lunes, enero 23, 2006

Linea de espera

Cuando Alex de Large esta pasando por el tratamiento Ludovico en Naranja mecánica con intención de reformarlo moralmente, su mayor sufrimiento no son las imágenes de violencia ni el dolor inducido (esto con el fin de que asocie lo uno con lo otro) sino más bien que el montaje cinematográfico tenía como fondo musical obras de Beethoven.
Me ha ocurrido lo mismo, hoy en el teléfono en la línea de espera (una tortura similar), pude escuchar el último movimiento de la novena, y no fue agradable que la pusieran, la cortaran y la volvieran a poner mientras yo esperaba atención. ¿Por qué quieren que asocie el tedio, el sufrimiento y el dolor con algo tan bello y sublime? ¡Es de llorar y arrancarse las venas con pinzas!
Cualquier cosa hubiera sido mejor que cercenar violentamente pedazo tan grande del espíritu humano, pongan a los cumbia kings, a pulsar fm, a lalo y lagrimita, por supuesto que son una tortura escucharlos pero a ninguno de ellos me interesa asociarlos con el dolor por que ya lo son en si mismos y que los corten violentamente más bien causa cierto placer, pero a Beethoven ¡a Beethoven! por teléfono, por teléfono y mientras espero imbuido en el tedio. ¡No!


¡No, háganme lo que quieran! ¡lo que sea! ¡Pero todo menos Ludwig! ¡No se metan con él! ¡Nooooooooooooooooooooooo!

7 comentarios:

Marie-Laure Bosch dijo...

Muy gracioso.

hugo dijo...

jaja, que barbaridad, alguien ha visto la pelicula y esta aplicando tortura generalizada. y el nuevo libro de stephen king habla de las torturas a traves del celular. abajo los telefonos!

Miguel Tormentas dijo...

doloroso, sí, y sin embargo ya antes tu ídolo derbez había hecho lo mismo justo con la novena sinfonía! ¿quién te entiende? jeje
sin embargo a veces pueden tener el efecto contrario, por ejemplo hay una sarabanda de Haendel porque me gusta el anuncio de Levi's donde corren y rompen paredes

una última nota, nunca le has pasado que suena el teléfono y descuelgan y está esa canción de robbie williams con nicole kidman? es una experiencia kafkiana... (parece que es palacio de hierro, que extrañamentve te llama cuando todos sus operadores están ocupados)

Aristóteles dijo...

Je... ¡que cosas!

Kubrick simpre utiliza ese tipo de "piezas musicales" en sus películas.

Saludos musicales.

idou_picio dijo...

Quizá yo aceptaría escucharla pero con la condición de que la oyera completa. Es decir, que no retomaran la llamada hasta que finalizara el movimiento. Já, tal vez cuando a mitad del coro te dijeran "¿bueno?" uno podría hasta darse el lujo de gritar, y con justificación:

"¡Con una chingada! ¡¿tenías que contestar justo ahorita?! ¡Cuelga, carajo y ponla de nueva cuenta!"

Claro, ésto sólo aplicaría a casos especificos y momentos peculiares. Por lo demás, resulta tan incómodo como cuando entras a una página y están sólo cinco segundos de una pieza musical que se repite ad infinitum Eso, creo, sí que sería una tortura.

Saludos cordiales.

Seleccionador de música de espera dijo...

He leído su post y prometo que la próxima vez que llame, se encontrará con el fondo musical que versa así... "Padre Abraham tenía muchos hijos, muchos hijos teeeeenía él, tú eres uno..."

Vicadin dijo...

me encanto tu blog
no se ni como llegué,
de acuerdo en demasía con el afan de poner piezas en donde no, pero no es todo, no sé porque el afan de hacer cualquier cancion en tecladito, o si era en piano la original la hacen de violincitos, el chiste es ridiculizar la obra ajena