martes, abril 04, 2006

¡Vayan a votar! ¡o vayan a anular su voto!

Uno de los problemas de la democracia moderna es que permite muy pocas responsabilidades y obligaciones políticas.
Es más permite solamente una: votar.
A mi no me gusta, soy casi casi un aristócrata de popó, me gustaría ver una agora ateniense formado por ciudadanos con altas responsabilidades y obligaciones civiles obtenidas bajo mérito alcanzable por todos los habitantes.
Pero ese esquema político no me rige actualmente, sino el de la democracia. Podemos quejarnos de nuestros gobiernos siempre y cuando hagamos algo para hacerlo y lo que esta en nuestras manos es votar.
También podemos anular nuestro voto si no estamos convencidos de ningún candidato, opción meritoria y loable.
Lo que sí no se puede hacer es quedarse de guebón en la casa.
Sólo tenemos una y nada más una responsabilidad política que es el voto ¿quieres desaprovechar tu única oportunidad de quejarte en seis años?
Sí, quizá es sólo un número, una encuesta más, pero es lo que somos. Si estas en el padrón puedes escoger ser uno más de los decidiosos o uno más de los inconformes.
Para quienes no lo sepan la anulación el voto blanco ha corregido y cambiado el curso de elecciones y países, por favor toma el tiempo de leer este articulo.
Hay una gran brecha entre quedarte de flojo en tu casa un domingo e ir a la urna y votar, y la anulación es una gran opción.

7 comentarios:

Trompetista de Falopio dijo...

De los males el menor, yo digo que hay que votar por el Peje.

aLeKs dijo...

unamonos a jovenes AMLO!! Mi novia dice que esta guapo ;)

Aristóteles dijo...

Me parece una buena opción.

hugo dijo...

a mi edad todavia debo votar? no hay tregua? cancelo mi voto? oh, me sentiria excluido? de segunda?

Pato Pascual dijo...

vota o anula :)
Pero ve a tu casilla.

Peje. prrrt.

Francisco dijo...

Andrés Manuel López Obrador es un buen hombre que sufre. Probablemente nunca pudo superar el haber matado a su propio hermano jugando con un arma de fuego. No es un candidato perverso que quiera engañar a la población, es un hombre que realmente quiere salvar a la sociedad y especialmente a sus miembros más vulnerables. Un hombre perturbado y acrítico con una salud mental cuestionable y poco contacto con la realidad. Un hombre que no debería tener ningún puesto de responsabilidad.

Trompetista de Falopio dijo...

Ay no maaaaa..