martes, enero 31, 2006

Pequeño tributo a grandes escritores

Hay algunos blogs que ya no existen, algunos que cambiaron de nombre o de sitio y otros que antes no existían. No habría por que preocuparse de esta menudencia sino fuera por ese detalle pequeño que es la sección de enlaces. Hacía mucho tiempo que no revisaba la mía.
Señores es hora de los reclamos y de los despechos. Los enlaces de blogs que síaparecen ahora son mis blogs favoritos, no siempre los comento a todos pero siempre los leo, también es gente que he aprendido a querer a través de las letras y otros más que ya queria desde antes. Parvada de ociosos los tengo muy presentes y ha sido una gran experiencia tenerlos conmigo este tiempo. Había muchos sentidos -con justa razón- que me decían: patito, patito color de cafe ¿por qué no estoy en tus enlaces? Quisiera saber. Ya estas.
Dense cuenta de la singular divisón de los enlaces, espero que tampoco haya disputas por dicho criterio.
Este es un pequeño homenaje para algunos escritores que me han hecho mejor la vida. En verdad si estas aquí quiere decir que en algún momento, algo que dijiste o hiciste movió la fibra de un servidor y que realmente al menos para una persona vale la pena que escribas y sigas escribiendo.

Pd. Por cierto hay algunos blogs muy buenos que no publican con frecuencia y que también quiero mucho, Ch, Su, N, Mo, no los pongo por atención a los que dan click en los enlaces, ojalá pudiera verlos más seguido para ponerlos con gusto. No me gustaría tener alguna omisión, si eres de estos como los que he descrito y faltas. ¡Llameme! Otra cosa, si alguien sospecha que el blog de algún amigo suyo puede gustarme también: ¡Llameme!

lunes, enero 30, 2006

¿Que saben ellos?: la sociedad de los bloggueros muertos

Paseando en la blogosfera me he topado con muchos blogs abandonados. Fantasmales con fechas de caducidad inaudita. Agosto de 2004, Febrero de 2005.
¿Qué saben ellos?
¿Qué saben ellos los bloggueros que deciden irse?
Algunos se despiden, otros no. Pero simplemente se van y nosotros, nosotros aquí seguimos gimiendo y llorando en este valle de silicón de lagrimas.

¿Acaso han visto en el mundo algo que nosotros no hemos visto? ¿acaso se han liberado de las cadenas opresivas de la imagen virtual? ¿saben algo que nosotros deberíamos saber? ¿qué la vida es muy corta para pasarla detrás de una pantalla?

Yo he visto la transmigración de queridos, muy queridos y entrañables que nos han dejado a aquí en este desierto. Hay quienes son viejos en este mundo tres, cuatro años. Otros niños de meses y algunos jóvenes. Pero así llegamos y así nos vamos.

¿Dejar el blog será un estadio mejor de consciencia? Ya no estan aquí, nosotros seguimos. Podemos seguir toda la vida y nunca podremos dar cuenta a esta incognita. Los que tenemos aspiraciones de escribano, será por demás seguro que estaremos más tiempo.

Yo no sé. ¿Qué saben ellos?

sábado, enero 28, 2006

Vida etica segun la mirada de Hegel y Evel Knevel


Hace tiempo que no pasaba un buen rato con un viejo amigo. Al verme hizo hincapié en un cambio, según él, la mirada se me había hecho más severa, como si hubiera crecido mucho en muy poco tiempo. (Lo cual a su vez me recordó el retrato de Hegel severa y castigadora propia de un filósofo que quería ser pastor luterano) No sólo eso me preguntó por qué creía yo que había cambiado, y no le pude responder. Me dijo que le pareció muy extraña la respuesta, yo siempre creía saber lo que pasaba conmigo y hacía donde iba. De alguna forma esa neurosis autoconsciente de la cual muchos de mis amigos estaban tan acostumbrados se diluyó.
En esta semana tuve que hacer algunos cambios en mi horario, decidí dedicarle más tiempo a mi tesis y empezar a trabajar cuanto antes en ella, con la intención de terminar la maestria en un tiempo decente, a pesar de que no pueda "socializar" tanto en la universidad. Todo esto vino a cuento de una entrevista que me inspiró de Evel Knevel, allí el "más grande de todos los temerarios" relató como el trabajo era la primera prioridad en su vida. De acuerdo dijo, la familia es lo más importante, pero si no eres el mejor entonces no estas haciendo nada por tu familia. Como sea ellos estarán allí, y por eso el trabajo debe ser lo más importante.

