jueves, junio 15, 2006

Para saber una pequeña verdad

Siempre he creido en el poder de la razón. Para mi no es un juego, no es construir intrincadas referencias literarias, tampoco se trata de gula intelectual o gusto por el eruditismo como sucede con muchos colegas míos. Tampoco creo que todo este dicho como otros pensadores que ponen sus manos en pensamientos o sistemas intelectuales basados ya sea en modelos racionalistas o teológicos. Hay muchas cosas de las cuales adolecemos los filósofos, una de ellas es su ya conocida soberbia, su desinterés por comunicar lo que sabe a las personas que no tienen una formación filosófica pero la peor de todas las crisis es que el filósofo contemporeaneo esta interesado en todo salvo en encontrar la verdad.
Me refiero a aquellos filósofos que no creen que es posible saber algo acerca del mundo, pero también me refiero a aquellos que no quieren encontrar nada por que la verdad "allí está". Ya sean nihilistas o creyentes, como decía Nietzche, los nihilistas del mundo son los que creen en la vida después de la muerte ya que no viven este, pero si existiera una vida en el más allá en cambio los verdaderos nihilistas son los voluntaristas.
Para mi nihilistas son ambos, por que uno debería vivir siempre, ya sea aquí y allá. En los manuales de teología el mundo es un mal producto del pecado, el mismo Agustín lo decía. En la tradición ilustrada la existencia en la vida después de la muerte es una superstición que nos mantiene complacidos con nosotros mismos. Los filósofos se han cansado de buscar la verdad para estudiar hallazgos intelectuales cotidianos, apantallados por descubrimientos de grandes hombres han dejado de ver lo que señala el dedo para mirar la uña. Creo que hay muchas cosas que se pueden saber, y que de esas cosas unas pueden saberse por todos sin necesidad de ser filósofo y que de estas pequeñas verdades de las cuales nadie dudaría se debería profundizar. Por ejemplo nadie duda de que existe algo llamado "amor", y que ese llamado amor, por más diverso que sea su explicación es una fuerza muy poderosa. Yo no tengo pruebas y creo que nadie las tiene de que exista la vida en el más allá, pero en cambio sé bien que existe el amor. Una locura, una pasión, un producto químico, una enfermedad psicológica, lo que usted quiera. Yo no sé y me da igual lo que sea, mientras sea la experiencia más sublime, de lo que tantos poetas, filósofos, artístas y cualquier persona en su mejor cotidianidad piense que es la máxima expresión de nuestra humanidad no me importa ser como muchos han llamado a nuestra especie por atentar contra la naturaleza: una creatura enferma.
Del amor se dice depende nuestra salvación, toda la teología occidental se resume en ello. Por el amor sereis juzgados, y en este principio tan básico radica el cristianismo, pero no solamente este sino cualquier religión.
Quiero llevarlo más lejos. Como dijeron Pablo y Juan, no los apostoles no sean ingenuos sino los Beatles: lo único que hace falta es amor. Pero no nada más para salvarse, más aún lo que menos importa es salvarse, pues quien ama por salvarse quizá no ama, pensar en la salvación puede ser una atadura para el amor: cuando sea ama esto se da por automático. Sino más bien por que podemos hacernos felices a nosotros mismos y a los demás aquí mismo y justo en este momento si cada uno de nosotros en verdad amáramos.
Creo que cada uno de nosotros, y creo también firmemente que las religiones debería preocuparse menos por convencerse y convencernos de que existe la vida después de la muerte para en cambio convencernos de que se puede amar por que la fe puede asegurarle la salvación a algunos quizá los luteranos yo no lo sé, pero incluso para ellos el amor es la mejor prueba de fe. Si por el amor seremos juzgados, si amando podemos ser felices aquí y ahora ¿qué debemos temer? Iremos alegres y convencidos hacía la muerte de que hemos obrado bien, y nos queda una vida bien vivida y con un poco de suerte o de fe: una eternidad aún mejor.
Creer en el amor, es creer en Dios, sea cual sea el nombre que se le dé a ese Dios. Para mi la existencia de Dios no depende de pruebas racionales, no depende siquiera de la revelación, eso se quedará en libros. Para mi la existencia de Dios, de una trascendencia, de un universo comprensor, o de sea como sea que quiera llamarsela depende de que cada día yo o cualquier persona del mundo pueda amar. Ese es el verdadero milagro. Por que si pudieramos amar no habría que esperar morir para saber si Dios existe, sino que él estaría entre nosotros.

