por un parpadeo de que el mundo puede ser distinto.

Los sueños pueden ocasionar que viajemos a otras regiones, que nos interesemos por cosas que jamás creímos nos interesarían o acercanos a personas que jamás pensamos que conoceríamos.
Nos dan una segunda oportunidad, de vivir un mundo que es real por un momento, como una pequeña probada y al despertar nos da la alternativa de perseguir ese sueño o no.
A veces les hacemos caso y otras veces no, a veces los perseguimos por un día y a veces toda la vida. Pero eso es precisamente un sueño para mi: una oportunidad. Como si alguien girará la ruleta y te planteará una posibilidad de tu propia vida que jamás nadie te pudo haber dicho. Es como una formulación mágica y azarosa que tan sólo cobra sentido cuando intentamos realizarla. Sí, lo volveré a decir y es que justamente eso es un sueño para mi: la posibilidad de que tu mundo puede ser distinto.

Si alguna vez sueñas con un momento, un lugar y una persona donde todo se siente simplemente bien, digamos, aquella imagen de la chica de cabello trigeño y figura esbalta de la cual solamente puedes precisar su espalda, si acaso estás allí; viendo hacía el mar, como debió haber sido desde siempre, como siempre debió haberse sentido tu vida, como si vivieras el sentido y el propósito que tanto habías esperado y de repente despiertas; debes hacer todo cuanto debes por repetir las condiciones, por buscar a la misma chica y esperar que al estar con ella sientas exactamente lo que alguna vez sentiste, no importa que tan difícil o imposible sea, por que no hay manera de fracaso, podrías realmente conseguirlo, o entonces ¿por qué existirían los sueños? y debes de poner todo en cuanto te sea posible hasta que no pueda ser de otro modo. Si llegase el extraño caso en que fallases, no deberías temer; una oportunidad siempre puede presentarse en forma de otro sueño, y el mundo podría ser nuevamente distinto como lo es cada noche.

5 comentarios:

Camiemi dijo...

Este es el momento desde hace mucho tiempo que me decido a dar un comentario a las publicaciones en este blog, y todo por um simple y breve comentario: que tal? como escribe este Pato Pascual (para los blogeros), pues si, creo que una de las cosas que hace bien es escribir, ademas de otras cosas, y por que HOY me atrevo?, no lo se, tal vez por el simple hecho de hacerlo y que lo lea, ojala que asi como escribe tambien se aplique en su vida NORMAL, y deje su pensamiento FILOSOFICO un poco mas de lado. De todas maneras que siga escribiendo y nos comparta un poco de su LOCURA FILOSOFICA.

Pato Pascual dijo...

Gracias camiemi.
Me parece que me "aplico" de la manera más conveniente en mi vida NORMAL y no me parece que alguien tenga el afán de hacerlo notar tanto como yo trato de no hacerlo en la vida de los demás, y no hay modo o manera en este mundo en que pueda dejar ni por la más pequeña fracción de instante mi pensamiento FILOSOFICO. Es completamente inegociable. :)

No hay LOCURA FILOSOFICA para quien no este dispuesto a estar loco.

Saludos.

rancherita dijo...

weird...

Pato Pascual dijo...

No, you are weird.

Anónimo dijo...

jejejejeje q linda la conversacion con rancherita