martes, octubre 24, 2006

La decadencia del blog occidental

Últimamente he visualizado el blog de una manera distinta, después de la inmersión total que quise tener para comprender el fenómeno, siento como si estuviera saliendo de la caverna por el otro lado del agujero.
Como ustedes saben, este proyecto de "deconstruir" el blog consistía en experimentar de forma personal este fenómeno pasando por todas las facetas posibles.
Desde el blogguero incomprendido, el video-bloggueador, el que hace postcasts, el wanabe-blogstar y por como tres días ser blogstar.
Me he topado con la literatura que se genera en los blogs, pero quizá más importante que ello con las personas que generan dicha literatura.
He intentado pasar por el mayor número de experiencias bloggueriles, el de la discusión política, el de reconocer bloggueros en "la vida real" con tan sólo recordar una fotografía, el de ser reconocido por alguien, el de la crítica, el de la censura, el del enfrentamiento, etc.
He intentado escribir con distintas periodicidades, desde escribir cada doce horas, hasta dejar meses sin escribir. He querido también que este blog tuviera diversos números de visitas en distintos momentos de su existencia y también la mayor diversidad posible de visitantes. Hay autores que quieren mantener su bitácora con una misma línea, y un mismo estilo, quien se hubiera dado el chance de leer este espacio por un tiempo se podría dar cuenta de que he intentado la mayor inconsistencia temática y mediática posible con tal de que "nunca se supiera que se va a publicar después".
Los resultados de esta expedición me han llevado a muchas conclusiones, a conocer gente nueva y experimentar la vida de diversas maneras.
En un principio el blog me parecía un mundo inconmensurable e infinito, lleno de nuevas e interesantes posibilidades que al cambiar regularmente siempre otorgaba nuevas formas de interpretación por parte de los lectores-escritores que siempre podían emitir una opinión "en tiempo real", suscitando discusiones y polémicas, el caso del choque político me parece particularmente paradigmático.
Pero conforme ha pasado el tiempo intento vislumbrar los límites de este universo otrora inabarcable, intentando encontrar ciertas generalidades en la literatura y en los autores.
Estas son algunas de las conclusiones encontradas:

-1. Una vez inmerso en este universo, olvidamos el principio mismo del blog, su función de "bitácora". Esto es un registro regular y cotidiano de las impresiones, gustos, opiniones, ideas, sentimientos de una persona en particular. La literatura depende en buena medida de lo que le haya acontecido al individuo en ese día. Este carácter de bitácora entraría en conflicto con la elaboración de un proyecto, pues justo lo cotidiano es lo espontáneo y los proyectos demandan una planeación. El blog está sometido a la impresión particular de un individuo en un momento particular, y esto va cambiando tanto como las impresiones del individuo de día a día. Por lo común dichas impresiones o pensamientos pueden ser muy distintos e incluso contradictorios de un día para otro. El blog y la espontaneidad son inseparables. Se trata de escribir o plasmar lo que se siente "al momento". Como ejercicio de escritura esto puede ser muy productivo sobre todo para escritores en ciernes, pero para los lectores a veces la lectura puede ser incomprensible o irrelevante.

-2. La única ves que nos permitimos leer una biografía o el diario de un autor o personaje histórico es cuando estamos auténticamente interesados por conocer su vida y obra. En lo particular una biografía o un diario me parecen bastante aburridos si no me interesa el personaje involucrado. Algo similar ocurre en el blog, a veces leemos un artículo de cualquier blog porque nos ha llamado la atención el tema, pero si el resto de los artículos de dicho blog no nos interesan usualmente abandonamos ese lugar para no volver. Si por otro lado nos empeñamos en leer artículos que no nos interesan de un blog, es porque quizá nos interesa la persona que los escribe y nos concedemos aburrirnos por un rato con tal de comprender a esa persona. Solamente alguien muy ocioso leería a un autor del cual no le interesa conocer cómo es, o que piensa.

