domingo, noviembre 20, 2005

Cuando te das cuenta dejas de buscar.

-¿Alguna vez has corrido aterrorizado de la luna?
-¿Qué estas haciendo aquí, escondido debajo de unas escaleras en una noche tan fría?
-Ya te lo dije, le tengo miedo a la luna.
-No seas tonto, nadie le teme a la luna. La luna es hermosa.
-Es muy brillante, me hace verlo todo, no quiero ver nada.
-¿Por qué no?
-No quiero verme a mi, me doy vergüenza, todo me da vergüenza, todo debería estar apagado.
-¿Qué sucede?
-Tengo miedo, siento mucha culpa.
-¿Qué es lo que pasa?, ¿Qué necesitas?
-¡Todo! y a la vez nada.
-Deja de llorar, dime como te llamas.
-No te vayas a burar... Me dicen Pequeño Juan algunos Johnny.
-Pequeño Juan como...
-¡Sí como!
-Bueno eso no importa, dime ¿qué sucede?
-Nada es suficiente. Nada me va quitar este dolor, el mundo es una asquerosa liviandad, y si alguna vez quise a una chica ella ya se olvido de mi, estoy seguro que ya no me recuerda, y si me recuerda ¿qué? y si no es la chica será otra cosa, estoy hecho para sufrir, tu estas hecho para sufrir. Todos estamos hechos para sufrir y para vagar por el mundo buscando algo desesperadamente, algo que de hecho ni siquiera existe.
-¿Por eso tienes vergüenza?
-Sí.
-¿Por eso corres de la luna?
-Sí.
-A lo mejor la luna no es suficiente para ti, por eso huyes.
-¡Ya te lo dije! Nada es suficiente.
-Pero pequeño Juan... La vida es suficiente.

3 comentarios:

Miguel Tormentas dijo...

pequeño Juan me recuerda al hombre del video de Just

Johnymepeino dijo...

Y al final de los tiempos, cuando el sol se oscureció para siempre, la luna dejó de brillar y todos ellos salieron de debajo de las escaleras para ser llevados a las estrellas, se miraron entre ellos y eran cientos, miles y no comprendieron cómo siendo tantos no habían compartido ni su miedo, ni su dolor ni su encanto.

Azoe dijo...

Si, hasta que se acaba.