13 comentarios:

José Sanchéz dijo...

Esto no es referente al mundial!!!
Nos haz quedado mal a todos los lectores!!!

Saludos

José Antonio Monterrosas Figueiras dijo...

Pato, bueno a mi no me has quedado mal con este texto sobre el amor. De hecho ahora que andamos con el futbol todos los días, pues el mundial es una expresión guerra y amor. No por otra cosa dice Juan Villoro que Dios es redondo.

Hay algo interesante en todo esto. Y que tal vez tengas tu el mejor discernimiento que yo, para decirlo porque yo me tardo un poco para llevarlo al papel electrónico y para cuando lo escriba igual y el mundial se acabó.

Pero hoy viendo el partido de Inglaterra contra Trinidad y Tobago, después del partido Alemania contra Polonia de ayer. Hay algo que me llama la antención de Alemania e Inglaterra. No dejaron de insistir hasta que casi en el minuto 90: goool.Yo de pronto veo ahí una metáfora de la conquista amorosa. Se insiste y se insiste hasta ya no hay escapatoria, se está viviendo el amor con una mujer.

Bueno no logro aterrizarlo bien, pero luego me viene a la mente algunas ideas que veo en las compañeras que se encuentran en el msn conectadas. Por ejemplo una amiga cristiana dice "ni un centavo para el futbol, porque las promesas de Dios son SÍ y AMÉN en Cristo Jesús". Luego otra amiga, que no es cristiana, sino católica dice: "Asistan a XXVIII a la marcha del orgullo gay, aunque la iglesia se oponga al matrimonio entre homosexuales".

Qué curioso una expresión de amor y de Dios es el futbol. Si algo puede parecer lo más homosexual de la historia del hombre, creo que es el futbol. Bueno Marigol, parece hombre y por ser mujer no pudo jugar en la selección. La marcha gay del próximo lunes en el DF veremos expresiones que insisten en el matrimonio gay, pero además será una expresión erótica tan válida como el mundial. Seguiremos viendo, heterosexuales, homosexuales, transexuales, travestis, protestantes e incluso algún mormón viendo el futbol que es una expresión de amor, por encima de otra cosa.

Hace tiempo fui a los Guachimontones una zona prehispánica en el estado de Jalisco, bueno ahí los indígenas tienen una pequeña cancha donde jugaban el juego de pelota. Los posibles problemas políticos que tuvieran, sencillo los arreglaban en la cancha de futbol. Qué inteligentes y qué amorosos.

Bueno ya para terminar y que creo que voy a tener que escribirlo de nuevo pero en mi blog, es que las parejas cuando algo no lo pueden arreglar con palabras, lo resuelven en la cama. En fin hay una serie de temas que se van uniendo que en apariencia no tienen nada que ver, pero sí.

Al final es cierto como dijo el cantante de la magnífica banda regiomontana de El gran silencio: A la derecha de John Lennon está sentado Rigo Tovar y del otro Kurt Cobain.

Finalmente,yo traigo una frase que la encontré en un libro de Edgar Moran sobre cine y que la puse como introducción cuando enciendo mi celular cada día: "El amor es un ejemplo cotidiano".

Ya me voy porque está el segundo tiempo de Uruguay vs Suecia. Un abrazo

Cronotopo

Aristóteles dijo...

(Silencio)

luris dijo...

Volviste...
Muchas, muchas, muchas veces hablamos escribimos en conjunto acerca de estos temas, y siempre encontrás una forma aun más encantadora de plantearlos.

(Me olvidaba... mañana, por Argentina por supuesto ¿no?)

Anónimo dijo...

http://plato.stanford.edu/entries/love/

Anónimo dijo...

No lo puedo negar, Fatima es lo maximo

Aristóteles dijo...