-3. Hace mucho tiempo le pedí a un amigo que leyera mi blog y el me respondió: -"Si no leo ni a los famosos ¿porqué habría de leerte a ti?" Creo que él tenía un punto interesante, y nunca le reproché que nunca me leyera salvo que pensando en que siendo amigos uno pensaría que se interesaría por lo que pienso.

Quisiera resumir estas tres primeras argumentaciones de una forma muy breve:

a. El blog está definido por la espontaneidad del momento.
b. Todos los autores y los lectores al escribir o leer aceptan tácitamente el interés de ser leídos o de leer. (A menos de que un autor esconda su blog, cosa no del todo rara).

c. Si el blog esta definido por la espontaneidad, los autores quieren dar a conocer su espontaneidad, plasmar su vida, sus sensaciones, tienen el interés de "dar a conocer como viven" y "lo que piensan", como si sus sensaciones fueran valiosísimas y merecieran ser conocidas por todos.
El valor de dicha espontaneidad es apreciada por los lectores, de alguna forma un autor que tiene muchos lectores ve justificados sus motivos para escribir, y sus impresiones de la vida tan sabias y audaces merecen ser fomentadas e incluso emuladas por otros. (Todo esto bajo la premisa del blog como espontaneidad).
Todo blogguero que se da a conocer anhela este reconocimiento, de alguna u otra forma. Un autor que no quisiera ser leído por todos simplemente escondería su blog o lo daría a conocer entre sus amistades. El algún punto de la carrera de todo blogguero este se ve tentado a la "fama" algunos caen y otros no. Por supuesto que no puedo excluirme de esta categorización y en vistas al proyecto de deconstruir o quizá también arrojado por el sentimiento de mis "valiosísimos pensamientos" acepte procurar la fama, pero lo curioso fue que cuando la obtuve no lo esperaba.
Hice la lista pascual con el interés de saber cuales eran los blogs más populares, en qué radicaba su fama (quizá si encontraba los más populares encontraría los de mejor calidad) y más o menos por donde estaban los blogs que leía y también donde estaba el mió, pensé que al anunciarme tendría algunas cuantas visitas más pero nunca hubiera podido predecir lo que sucedió.
Me pareció buena idea informarle a los mejores y hacer un pequeño banner que era más broma que nada para ver quien lo ponía o como se tomaba la idea de unos "premios" que recopile en una noche y que realice con una metodología bastante cuestionable y falible (como acabó resultando) pero que hice con el puro afán del ocio y la curiosidad.
El resultado fue completamente inesperado. Durante una semana (del 26 al 31 de agosto) recibí visitas diarias entre los 400 y 600. El post tuvo 114 comentarios, de entre unas 70 a 90 personas distintas.
Muchos comentarios eran de un auténtico agradecimiento por haber realizado un trabajo que podía ser de gran ayuda para la comunidad. Pero muchos más fueron los comentarios de agradecimiento tipo Oscar, como si hubieran ganado el premio Nóbel y su trabajo "finalmente" hubiera sido reconocido. No es que no sea bonito que se te reconozca llevar una bitácora, pero las respuestas fueran desmesuradas, como si muchos estuvieran hambrientos de dicho reconocimiento, de que alguien note su brillante espontaneidad.
Pocos son los autores que quieren mejorar su trabajo como escritores, veo poca poesía, poco cuento en los blogs, o intentos de novela, una ausencia pasmosa de citas o de referencias a obras literarias o filosóficas de aquellos que se dan un gusto especulativo. Lo importante es decir "lo bien o mal que hoy me siento" y eso esta bien, como ejercicio o incluso por intentar encontrar cierta comprensión en otras personas que pasan por lo mismo, pero muchas veces estos sentimientos quieren llevarse a extremos de "Oh miradme, tened compasión de mi soy tan desdichado, o alegraos conmigo" o a veces: "notad lo que pienso, miren como burlo, miren como no me importa nada y soy como soy".

