martes, julio 25, 2006

Acerca de un texto que quisiera hacerles llegar

Debemos dejar atrás las confrontaciones. Lo que sucedió el 2 de Julio no fue una mera elección sino la disputa entre dos formas de pensamiento que han convivido en México y que nunca se habían manifestado tan abiertamente en la historia de nuestro país.
México en palabras de Paz es un país que habita en la frontera de la modernidad, que aparenta ser un país liberal pero que en el fondo nunca lo ha sido. En 500 años nunca habíamos entendido el significado de lo que es "legislación" o "instituciones" ya que las decisiones gubernamentales siempre emanaban de una única autoridad. La autoridad no se regía con las leyes sino más bien la autoridad regía a las leyes.
De ahí que exista una crítica tan fuerte a las instituciones, o a "sacralizar legalismos", por que no se ha entendido que el gobierno no dispone de las leyes para el bien del pueblo, sino que el cumplimiento de las leyes garantizan ese bien del pueblo al menos así funciona en las repúblicas modernas como la nuestra.
Algunos quizá se han preguntado por que me he mantenido callado y espectante los últimos días. Quería dar una opinión definitiva respecto al tema electoral y acabe haciendo un texto que no pretendía explorar tanto el tema político de estas elecciones sino las idiosincracías disputadas que es lo que realmente se puso en juego en esta contienda.
Ese texto me tomó cinco días de trabajo a jornada completa en un frenesí inexplicable y acabo teniendo una extensión de 37 cuartillas. Quisiera distribuirlo y estoy en vías de publicarlo, pero no sé todavía como tratar el texto para mis queridos y muy buenos amigos del blog.
Me gustaría que tuvieran una copia formal en papel de este, pero tampoco quisiera limitar la divulgación que ocasiona la internet.
Así que ya saben que me gusta mucho oir sus comentarios, tengo la esperanza de que puedan leer este ensayo, que hasta ahora tiene el titulo de: el conflicto de la sociedad dividida, un ensayo sobre las formas de pensamiento en México.
Mi interés es poner en comunicación las formas de pensar dominantes en nuestro país que se han reflejado en los partidos políticos más populares. Quisiera que de algún modo quienes votaron por uno u otro candidato comprendan cómo es posible que exista en el mundo personas que votaron por el otro candidato. Debemos buscar la comunicación y no la confrontación y me encantaría compartir este esfuerzo con ustedes.
Espero sus opiniones y en cuanto tenga algunas copias impresas veré la forma de hacerselas llegar a todos aquellos que esten interesados.
Saludos.

2 comentarios:

alxdelfuturo dijo...

me interesa leer eso. mándelo a alxdelfuturo@gmail.com, por favor

alxdelfuturo dijo...

y, si me lo permite. entendemos que haya gente que votó por el pan (se lo dije a usted una vez, no podemos negar o desconocer eso, cuando el pan ha sido durante 3/4 de siglo la segunda fuerza política más importante del país y hoy parece volverse la primera)

lo que no entendemos y descalificamos es porqué la gente que generó la violencia y sigue generándola ahora señala a los adversarios como los rijosos, o los renegados.eso me parece una incongruencia.

no se trata de llamar "sacralización de las instituciones" al hecho de respetarlas o darle su justo lugar (si leyó el texto de livi, sin duda se habrá dado cuenta de eso) sino de no se asume una postura crítica hacia ellas. sólo reclamamos respetar el fin para el cual las propias instituciones fueron creadas. es algo muy kantiano: una visión de la capacidad humana de proponerse fines como un fin en sí mismo, no como un medio (fundamentación a la metafísica de las costumbres). en ese sentido, y dado que las instituciones están conducidas por conciencias corruptibles (ojo, no estoy diciendo "corruptas") es importante que se busque que tengan, ante la opinión pública, la mayor legitimidad que sea posible. imagínese usted que se demostrara que hubo fraude (en cualquiera de sus modalidades: mega fraude o fraude hormiga, cibernético o a la "antigüita"). ¿qué pasaría con esas instituciones? sería, sin duda, algo costosísimo para el país. yo sé que usted defiende una postura muy respetable. nunca he creído que esa postura carezca de legitimidad ni que usted la suscriba porque sea usted "malo". sin duda, usted cree que eso es lo mejor para tod@s, incluyéndonos. ¿podría usted aceptar que yo me guío por los mismos criterios, que yo también quiero lo mejor para este país y que, en ese sentido, me parece muy deseable que haya más claridad en el proceso electoral(toda vez que la que hay, evidentemente, no es suficiente)?

por otro lado, me parece demasiado simplista hablar de dos formas de pensamiento, confrontadas en la elección (sé que lópez también ha dicho eso, y me parece igual de simplista que así lo haga). ciertamente hay dos proyectos, uno que ha demostrado su ineficacia y su cerrazón, que ha sido excluyente y sólo acepta una forma de pensamiento. el otro busca que se le dé una oportunidad, con un discurso que pretende abarcar muchas más formas de pensamiento, que busca incluir y conciliar, que promete respetar la diversidad.

lo felicito por su escrito, aunque creo que, para dar una opinión final sobre este tema, serán siempre muy pocas 37, 100, 200, quizá 1000 cuartillas.

saludos

ya lo extrañaba