De acuerdo Evel, matrimonio y mortaja del cielo baja, y en cambio la profesión depende de cada uno. Sé que en el campo en el que me quiero desenvolver: el académico, es muy competido, y muy exigente a pesar de lo que mucha gente podría creer. Sólo los mejores llegan al final. Es una profesión hermosa para quienes la conocemos, pero también sabemos que esta llena de sacrificios. Se tienen que dejar muchas cosas a un lado, e invertirle mucho tiempo al estudio. He tomado esta decisión hace tiempo y espero seguir firme.
Quizá sí me he hecho más serio, como un payaso que ha escuchado todos los chistes y cuando le cuentan uno no se ríe por que sea gracioso sino por que le trae recuerdos de un tiempo que ya no existe.

martes, enero 24, 2006

Acerca de la longitud del texto en el blog

No quito el dedo del renglón de atender al blog como un nuevo género literario. Quiero pensar que el estudio hecho en este blog no es único y que abundan en la red varios curiosos tratando de entender esta nueva forma comunicativa. Si al menos este no es el lugar donde se da un análisis pertinente acerca del tema me basta con que funcione al menos como referencia.
A diferencia de otros géneros literarios, el objetivo del blog varía con cada autor. No hace falta cumplir con "cuotas" de género, como en el cuento o la novela donde son imprescindibles al menos ciertas estructuras. En el blog eso sobra por distintas razones, primero es que el aseguramiento (o no) de cierto público que no esta basado en la calidad del texto puede estimular sin -insisto- cuotas de género la originalidad o los ánimos del escritor. Por otro lado en muchas ocasiones el objetivo del blog no es la lectura sino simplemente un medio de expresión, en otro tiempo un medio de expresión sólo podría llegar al público basado en cierta calidad, aquí la calidad no importa.
Pero más allá de la calidad es interesante analizar los objetivos que puede tener un escritor a la hora de publicar en su weblog. Uno de ellos es el ya mencionado, la simple inquietud de expresarse, hay quienes también además quieren ser populares entre otros internautas y otros más quienes quieren divertir, informar, entretener o compartir.
Hay tantos objetivos como mentes posibles, y la disponibilidad de este nuevo medio todavía no parece hacer caer en cuenta a algunos de su tremendo potencial. Puedo pronosticar que este medio ira creciendo con el paso del tiempo, espero yo con una mejor calidad y seriedad de los participantes y tengo también la esperanza de que en el futuro se verá con más claridad lo que estoy diciendo. Por el momento el medio parece un simple juego y distracción, pero dentro de no mucho tiempo puede convertirse en una importante revolución informática, cultural y artística.
Si analizamos al menos lo que podemos ver hoy es que el blog es más popular como forma de entretenimiento, los weblogs más populares tienen un escritor afable pero más que nada con una temática anecdotaria. De alguna forma sus lectores están preocupados de lo que acontece en su vida como si se tratara de una novela o un drama televisivo. Después de ellos me parece que les siguen en popularidad, plumas críticas que suelen tener un comentario novedoso ante un acontecimiento local o mundial. Luego de ellos vendrían blogs temáticos con inquietudes bien definidas y algunos que mueven a la reflexión. Por último en la escala social del medio se colocan el resto de los weblogs que son también anecdotarios pero reiterativos con lugares comunes o algunos otros muy buenos pero que no han tenido suficiente como para darse a conocer. En fin esta tipología no exhaustiva sólo pretende plantear un panorama general y muy escueto de lo que a mi parecer son los weblogs más populares. Si analizamos el objetivo de los weblogs podemos ver que aquellos interesados en la popularidad deben ser amenos, con posts cortos y regulares, fotografías y temas accesibles para todos, mientras que hay otros weblogs más profundos y reflexivos que no escatiman en longitud por lo que pueden ser menos atractivos para el gran público.
Un consejo adecuado para cumplir con las expectativas como escritor de blogs es plantearse objetivos muy claros:
¿Qué quiero lograr con un blog? Entretener, expresar, informar, generar reflexión, etc...
¿Cuantas visitas quiero alcanzar?
¿Qué tipo de público quiero? De que edad, sexo, nacionalidad, etc...
y por último: ¿qué medios debo obtener para lograr mis objetivos?
Un poco de reflexión puede aclarar los anteriores objetivos. Por ejemplo de la experiencia hitlercito aprendí que un comic es una forma de obtener un público muy amplio, aunque menos crítico. Entradas sobre filosofía y reflexiones culturales me brinda un espectro social mucho más corto en cuanto cantidad pero más amplio en conocimiento y crítica.
Me parece increíble la propiedad del weblog de adquirir un público afín "a la carte" dependiente del texto escrito, y como de una semana para otra se puede tener audiencias completamente diversas basado en la temática y estilística.
La pregunta no es cuántas entradas quieres obtener, sino qué puedes hacer como escritor para obtenerlas o también si estas dispuesto a tener un público amplio (Algunos muy buenos blogs han entrado en crisis por súbitas entradas numerosas e inesperadas). Por mi parte quiero decir que no me gustaría que majadería se volcara en un sitio estrellita si tuviera que sacrificar los excelentes comentarios y lectores que he obtenido aquí, aunque no sean muchos o no puedan comentar a diario. He pensado ya tiempo en hacer un sitio estrellita (alguno con comics, reseñas de películas y polémica de temas de interes general, generos en los que ya he incursionado pero que he dejado en virtud de mi ya habituada verborragia) pero no por ahora, algún amigo me dijo que majadería se estaba convirtiendo en una especie de trademark y me tiene muy contento escribir aquí para todos ustedes. Por cierto a mis mejores comentadores les debo entradas en mi parte de links pero no he tenido la voluntad de hacerlo, es lo menos que puedo hacer, prometo que vendra el cambio.
El tema del weblog seguirá intrigándome, y espero ver pronto en otros sitios reflexiones sobre el género como reiterativamente han aparecido aquí. No quisiera convertirme en la referencia obligada. Bueno sí pero no la única.
Saludos.