Últimamente autores de los cuales era muy afín han dejado de escribir, o al menos con la regularidad habitual. Desconozco por que lo han dejado de hacer, yo también lo he dejado un poco. Tengo la impresión que se debe un poco a esta impresión. El deslumbramiento que era el blog de forma inicial ha ido cediendo a una honestidad un poco más auténtica. ¿Realmente somos tan importantes como para que ninguna de nuestras vivencias queden en el olvido y además se nos aplauda por cada una de ellas? Me parece que no lo somos, y que si quisiéramos ser leídos debería ser por alguna contribución.

Me parece que el blog tendrá que irse transformando si no quiere quedar en el hastió o como una moda a cierta edad (como entre los 18 y los veinte-tantos) como alguna vez lo fueron las canicas, los yo-yos y luego las tardeadas.
En algunas regiones del orbe donde se reprime la libertad de expresión, el blog ha sido un medio de la población para informar acerca de la situación del país, y formas de organización de todo tipo, desde listas de familiares hasta convocar reuniones o protestas.
El blog puede ser una propuesta bien fundamentada; orientada a intereses particulares de cierta población, por ejemplo me gusta la idea de 10:1 de Sofía y su banda de maniacos musicales, que se han entregado a hacer reseñas, crónicas y subir música para los aficionados de este arte.
No se me malinterprete. Un blog de autor puede ser muy sano, para alguien que no tiene un medio de expresión o que simplemente le agrada escribir, pero me parece de cierta forma perverso intentar encontrar cierto prestigio en este ejercicio, pues uno sería reconocido por su "alocada espontaneidad" y no por realizar un trabajo propositivo.
Lo que quiero decir es que el blog puede ser útil más allá de una moda tardo-adolescente, o un parche a complejos narcisistas, además de ser el medio de expresión de un simple individuo, puede servir para que se creen comunidades o se genere diálogo o información útil para todo tipo de gente. Para descubrirlo tuve que pasar por cada una de las etapas de lo que es el blog. ¿Cómo poder hablar de él sin saber lo que es? Desde el día uno de este blog hace casi dos años me propuse esto. Hoy tengo la impresión de que salgo por el otro lado del agujero.

Y siendo que este blog ha sido muchas veces "un blog de autor", no me queda otra alternativa que considerar su fin. No sin antes agradecerle a todos los auténticos lectores. Quisiera ir desapareciendo este espacio paulatinamente y esperando sus atentos comentarios.

9 comentarios:

Caso Patologico dijo...

He dejado de ser blog ... espontáneo no soy del todo; ¿y los blogs temáticos donde quedan? si, esos que copian/pegan links y hacen uno que otro comentario, nos gusten o no existen ...

saludos
Mario

anónima (por supuesto) dijo...

Siempre sale algo interesante de leer tus posts de principio a fin. Será una lástima que consideres haber salido ya del blog por el otro lado del agujero, aunque supongo que sí, es parte del proceso.

Un blog sirve para tres millones doscientas mil cuarenta y siete cosas, pero casi nadie lo usa para todas. Me gusta que el tuya haya servido para fomentar un espacio de reflexión, que haya sido una sátira y al mismo tiempo un producto real, etcétera.

Se empieza a escribir porque sí, porque se puede. Se deja de escribir porque de pronto ya no hay nada que decir, porque hay tanto que decir que no cabe o porque lo que se tiene que decir no puede o quiere ser leído.

En mi experiencia, haber topado con lectores fue terrorífico. Luego se volvió divertido; hubo un momento en el que parecía hasta interesante. Terminó siendo limitativo, atemorizante, razón de más para "matar" un blog. Quien crea conocer al escritor de un blog por sus textos se engaña, igual que se engaña aquel que cree que conoce al reportero por sus notas.

Los blogs, por ser espontáneos, tienen algo de seres vivos. Inclusive los planeados o temáticos dejan entrever el interés momentáneo del autor (o los autores). Nacen, crecen, se reproducen. No sé si todos mueren en definitiva, o si a algunos les espera la resurrección de entre los muertos.

