martes, diciembre 19, 2006

¿Por que se fue y por que volvio?

1. ¿Por qué se fue? Se fue por que quizó dejar un punto en claro. Una crítica, una más, una de tantas, una crítica de esas que incomodan de impertinentes o de obvias. Esto del blog ¿qué no es pura fama?
Pues sí, es pura fama, entre aquellos que escriben para publicitarse y leen por aburrimiento. ¿Tiene algo de malo eso?
No. En lo absoluto, es un pasatiempo como tantos otros.

2. ¿Por qué vuelve? Justo por la misma razón, al tipo no lo pueden callar y no se puede quedar quieto. Le gusta eso de las voces que claman en el desierto, hacerse el complejo de profeta, no por que esta ansioso de un martirio sino que quizá llevando todo al extremo pueda decirse que en alguna de sus tonterías tiene algo de razón.

3. ¿Por qué no se guarda sus "auto-proclamadas" verdades proféticas para si mismo? Lo hace, es más bien como un loquito que va diciendo sus incoherencias por la calle, si usted anda leyendo estas lineas es por que anda detrás del loquito descrifrando sus balbuceos; no se esfuerce mucho en hacerlo, quizá cambia su tiempo por un palmo de narices.

4. ¿Por qué vuelve aquí? Digamos que es un vago que no tiene otro sitio que ocupar, y no tiene los animos para construir otro, así que se quedará siendo invitado de su propio hogar hasta que una tormenta lo destruya o hasta que se acostumbre, lo que suceda primero. Se quedará en esta suerte de casa de playa que se cae a pedazos contando los ladrillos caidos del techo, esperando que ninguno le caiga en la cabeza mientras duerme.

5. Shhhhhh. Me voy a quedar aquí quietecito en la sombra, esperando que nadie se de cuenta.

3 comentarios:

miguel tormentas dijo...

hasta que la tormenta lo destruya

Pato Pascual dijo...

Diocillo me caes mal y por eso te borre. Además ¿sabes lo bien que se siente borrar a un diocillo?

La usuaria anónima dijo...

Demasiado tarde. Ya te vi. Un-dos-tres por el pato y sus múltiples identidades.

Qué gusto... en verdad qué gusto. Ya me hacía falta material de lectura.