lunes, enero 23, 2006

Linea de espera

Cuando Alex de Large esta pasando por el tratamiento Ludovico en Naranja mecánica con intención de reformarlo moralmente, su mayor sufrimiento no son las imágenes de violencia ni el dolor inducido (esto con el fin de que asocie lo uno con lo otro) sino más bien que el montaje cinematográfico tenía como fondo musical obras de Beethoven.
Me ha ocurrido lo mismo, hoy en el teléfono en la línea de espera (una tortura similar), pude escuchar el último movimiento de la novena, y no fue agradable que la pusieran, la cortaran y la volvieran a poner mientras yo esperaba atención. ¿Por qué quieren que asocie el tedio, el sufrimiento y el dolor con algo tan bello y sublime? ¡Es de llorar y arrancarse las venas con pinzas!
Cualquier cosa hubiera sido mejor que cercenar violentamente pedazo tan grande del espíritu humano, pongan a los cumbia kings, a pulsar fm, a lalo y lagrimita, por supuesto que son una tortura escucharlos pero a ninguno de ellos me interesa asociarlos con el dolor por que ya lo son en si mismos y que los corten violentamente más bien causa cierto placer, pero a Beethoven ¡a Beethoven! por teléfono, por teléfono y mientras espero imbuido en el tedio. ¡No!


¡No, háganme lo que quieran! ¡lo que sea! ¡Pero todo menos Ludwig! ¡No se metan con él! ¡Nooooooooooooooooooooooo!