Mi primer blog es de octubre del 2003. Lo abandoné 2 años y lo retomé hace uno y cachito. El blog en el que más lectores tuve era un personaje de ficción que me servía como catarsis. Hasta la fecha, cuando mi loquero pregunta qué hago cuando tengo un mal día, le respondo: "escribir en mi blog".

Escribo por patología, publico por la enferma sensación de que alguien lo leerá y se identificará, pero cuando ocurrió, eché a correr. Me rehusé a ser definida por mis letras.

El ambiente, además, enrareció en algo con la temporada política. De pronto todo mundo debía tener una postura, de preferencia radical. Así se perdieron contactos, se "desconocieron" conocidos. De pronto los "radicales" sólo escribían sobre política (y era una hueva leerlos) y los "moderados" no sabían de qué escribir. Y daba hueva escribir cuando sabías que ya nadie sabía si leería o no...

Mis amigos reales han ido abandonando poco a poco el blog porque la vida real también requiere tiempo. Los amigos virtuales se los ha llevado la marea. Yo uso algún blog escondido como terapia de palabras. Sigo leyendo algunos blogs. Sigo escribiendo en algunos de manera pública. Ocupo espacios como este para escribir de forma anónima opiniones si me parece que valen la pena o que me dan pretexto para extenderme (como ahora).

Extrañaré la deconstrucción, pero sé que todo lo bueno tiene un fin. Salud por ello.

Miguel Tormentas dijo...

sugiero que se acuñe el término blag, yuxtaposición de blog y bla

Pato Pascual dijo...

Mario:
De esos blogs, me imagino que a alguien le puede ser útil tener información centralizada en un lugar sobre todo si son links pertinentes a un tema. Pero la mayoría de esos son un intento chafa de ser un ebaumsworld.com

Gracias por tu comentario tan dedicado anónima (por supuesto), me dejaste con una buena sensación, me gustaría leerte alguno de tus blogs, sería buenisimo que me dejaras la dirección en mi mail por eso de mantener la discrecionalidad. Muchos saludos y muchas gracias.

Mike:
Poco blog blog blog y mucho blag blag blag.

hugo dijo...

jaja, que recompensa hay para quienes leemos tu blag?

anhelas tanto los dias de "fama" con multiples visitas, que no soportas este desierto. peor que paulina rubio, oyes, ya tranquis. pero es cierto que ha bajado el interes por leer blogs.

todos nos repetimos. al menos sobrevive la tarea de escribir, practicar para perfeccionar gramatica, desarrollar un estilo, descubrir caminos, etc. en eso nunca dejara de ser util. hasta se nota tu mejoria.

saludis.

Anónimo dijo...

pero,¿cuantas veces ha dicho que va a dejar el blog?. A ver si de una vez le hace justicia a las palabras.

Hamletmaschine dijo...

Suerte, y si acaso inicias otra aventura de estas pues me avisas. No pude seguir este blog como debía (y mucho menos interactuar) por todo el trabajo que tengo encima (ya te habras dado cuenta que son toneladas), pero ya sabe que se le agradece todas las menciones y comentarios.


Saludos.

x_centrik dijo...

Yo no me quejo de nada excepto de dos cosas:

a) ¿Por qué tus posts siempre tienen ke ser tan largos cuando tienes algo tan simple ke decir? "Time is money" y leerlos completos me consume mucho tiempo.

b)¿Existe la palabra "discrecionalidad"? mmm...creo ke no

Oh bueno, no importa, a mí me ha gustado leer tu blog (casi siempre sin comentar porque no me gusta hacer gala de ke lo leo) porque me ha permitido conocerte mejor. Yo sé ke no del todo pero ha sido muy interesante saber puntos de vista ke jamás compartirías conmigo de forma directa y kiero ke sepas ke si abandonas tu blog sabes ke yo te apoyo.

Yakirish Smackirish

mathcons dijo...

aunque es la primera vez que dejo un comentario, siempre seguí tu blog con interes. Suerte.

un abrazo,
fernando velázquez