Vaya, sr. Licenciado, de veras que extrañaba estos textos “muy tuyos”. Tu primer párrafo me ha causado un poco de gracia. Es impactante que también los filósofos hayan caído en este juego del hombre ligero,… aquel que no tiene absolutos. Pero ¿Bueno? Esto último que dije es fuerte, sé que sabrás muy bien comprender el sentido en el que lo digo. Mira, no sé si en verdad conozcas un poquillo mi manera de pensar, de cualquier manera sabes que soy sencillo y optimista pero, es “verdad” que el mundo, por una parte, ha sido invadido por una cultura de la muerte. Tú sabes muy bien que NO sataniso todo, de hecho, todo es bueno,… la creación es buena,… pero hay que tener un equilibrio en la vida. Por ahí la otra vez alguien le reprochaban a un bloggero, la manera tajante (incisiva, punzante, categórica) en que presentaba sus escritos, como si él y solo él tuviera la razón, cerrando la oportunidad a otras opciones nuevas y mejores de pensar. En esta ocasión no estoy de acuerdo con mi compañero Agustín, aún después de haber afirmado que existe cultura de la muerte, también hay mucha gente que lucha por una cultura de la vida. Es urgente recuperar la búsqueda de la verdad, abrir brechas, seguir buscando caminos,… De hecho, el amor, que es una de las grandes verdades de la humanidad es lo que me hace a mi sustentar la inmortalidad del alma,… el amor hace trascender al hombre. No es posible que esto termine aquí. Por supuesto que yo tampoco tengo pruebas de todo ello,… nadie ha regresado para contar que hay “más allá”. Sé que existe el amor, creo en el amor,… el amor es una verdad,… por lo menos a mi, de manera muy personal (y me lo dice a gritos) me habla de la trascendencia de la vida,… no sé si lo leíste en mi Blog: el lugar, la comida, la situación,… ¡No importan! Lo trascendente es la persona con la que compartes las pequeñeces o grandezas de la vida. ¿Juan y Pablo? ¿De los Beatles? Jejejejejeje,… Tenían razón. ¿Sabes? Tengo un ejemplo muy sencillo, posiblemente suene muy estúpido pero, en realidad hay algo de fondo: Por algo triunfan las películas “melosas” de Holliwood en los Oscares, porque muchas veces hablan de temas tan sencillos (y complicados) como el amor,… y es que el amor lo puede todo,… EL AMOR CAMBIA LA VIDA. Estados Unidos podría ser una nación sedienta de amor. Eres muy astuto al escribir acerca de la salvación-Dios-amor,… sabes darle el punto exacto,… y es que cuando habla acerca del amor en mi Blog, todo el mundo se sale por la tangente de la religión o el cristianismo, tal vez porque sepan que soy sacerdote pero, nada que ver,… ¡Es cuestión de simple HUMANIDAD! Esta excelente tu último párrafo, tienes toda la “razón” cuando hablas de salvación-Dios-amor,… ¿Vez que si se puede racionalizar? Ja, ja, ja,… La VERDAD es que es cuestión de… ¡corazón! De puro amor. Por supuesto que voy a utilizar parte de tu texto cuando más adelante hable de la “trascendencia” del ser humano, claro, con su respectivo crédito. Espero que no te agüites. Colega, te mando un fuerte abrazo.

PD. Nada de lo que escribí aquí es filosofía, neta que es puro corazón.

oscardo elonel dijo...

justo ahora voy a poner un post acerca de lo que pienso del amor, entren a mi página a verlo

hector zagal dijo...

estoy profundamente conmovido, después de leer este post me pregunté si no llevaba mucho tiempo por el camino errado, adios a las corsas

Sofia dijo...

mmmm ese tema ya me aburrio...como todo en mi vida el dia de hoy...bueno ultimamente.. es aburrido

muda de piel dijo...

Como dice en una cancion:
.. love would never leave us alone ..

Yo dijo...

Looove is in the air...

Conmovedor y acertado, como siempre.

Sofia dijo...

disculpa mi apatia de dias pasados, pero bueno hoy dare mi opinion sin ser taaan...apatica.

El amor y la muerte: 2 de los placeres mas grandes que el hombre puede llegar a experimentar, si bien dices que el amor puede ser una reaccion quimica, psicologica o cualquier otra cosa a la que le quieras atribuir este sentimiento, el momento de la muerte creo yo que debe ser algo similar y si hay algo mas haya de la muerte o no, debería de importarnos un comino, uno no va por la vida tratando de alcanzar la muerte....eventualmente llegara pero si no viviste en vida, no puedes tener certeza por unica causa de fe de que tendras vida despues y que lo que no hiciste hoy lo podras hacer una vez que mueras....creo que si debe haber un Dios pero que tienes razon al decir que amando en vida el esta entre nosotros...el paraiso no te lo regalan, lo construyes con el amor propio...y tal vez como consecuencia el amor hacia alguien mas.