jueves, enero 19, 2006

El Sanchez desterrado: con ocasion del Rally Alejita

Tengo el poco convencional privilegio de ser uno de los únicos nietos de la Abuelita Alejita que no nació ni se crió en Colombia. (Comparto la extraña cualidad con mis primos los Sugra Jimmy, Danny y George). Dicho suceso me llevó a sentirme a veces ajeno a la familia y por supuesto no por convicción sino por que las circunstancias no me permitían entender lo que implicaba ser un Sánchez.
De cualquier modo a veces, incluso a corta edad, tenía ciertas intuiciones, veía en la casa, la casa de todos ustedes aquí en México, extraños objetos de una remitencia distante que hacía ecos con la sangre. De pronto en las bodegas de la editorial me encontraba con unas Marinas pintadas por Julián, en la sala los retratos de bosque tan coloridos y el paisaje de Villa de Leyva de Bernardo y en alguna habitación una imagen de un Quirófano pintado por Eduardo.
De vez en cuando también visitaban tíos y primos que entonces me parecían ajenos, mis padres y mis hermanos se cuidaban mucho de hacer las líneas de relación que yo por aquellos tiempos por mi corta edad me eran tan incomprensibles como es ahora tratar de memorizar todos los nombres de bisnietos.
A su vez las historias de Moniquira me llegaban a cuentagotas, no en los ríos acostumbrados de las reuniones Sánchez donde se cuentan centenares por minuto, sino que yo me enteraba de alguna cada año o dos con una inconsistencia tal que no me permitía saborear el espíritu Sánchez.
Sin embargo algo moraba dentro de mi. Esa afición por lo extraordinario, esa sensibilidad artística, ese gusto por el arte clínico de saber vivir tan propia de los Sánchez de pronto hacía destellos en mi sin comprender su procedencia.
Viejas historias de juergas, de paseos por ríos que sólo conozco en sueños, y un ritmo inusual al hablar de pronto se apoderaba de mis padres y de mis hermanos sin que yo comprendiera la inusual transformación, sintiéndome extranjero a veces en mi propia casa, pero a la vez como si existiera un pasado maravilloso del cual nunca forme parte.
Tuvieron que pasar muchos años para que comprendiera, ni siquiera con las pocas visitas que hice a Bogota ya que las estancias eran muy cortas así como mi edad. Todo empezó a cobrar sentido cuando alguien me habló de lo que era la filosofía, realmente nunca hablé de ello con mi padre a pesar del oficio, pero comprendía exactamente lo que era al menos de una forma vivencial. Así como la filosofía es el arte de pensar y también el de saber vivir, así me habían inculcado mis padres, una vida de alegría familiar, con gastos moderados sólo los indispensables, un cariño por el buen gusto y la sensibilidad artística: la música, la pintura, la poesía.
Sin embargo el análisis sesudo no es una característica muy propia de los Sánchez, eso se lo atribuyo más por el lado de mi padre una familia un poco idealista a veces un poco ilusa pero eso sí siempre muy reflexivos.
Los Sánchez, a diferencia de los Cavallazzi, saben vivir no por que sean muy reflexivos sino por que simplemente se avientan al ruedo y viven. La terquedad es una característica fundamental de la familia, pilar de nuestra capilla, santo de nuestra devoción. Cuando a un Sánchez se le ocurre que será Médico, Filósofo o Artista no hay modo de moverlo de parecer. Sin embargo esa terquedad se combina con esa pasión que se nota en los ojos, negros azabache penetradores como el mismo acero, pero pacíficos, moderados en su forma de andar refinados y cultos, justo como el abuelo Julián.
Algo de eso notaba en la familia, así de callados, así de tranquilos de pronto había arrebatos de fuego y de vez en cuando se ve en un Sánchez una locura que hace retumbar los cimientos de cualquier muro.
Tuvo que pasar un poco más de tiempo, en un lugar un poco más ajeno y más familiar a la vez para que empezará a comprender. En un viaje que hice un par de años a Michoacán, en la sierra en una apartada comunidad me tope con las cimas encumbradas, las mañanas nublosas, y las casitas de teja rojiza y pintadas de una similaridad pasmosa a los paisajes de la añorada Boyacá. Por azares un compañero se llevo cien años, yo por los mismos azares casi premonitorios había esperado muchos años para leerlo y no fue entonces en ese paisaje tan conveniente que lo leí todo de cabo a rabo en tres sentadas. Conforme pasaba las páginas las piezas del rompecabezas comenzaban a acomodarse, no se llamaba Macondo aunque también comenzaba con M, no era Ursula, ni Aureliano, y allí estaba la calle, y acá la casa, y por allá venía su señoría puerto a tomarse el chocolate. Poco a poco esa región costera descrita por el Nóbel de Colombia se iba convirtiendo en Moniquira, y los sucesos narrados no eran productos de ficción sino las historias de Jorgito y los caballos, y de mi papá llegando al pueblo recibido con el saludo afectuoso de un puñetazo, y las tías entonces las niñas Sánchez haciendo la visita con el novio y otras más haciendo la escapada.
Si uno es cuidadoso nota como la historia esta narrada en tiempo perdido, como si uno la supiera de a oídas, como si alguien la hubiera vivido y no uno, justo como a mi me había sucedido. Regrese a casa del viaje transformado y aunque yo no estuve en aquel tiempo y aunque he nacido mexicano, me encuentran hoy aquí, de filósofo como algún Buendía o más bien como todo un Sánchez, emprendiendo ideales quijotescos, esperando algún día vivir de un oficio pero no de un oficio cualquiera sino de arte, haciéndola a veces de librepensador como el abuelo y otras de sacristán pero eso sí, orgullosamente siendo el último de la dinastía de los nietos, el más pequeño llamado con una distinción que quizá no merezco: Alejandro.
Hoy es el Rally Alejita, hoy el milagro de este nuevo año, un año nuevo donde no recordamos una perdida sino el encuentro de la mamá grande con el mundo nos ha fortalecido a cada uno, uniéndonos de formas insospechadas con historias, con fotografías, con proyectos escritos y es que no cabe duda que la abuela ha escogido el corazón de cada uno de nosotros para habitar.
Soy Sánchez hijo de Sánchez Sánchez, uno muy lejano en tiempo y en espacio, uno que vive sin comprender las proezas llevadas por otros con el mismo apellido, pero así esta bien, por que a mi nadie me lo cuenta, sino que voy viviendo día a día de que se trata esto de ser Sánchez.

