domingo, julio 16, 2006

Mexico es una potencia cultural a nivel mundial


Siempre he dicho que México es una potencia cultural respecto a otras naciones de todo el mundo. Se ubica en el top cinco. Hay muchas formas para saber esto. Soy partidario de la idea de que el producto de refinamiento cultural más elaborado es la comida. La comida al ser un evento tan cotidiano, y que implica procesos tanto culturales como tecnológicos, y considerando que comemos no sólo para nutrirnos sino también por gusto -siendo que quizá podríamos con la tecnología actual tomar capsulas para nutrirnos y no lo hacemos-, constituye todo esto el paradigma de algo muy humano, que es un gusto y un deber, además de un verdadero arte.
De la comida mexicana podemos decir mucho, pero más pueden decir los extranjeros que han sido cautivados y atropellados por una variedad culinaria tan sorprendente, variada y única como la nuestra. Entre los productos culturales gastronómicos competimos por ser reconocidos en todo el mundo con los chinos, japoneses, italianos y franceses.
Pero también en nuestra forma de ser, y como es nuestro país, los mexicanos somos reconocidos en todos los rincones del planeta. Si le pidiéramos a niños de todo el mundo que dibujaran a personas de otros países, seríamos figurados con nuestros sombreros, junto con nopales y soles radiantes. México es bastante reconocido, hasta por pequeños o gente de regiones muy distantes: destacamos por nuestra hospitalidad, alegría y carácter.
Esa fama nos la hemos ganado a pulso. Por ejemplo yo soy algo huraño, para algunos anti-social, incluso tímido. Pero cuando conviví con otras personas de distintas nacionalidades fui, junto con mis mexicanos amigos, el alma de la fiesta. Es parte de nuestra forma de ser, desde el más alegre hasta el más antipático de los mexicanos. Como quien dice: en México, el más chimuelo masca tuercas.
Esto lo comprueban algunos interesantes datos. México es el segundo país con más dialectos en el mundo. A penas rebasado por China. En el lenguaje se refleja la cultura de un pueblo y nuestro país ha sido enriquecido por una cantidad insólita de vetas lingüísticas. Por supuesto el español (uno de los idiomas romances más ricos, que incorpora elementos griegos, latinos, barbáricos (godos), celtas, y árabes) que a su vez fue enriquecido por extranjerismos europeos. Pero el español ibérico, a su vez fue beneficiado por este suelo con palabras y conceptos indígenas y en ningún lugar aportó más que México con idiomas como el náhuatl, el maya y el mixteco (entre otra media centena de dialectos e idiomas).
A su vez nuestras ciudades poseen un encanto que mezcla dos civilizaciones. México, no es hispano, tampoco es indígena, y aunque suene trillado es algo que suele olvidarse: es un país mestizo. Existe ese error de interpretación entre los que dicen "nos vinieron a conquistar" y los que dicen "indios resentidos". Es verdad que comemos tortilla, mole, chile, pero también que hablamos castellano, muchos somos católicos y tenemos apellidos y nombres españoles. Existe el mito moderno doble de que México es "una imposición de occidente, en donde había una utopía indígena destruida por la conquista", o que "México era un país atrasado con respecto a Europa y los españoles asentaron su colonia en una región de aborígenes bárbaros". Me parece que ambas consideraciones son bastante injustas, y son mucho más comunes ambas que quienes afirman que México es un país mestizo, un maravilloso eclecticismo que hizo nacer una cultura única en el mundo.
Muestra de ello son los datos culturales ya presentados pero aquí hay algunos más.
La UNESCO, un organismo de la ONU, otorga el título de "patrimonio cultural de la humanidad" a aquellas ciudades que acrediten un tesoro basado en su arquitectura, estética o historia. Estas ciudades reciben apoyo y fideicomiso por parte del organismo internacional como del propio país. No es fácil que una ciudad sea considerada patrimonio, debe de probar que en verdad posee algo particular, invaluable, que no pueda existir en ninguna otra parte del mundo. Algunos países; muchos, no poseen ni poseerán una ciudad que sea patrimonio. México tiene nueve.
Estas son:
Ciudad de México, Guanajuato, Zacatecas, Puebla, Oaxaca, Tlacotlalpan (estado de Veracruz), Morelia, Campeche, Querétaro.
Solamente dos países tienen más ciudades que son patrimonio. Estos son Italia (16) y España (14).
En este continente existen 35 ciudades que son patrimonio, esto es: la cuarta parte de todo el patrimonio cultural de la humanidad según la UNESCO está en México. Si usted quiere ver más cultura urbana que México, solamente hay dos lugares donde hacerlo.
Hay algo muy curioso de nuestro país. Si México tiene un problema, es la ignorancia. ¿Cómo puede ser que culturalmente sea tan poderoso? Es una paradoja que solamente he podido responder de una manera.
Hay ciertos lugares míticos en el mundo, en los cuales la historia, las tradiciones, las palabras, no son algo vetusto, propiedad única de los libros. En estos lugares, la gente convive con la historia cada día, que a pesar de no conocer la historia política de muchos acontecimientos, o que no pueda distinguir la diferencia entre el neo-clásico del barroco, sí reconoce la belleza de los lugares, venera el conocimiento y los pasos de los antiguos pobladores que antes caminaron por calles de piedra, se interesa vivamente por la historia y no la observa como en un museo sino que la toma y la sigue haciendo. Parte de problema de la cultura es "museificar", reverenciar todo y así, todo se queda estático, erudito pero no evoluciona. En México no tenemos miedo en cambiar el zócalo, y cambiarlo y volverlo a cambiar, y mover las estatuas de acá para allá, y perder el auténtico sitio donde se encontró moctezuma con Cortes, que si más para acá o más para allá de Pino Suárez, y donde se fundó la ciudad y esto que lo otro. Nada, en México no respetamos nada, ni a nosotros, ni a nuestra historia y quizá eso no sea tan malo como pudiera pensarse. Como lo hacían los antiguos con sus pirámides, construían una encima de la otra, y luego otra y seguían. Nunca ha habido respeto,pura majadería, eso nos convierte no en testigos sino protagonistas de nuestra historia. Eso nos convierte en mexicanos.

