jueves, enero 05, 2006

Sorprendente Michoacan



Tuve el privilegio de estar en "el jardin de la Nueva España" hace unos años, sin embargo en aquel tiempo estuve perdido en la sierra de tzitzio, un municipio cercano a Morelia. Las aventuras en aquel lugar estan en otro lugar
  • osea aquí
  • un web que hice como proyecto de servicio social.
    Desde entonces queria volver, y más aún con la insistencia de David, un gran amistad que forme allá en medio de los cerros. Conseguí escaparme por estas fechas, decidí pasar el fin de año en esa tierra de misterio y agarramos el camino hace una semana.
    Llegamos a Morelia, allí pude apreciar con detenimiento por qué es una ciudad considerada patrimonio de la humanidad por la Unesco, pues esconde por aquí y allá rincones enigmáticos sólo accesibles a aquel que esta dispuesto a entregarse por un rato a la ciudad.
    Luego estuvimos en los rinconcitos de la alguna vez trabajada tierra michoacan. Tiripetio un pequeño pueblo que esconde la universidad agustina más antigua del continente, también Acuitzio, y por el lado del lago de Patzcuaro San Andres, Santa Fe, y finalmente San Jerónimo Purenchencuaro donde pasamos año nuevo.
    Al día siguiente visitamos la hermosa escena apocalíptica que es el Paricutín, los remanentes de aquella iglesia invadida subitamente por olas de fuego ahora congeladas en el tiempo.
    Pude escuchar en las calles de los pueblos el purepecha, un idioma claro, muy alto, sonoro, líquido, y mientras escuchaba veía las placas de los carros la mayoria originarios de lugares extraños muy al norte, Oregon, Dakota, illinois.
    El campo se abandona poco a poco, los pueblos estan vacios de hombres, sólo quedan las mujeres, los niños y los ancianos, todo el que puede irse se va. Eso sí hay nuevas escuelas, y las iglesias estan reparandose, se ve que ha entrado dinero gracias a los que se van, pero a costo de que muchos no regresan.
    Escuche palabras de franca sabiduría de los michoacanos. En una tiendita el abarratero escuchando una discusión mía interrumpio para decir wittgensteineanamente que los malentendidos son problemas del lenguaje: -Tome por ejemplo la palabra amor. Todos le diran algo diferente y todos tienen la razón.- Sin embargo añadio que no hay que prestar atención a los necios: -Los vasos reciben tanta agua como su capacidad les permite. Así es la mente.- Citando de ese modo al Baghavad Gita y haciendome meditar profundamente sobre el tema de mi tesis.
    Me contaron la historia de como los purepechas evitaron la invasión méxica, invadiendo su campamento con las mejores mujeres y embriagandolos a todos los vencieron. Michoacanos hijos del ingenio hermanos de Odiseo, me impresiona por mucho sus aptitudes y la fuerza de sus tradiciones. También supe la historia de un conde danés que quería desaparecer de la historia volviendose jesuita para irse a morir a una tierra bella, la de Michoacán.
    En estas fechas vuelven algunos del norte llamados cargeros por ser los responsables de las fiestas. Muchos compromisos se posponen para épocas en que los señores puedan volver, y entonces se hacen reuniones que duran dos o tres días. Por las licencias de este tiempo hay hasta cuatro o cinco fiestas los mismos días en un sólo pueblo. Por ello hay un derroche de algarabia por las calles, y las bandas van de aquí para ya, en la plaza, en la iglesia, en el lago tocando con fuerza los acordes que los migrantes sólo escuchan una vez cada muchos muchos años hasta que puedan volver. Sin embargo a pesar de que los edificios se pintan sus interiores se vacían. Ese estado que brilla tanto de tanto languidecer, que se hace fuerte de tanto olvido y que nace cada vez que uno de sus hijos se muere en el destierro. Como fuera ver el lago dando peces, y los maizales a pleno, y la gente todos juntos y no extirpados como semillas pero ni modo, así es esto.

    Pd. Los dejo con algunas fotos que tome, estoy impresionado con ellas y es que realmente en la región hay lugares hermosos. Mi favorita es la de las niñas, tome esa foto en un pueblito llamado Santa Fe. Ciao.





    6 comentarios:

    oscardo elornel dijo...

    Gracias por esta crónica después de su prolongada ausencia bloggística. Sólo quiero añadir que mi foto preferida es la de aquel ser cabezón y cojo.

    Qué diablos es eso? jaja.

    Pato Pascual dijo...

    Ese ser estaba de camino al registro civil de San Jerónimo Purenchencuaro, desconozco por completo sus intenciones. Una banda musical lo acompañaba.

    Miguel Tormentas dijo...

    corre por mis venas sangre michoacana y me apena que patzcual se haya ido para allá antes que yo, sobre todo me da envidia lo que parece ser un gran viaje (aunque hace años conocí un pequeño pueblo de michoacán, pero no salí de ahí)

    Aristóteles dijo...

    Gracias por el viaje. Amo el sur de México. Me encanta estar de vacaciones y ¿a quién no?...

    Gracias por la información, muy interesante... ¡Patrimonio de la humanidad por la Unesco!

    Gracias por las fotos. Están bien.

    Gracias por la visita.

    Uuy... ¡Cuantas gracias ¿no?!

    Nos estamos leyendo.
    Saludos Aristotélicos.

    fat weasel dijo...

    apaya al CANDIPATO y di DUCKOFF!!


    mensaje posteado x amigos del CANDIPATO.

    Trompetista de Falopio dijo...

    Ay chinitas, qué fotos tan bonitas, me acuerdo del congreso y de... y luego de...