miércoles, enero 18, 2006

Mi papa no es una mascota corporativa


Aprendí muchas cosas en mi viaje a Michoacán. Pero no tenía pensado aprender que se puede ser hijo de una mascota corporativa. Resulta que una de mis compañeras de viaje, María es hija de uno de los propietarios de las celebres gelatinas D´Gary. Además de ello fue la inspiración para el dibujo de la compañía que acompaña a los millones y millones de empaques del delicioso postre.
Cuando le hice notar el hecho sorprendente de manera muy específica ella no se había percatado de la responsabilidad que tenía en sus manos.
Le dije: -¡No puedo creer que ese sea tu papá! ¡Eres la hija de una mascota corporativa! ¡Es como si mi papá fuera el Tigre Toño!
Más aún, ante la historia de eventuales disputas por el control de la empresa le dije: -¡Tu padre no tiene nada que temer! Imagínate que el osito Bimbo entrará en medio de una discusión administrativa ¿no crees que le harían caso?
Mi amiga se encontraba un poco triste, el negocio fundado por su abuelo se había convertido simplemente en eso: en un negocio. Las gelatinas son testigos silenciosos de la vida cotidiana de las casas, un elemento que casi nadie recuerda, como una maquina sandwichera o una tina, todos tienen una pero las recordamos una vez cada año. Las gelatinas son servidas frecuentemente en nuestras mesas, pero casi nunca las recordamos. Es ese postre rico, bajo en calorías que estimula el crecimiento de las uñas y del cabello. Ya no hay esa pasión en la familia por hacer nuevos productos, descubrir nuevos sabores. Me imagino la fabrica D´Gary como la fabrica Wonka, inventando nuevos productos, combinando las mejores leches condensadas con las gelatinas, haciendo postres de frutita. La realidad parece ser algo muy distinto de eso. Ganancias y la nueva intervención de la compañía al mercado americano. ¡Al parecer pocos piensan en el inmenso potencial de la gelatina, el postre del futuro, bajo en calorías, que endulza tu vida sin hacerte subir un gramo! ¿Qué me dicen de los cerebros de gelatina sin D´Gary? Además el cuerpo se beneficia de varias maneras al usar la gelatina ya que ésta ayuda a reconstruir cartílagos en sus coyunturas, ayuda en la deshidratación, trastornos musculares, dolor de estomago. La gelatina contiene arginina que aminoácidos que ayudan al crecimiento de los músculos. La gelatina también ayuda a perder peso cuando se usa como postre entre comidas ya que contienen grandes cantidades de agua.
No importa las ganancias ni las perdidas de esta transnacional mientras las gelatinas y su simpático niño comelón siempre nos acompañen en nuestras mesas aunque no nos demos cuentas.
Ahora algunos links:
  • la página de la compañía donde le puedes cambiar el sabor al sitio
  • algunos datos interesantes acerca de D´Gary


  • ¡Por cierto un saludo a María Gargari si algún día das con el blog!
    ¡Ciao!