12 comentarios:

arashi migeru dijo...

justo cuando pensé que nada podía superar a O pato!

tiene razón napito, la neta le estás tirando a ser el nuevo octavio paz, o al menos tus escritos me son más amenos que los de aquél

jorge masta dijo...

ya comienzo a ver algunas aplicaciones de su teoría

http://www.youtube.com/watch?v=fz7K7KDCk9s&search=vicente%20fox%20sings

hugo dijo...

bien escrito. totalmente amloista!

Miss Kiss dijo...

Hola Cava,

Excelente post!!

Sólo a mayor referencia me gustaría agregar que siento que la comida mexicana se parece mucho a la comida de la India, no por sabores, sino por condimentación y tipo de elaboración.

Por otro lado, existen, a parte de las categorías de la UNESCO, un programa lanzado por Sectur que se llama Pueblos Mágicos. Y sí a lo mejor no son Patrimonio de la Humanidad, pero de verdad encierran leyendas y magia como Tepoztlán, Pátzcuaro, Taxco, Valle de Bravo, San Miguel de Allende y otros (que no he visitado como Tequila, Tapalpa y San Cristóbal).

Lo que hace falta es lana y gente competente que promueva nuestra verdadera cultura y la gente no se quede pensando que viajamos en burro entre los cactus y hablamos mexicano.

Un abrazo,

Ale

lOrE dijo...

