lunes, enero 30, 2006

¿Que saben ellos?: la sociedad de los bloggueros muertos

Paseando en la blogosfera me he topado con muchos blogs abandonados. Fantasmales con fechas de caducidad inaudita. Agosto de 2004, Febrero de 2005.
¿Qué saben ellos?
¿Qué saben ellos los bloggueros que deciden irse?
Algunos se despiden, otros no. Pero simplemente se van y nosotros, nosotros aquí seguimos gimiendo y llorando en este valle de silicón de lagrimas.

¿Acaso han visto en el mundo algo que nosotros no hemos visto? ¿acaso se han liberado de las cadenas opresivas de la imagen virtual? ¿saben algo que nosotros deberíamos saber? ¿qué la vida es muy corta para pasarla detrás de una pantalla?

Yo he visto la transmigración de queridos, muy queridos y entrañables que nos han dejado a aquí en este desierto. Hay quienes son viejos en este mundo tres, cuatro años. Otros niños de meses y algunos jóvenes. Pero así llegamos y así nos vamos.

¿Dejar el blog será un estadio mejor de consciencia? Ya no estan aquí, nosotros seguimos. Podemos seguir toda la vida y nunca podremos dar cuenta a esta incognita. Los que tenemos aspiraciones de escribano, será por demás seguro que estaremos más tiempo.

Yo no sé. ¿Qué saben ellos?

3 comentarios:

hugo dijo...

se acaba la novedad de publicar, de ser leido, o la posibilidad de ser ocurrente o la pura aburricion, como con cualquier otro proyecto iniciado y abandonado.

pero tienes razon, creo, en que quienes aman escribir siguen y siguen. y ademas tu quieres ser maestro, y publicra es ser didactico de alguna forma. por cierto, te felicito por tu sincera ambicion de enseñar. dificil. valioso.

AleEle dijo...

Pues igual y en vez de blog ahora tienen diario. A lo mejor otros se olvidaron de su login. Tantas posibilidades.

El blog podría ser otro ejercicio de escritura, tirandole a genero literario (me gusta mucho esa idea tuya). En mi caso es otro de mis espacios para practicar mi escritura, nomás se aprende a escribir, escribiendo.

Y bueno, conoces a un amigo mio :)

Aristóteles dijo...

Creo que vienen y van ¿no?

Saludos.