    domingo, enero 15, 2006

    El dominio de la personalidad: ideas para ser mejor persona

    Alguna vez una persona muy sabía me dijo que el primer requisito para convertirse en mago era dominar la personalidad. Durante el combate en las artes marciales mi maestro el Sifú Juan suele repetir: controla tus emociones. Por último alguna vez Miguel Tormentas me aplicó un test de Eneagramas, (los eneagramas son modelos de personalidad generales que sirven para determinar los hábitos o accidentes psíquicos de algún sujeto aunque no les tengan mucha confianza algunas personas y sectas religiosas los utilizan para embaucar a otros tal como a veces sucede con la astrología, si se topan con uno resuélvanlo quizá como curiosidad) al realizarlo no me sorprendió el resultado, pues los modelos tienen similitud con los signos zodiacales occidentales, y mi enegrama es muy similar a mi signo piscis, luego descubrí que esta prueba psíquica se basó en la astrología para formular sus modelos.
    La astrología también por su parte (sin recurrir a sus supuestas características premonitorias) logra predecir con cierto indicio de exactitud la personalidad, estoy muy seguro que esto no tiene que ver con características "mágicas" sino que hay ciertos patrones del comportamiento que corresponden a cierta época de gestación. La teoría de algunos (como mi hermana Adriana) es que según la época de nacimiento y las condiciones climáticas eres más propenso a ciertos pareceres y afinidades como funciona de hecho la tradición de los nativos americanos. Quizá se pudiera indagar más seriamente al respecto, pero eso sí estoy seguro que se obtendría cierto porcentaje de exactitud en la correspondencia de actitudes personales con signos zodiacales.
    Mi intención por el momento no es hablar de la validez de la astrología sino de como a lo largo de la historia y de distintas tradiciones y profesiones se ha hecho un intento de ver lo común entre los distintos tipos de comportamiento humano.
    Es la inquietud de la psicología también describir y desarrollar distintas formas de personalidad así como trastornos asociados con ellos. Los ejemplos precedentes científicos (psicología), pseudo-científicos (eneagramas) y folklóricos (astrología) nos hablan de que es una inquietud del hombre clasificar su forma de comportarse a su vez de desarrollar una teoría de los comportamientos basada en afinidades generales.
    Esto llevaría a pensar a muchos en un determinismo psíquico, lo que antiguamente se llamaba destino en la astrología y lo que hoy se llama conductismo en la psicología. Es decir que no podemos escapar a nuestra personalidad, ya sea que esta sea innata o inducida por el ambiente.
    Es aquí donde estas teorías y ciencias no pueden llegar más lejos, pues la libertad no puede ser estudiada empíricamente. ¿Qué respuesta podemos dar los filósofos? Hay ciertas cosas de lo que cualquier filósofo esta convencido, por ser bases de nuestra profesión. Primero que el auto-conocimiento no sólo es posible sino que es la base de nuestro método resumida en la frase socrática del friso de Delfos: Gnoti-Seutón, Nosce Ipse; Conócete a ti mismo. Segundo que si hay algo posible más posible que el conductismo o la determinación es que es posible dudar como comienza el método cartesiano de filosofar.
    Cuando leí un pequeño pero muy ilustrador libro de Martín Bubber, llamado ¿qué es el hombre? me di cuenta que se puede poner en crisis todo de la definición: "hombre". La racionalidad no parece ser la diferencia específica de nuestra especie como decía Aristóteles ya que esto lo ha puesto en duda la modernidad, ni las afecciones o los sentimientos sino quizá como Bubber responde vía Heidegger y existencialistas cortesía de un filósofo danés que no diré por que me abuchean; es la capacidad reflexiva la que nos convierte en hombres.
    Es ella la que nos puede sacar de la barbarie racional como hubiera sido sensato hacer con los totalitarismos del siglo veinte pero es también ella la que puede hacernos conscientes del mal que es obedecer sin chistar a las pasiones.
    La reflexión es también la que nos hace conscientes de nuestros hábitos psíquicos, de si Vg. tendemos a obrar intempestuosamente o por el contrario somos demasiado dubitativos a la hora de tomar una decisión. Es la reflexión la que permite vernos en un espejo, no sólo reconocernos como individuos sino reconocer nuestras acciones y tendencias.
    La astrología aconseja a los Piscis a poner los pies en la tierra, a su vez a los del eneagrama número cinco (el de los que buscan el conocimiento) sugiere a los individuos ser más prácticos en su vida, por último la psicología recomiendo a los neuróticos que no traten de controlar todo a su alrededor por medio de controlar su actividad mental. Los consejos provenientes de estas distintas fuentes coinciden y son posibles por que podemos actuar en consecuencia a nuestra reflexión.
    Ahora bien tampoco debemos entonces apostar todo en contra de la personalidad. La misma es una estructura que a cada uno le permite tener ventajas sobre otras personas en distintos campos. Un obsesivo del orden puede ser un gran operador de torre de control pero quizá no sería un buen pintor en comparación a una persona más creativa.
    La personalidad es la materia de nuestra mente. Así como hay quien tiene cualidades físicas más aptas para ciertos trabajos (por ejemplo los altos pueden ser mejores basquetbolistas) así también alguien puede aprovechar su personalidad. Pero eso sí, atención, sólo es aquel que tiene la voluntad de aprovechar sus ventajas aunque sean pocas, el que al final sobresale aún si no tiene las mejores cualidades, (como sucedió por ejemplo con Michael Jordan).
    En conclusión la personalidad no hace a la persona pero si esta sabe aprovecharla puede serle muy conveniente. ¿Esto quiere decir entonces que la personalidad no nos rige? En definitiva no. Al contrario, pienso que nosotros a través del auto-conocimiento y la reflexión podemos aprender que hay de positivo y negativo en nosotros, y por medio del esfuerzo tratar de equilibrar nuestros hábitos. Por ejemplo las personas reflexivas como los filósofos pueden procurar ser más prácticos y gente muy terrestre como ingenieros o contadores pueden fomentar la reflexividad en ellos mismos. La personalidad no es un límite sino un punto de partida, desde donde uno puede catapultarse hacía nuevas altitudes.