Muy buen post me ha encantando lo que escribiste; y pues VIVA MÉXICO, aveces parece que solo nos acordamos de el los 15 de septiembre.

alxdelfuturo dijo...

ya debe estar contento, señor cavallazzi. las mantas a las que usted hizo alusión, firmadas por connotados artistas plásticos y que están sobre avenida juárez y no sobre reforma, como se había manejado; esas mantas, le digo, fueron destruidas de forma rapaz y cobarde (38 de ellas).

con todo respeto, señor, eso no es concordia. eso no es mesura.

que no sigan partiendo a méxico, cavallzzi. ni los de azul ni los de amarillo. marche con nosotros. prediquemos con el ejemplo.

alonso ruvalcaba dijo...

por pura comodidad, arrancas en el norte. unos pasos al sur de la gran tijuana (genial taco de asada) hay un pueblito de nombre puerto nuevo, que tal vez sea el lugar con más restaurantes per capita en el mundo: cada casa tiene uno; su culinaria se resume en un plato sencillísimo y perfecto: langosta frita en manteca de cerdo, acompañada de arroz, frijoles refritos, salsa, mantequilla derretida y tortillas de esas norteñas, blancas, enormes. no hay más; si se quiere, ésta es también la cocina regional más limitada, más colestérica del mundo. en el norte están las cocinas de sonora, sus coyotas, su gallina pinta y sus frijoles maneados; de ensenada, que conoce el marisco y el arte de capearlo; de la paz, que no ignora el sabio uso de la mantarraya. puedes avanzar hacia el sur por la costa del pacífico, siempre mirando a la izquierda: cocinas diversas pasan por la ventana como pasarían árboles y vacas en la carretera. michoacán con almendrado de gallina y carnitas que son una literatura en sí mismas; jalisco, que resumes desaforadamente en tres platos: pozole, birria y caldo michi; guerrero y la cocina de la inmediatez: una parrilla, un adobo y un pescado; la intermitente oaxaca. suma chiapas, el yucatán (cochinita, carajo, cochinita), campeche y su cocina litoral: pan de cazón, tabasco, la reventada veracruz, la imaginación poblana (moles, tacos árabes, cemitas), y la melting pot chilanga. no sé si méxico es una potencia cultural, pero, coño, qué bien se puede comer aquí.

Aristóteles dijo...

Verdaderamente es un deleite este post. Realmente me saboreé.

¡Amo mi México querido!
¡Amo viajar!
¡Amo la comida mexicana!
(Aunque también me guste comer en el "Cambalache")

Que mejor que vacacionar en el sur de México. Por cierto, sucede que ahora, me lo quiero devorar entero pero, también disfrutar la estancia en cada lugar. Creo que no se puede chiflar y comer pinole ¿Verdad? La cd. de México, Puebla y Morelia ya son de rigor. Guanajuato y Oaxaca ya contó con mi presencia. Los demás los dejaré para dentro de dos años.

¡Viva la historia y la cultura! Y también la comida. Me puedes encontrar comiendo en el "Cafe Tacuba" o en una esquina donde vendan gordita. O bien, comiendo en el mercadito que esta frente a los teatros Telmex, una "corrida" de $35 pesos. ¡Claro! Antes de entrar a la función de "Bésame mucho". Una obra muy mexicana (veracruzana y cubana).

Nos vemos en agosto.

santino dijo...

Muy buena reflexiòn. Saludos!

x_centrik dijo...

Perdón perdón perdón perdón perdón perdón perdón perdón perdón perdón

el sofista enmascarado dijo...

Después de un año por fin mencionaste a Dios en tu blog:


18 Jul 2006 Por Cavallazzi - Referencias
Había una especie de intercambio de servicios, y la sociedad estaba conformada de forma jerárquica, de abajo hacía arriba como estaba constituida la misma visión del mundo, con Dios en las alturas y los infiernos en los abismos. ...

Sofia dijo...

siempre es bueno leerte, le animas el alma a la gente que no le gusta decir que es mexicana...jejejejeje bueno a mi

y si mi rancho es patrimonio cultural de la humanidad
vengan al festival internacional de corto!!!
solo quedan unos dias pero esta re-bueno