    Reflexión kierkergaardeana: El esteta que no conoce la reflexión esta gobernado por la inmediatez, el deseo esto podría traducirse a los designios caprichosos de su voluntad. El ético esta gobernado por el deber, sin embargo su personalidad podría engullirse su buena voluntad de hacer lo correcto sí permite que esta sea su única medida (como un compulsivo del deber). El que se encuentra en el estadio religioso es consciente de sus deseos y aspira al bien último, pero también sabe las implicaciones necesarias que conlleva el deber y puede conjugar perfectamente ambas intenciones. Él es amo y soberano de sus acciones, puede ser un bailarín entre su personalidad y lo que debe de hacer y es esto a lo que debe aspirar el hombre.

    P.D.: Bubber opina que la consciencia y la reflexión nos distinguen como hombres, pero nada se hace con pura reflexión, esta es la mejor herramienta para el conocimiento propio y del mundo, sin embargo lo que hagamos con ese conocimiento no depende de nuestra capacidad reflexiva sino de una buena voluntad.

    lunes, enero 09, 2006

    Primer dia de clases

    Cuando era chico intentaba imaginar todas las posibilidades lógicas de lo que me ocurriría en primer día de clases. Ordinariamente sustituía mi fobia de volver-a-clases y de no saber con quien te iba a tocar con esta paranoia ociosa de imaginar todo lo que podía ocurrir. Mi razonamiento era que nunca me ocurría lo que yo esperaba, así que quería imaginar todo lo que podría pasar para estar de algún modo preparado. La cosa era que intencionalmente nunca pensaba en las cosas más comunes (era aburrido) y generalmente me imaginaba lo que más me gustaba. (Que me tocaran todos mis cuates en el salón o en la carrera que me enamorara el primer día).
    Esta vez pensé en las cosas más usuales. Que tendría problemas con los pagos, que no estaría en la lista, que daría vueltas para recoger papeles y credenciales, que solamente hablaría (con suerte) con una sola persona y que en el caso de ser maestría todos serían mayores y por ello con pocas probabilidades de entablar amistad.
    Todas las anteriores se cumplieron y por primera vez no sólo supe predecir que ocurriría sino además con que estado de animo iba a terminar el día.
    Algunos amigos me envidian ahora que estoy en la ibero. Me dicen que me daré "un buen taco de ojo", y en efecto me siento como niño en dulcería, es verdad que hay muchas y muy lindas chicas, por doquier y a toda hora, sin embargo me siento más bien como un niño diabético por mi ya conocida timidez o más bien falta de experiencia para comunicarme con desconocidos. En realidad no soy tímido, pero ese primer paso de romper el hielo es en el que yo (como muchos) fallo. Me parece completamente inverosímil pararme en los pasillos a hablar con alguien, y si me lo propusiera ¿cuál sería el criterio? ¿con que chica comenzaría a hablar? Así como: ¿por qué el ser y no la nada? en este caso sería ¿por qué hablar con esta y no con otra?
    Otro criterio sería hablar con todas las que me apetezcan. Tirarle a las probabilidades como muchos expertos seductores recomiendan, sin embargo no tengo la voluntad o paciencia requerida para dicho propósito.
    Llevo años resignado a que eso de las coincidencias, casualidades y encuentros fortuitos no existen. Realmente lo que uno tiene es un ranking publicitario, entre más personas te conozcan y más personas conozcas más probabilidades de encontrar amigos y/o pareja.
    No todo esta perdido sin embargo, tengo algunos amigos en la ibero (mismos con los que no me he encontrado) y que podrán quizá introducirme a ese mundo como de hoguera de vanidades. Algunos dirían ¿para qué quieres conocer a ese tipo de gente? A mi me gusta pensar que todos se merecen una oportunidad aunque sean "ese tipo de gente".
    Por lo pronto metí poquitas materias (por eso de que no conozco el sistema) y este semestre tendré algo de tiempo libre, mismo que deberá ser invertido en la tesis, más ñoñez para mi, si es que el año pasado no tuve suficiente. Pero es la vida del filósofo, una vida dedicada al estudio y si uno quiere ser bueno tiene que estudiar mucho. Quizá en el futuro existan más oportunidades sociales por lo pronto no me cierro a las posibilidades, pero lo primero es lo primero: ¡A trabajar!

    jueves, enero 05, 2006

    Sorprendente Michoacan



    Tuve el privilegio de estar en "el jardin de la Nueva España" hace unos años, sin embargo en aquel tiempo estuve perdido en la sierra de tzitzio, un municipio cercano a Morelia. Las aventuras en aquel lugar estan en otro lugar
  • osea aquí
  • un web que hice como proyecto de servicio social.
    Desde entonces queria volver, y más aún con la insistencia de David, un gran amistad que forme allá en medio de los cerros. Conseguí escaparme por estas fechas, decidí pasar el fin de año en esa tierra de misterio y agarramos el camino hace una semana.
    Llegamos a Morelia, allí pude apreciar con detenimiento por qué es una ciudad considerada patrimonio de la humanidad por la Unesco, pues esconde por aquí y allá rincones enigmáticos sólo accesibles a aquel que esta dispuesto a entregarse por un rato a la ciudad.
    Luego estuvimos en los rinconcitos de la alguna vez trabajada tierra michoacan. Tiripetio un pequeño pueblo que esconde la universidad agustina más antigua del continente, también Acuitzio, y por el lado del lago de Patzcuaro San Andres, Santa Fe, y finalmente San Jerónimo Purenchencuaro donde pasamos año nuevo.
    Al día siguiente visitamos la hermosa escena apocalíptica que es el Paricutín, los remanentes de aquella iglesia invadida subitamente por olas de fuego ahora congeladas en el tiempo.
    Pude escuchar en las calles de los pueblos el purepecha, un idioma claro, muy alto, sonoro, líquido, y mientras escuchaba veía las placas de los carros la mayoria originarios de lugares extraños muy al norte, Oregon, Dakota, illinois.
    El campo se abandona poco a poco, los pueblos estan vacios de hombres, sólo quedan las mujeres, los niños y los ancianos, todo el que puede irse se va. Eso sí hay nuevas escuelas, y las iglesias estan reparandose, se ve que ha entrado dinero gracias a los que se van, pero a costo de que muchos no regresan.
    Escuche palabras de franca sabiduría de los michoacanos. En una tiendita el abarratero escuchando una discusión mía interrumpio para decir wittgensteineanamente que los malentendidos son problemas del lenguaje: -Tome por ejemplo la palabra amor. Todos le diran algo diferente y todos tienen la razón.- Sin embargo añadio que no hay que prestar atención a los necios: -Los vasos reciben tanta agua como su capacidad les permite. Así es la mente.- Citando de ese modo al Baghavad Gita y haciendome meditar profundamente sobre el tema de mi tesis.
    Me contaron la historia de como los purepechas evitaron la invasión méxica, invadiendo su campamento con las mejores mujeres y embriagandolos a todos los vencieron. Michoacanos hijos del ingenio hermanos de Odiseo, me impresiona por mucho sus aptitudes y la fuerza de sus tradiciones. También supe la historia de un conde danés que quería desaparecer de la historia volviendose jesuita para irse a morir a una tierra bella, la de Michoacán.
    En estas fechas vuelven algunos del norte llamados cargeros por ser los responsables de las fiestas. Muchos compromisos se posponen para épocas en que los señores puedan volver, y entonces se hacen reuniones que duran dos o tres días. Por las licencias de este tiempo hay hasta cuatro o cinco fiestas los mismos días en un sólo pueblo. Por ello hay un derroche de algarabia por las calles, y las bandas van de aquí para ya, en la plaza, en la iglesia, en el lago tocando con fuerza los acordes que los migrantes sólo escuchan una vez cada muchos muchos años hasta que puedan volver. Sin embargo a pesar de que los edificios se pintan sus interiores se vacían. Ese estado que brilla tanto de tanto languidecer, que se hace fuerte de tanto olvido y que nace cada vez que uno de sus hijos se muere en el destierro. Como fuera ver el lago dando peces, y los maizales a pleno, y la gente todos juntos y no extirpados como semillas pero ni modo, así es esto.

    Pd. Los dejo con algunas fotos que tome, estoy impresionado con ellas y es que realmente en la región hay lugares hermosos. Mi favorita es la de las niñas, tome esa foto en un pueblito llamado Santa Fe. Ciao.