lunes, agosto 29, 2005

La ausencia sera penalizada

He estudiado los efectos de la ausencia en el blog.
No sólo en el propio sino comentando algunos otros. La presencia es la existencia, no sólo en algunas antiguas lecciones escolásticas pre-nominalista sino en el mundo blog. (No sé ni que rayos quisé decir con esto último).

Volví a México y no avise en el blog. Estoy trabajando y no avise. Mis fieles, feligresisimos lectores me dejaron mensajitos espectantes por más majadería y no la tuvieron... Bueno no escribir nada es una majadería, una grosería no el sentido técnico al cual estamos acostumbrados.

Luego me enferme, estuve dos días en el hospital, de una nimiedad. Amibiasis. Una nimiedad que en la antigua grecia me hubiera matado por que en aquel tiempo no había antibióticos.

¡Los hospitales son una excelente oportunidad para bromear con las enfermeras y para pensar en la muerte al mismo tiempo! (Great!) A uno le da una simple gastroenteritis (simple para la medicina moderna y con un seguro de gastos médicos) y ya cree que se va a morir. Pero sin ninguna de las anteriores cosas es una posibilidad muy grande... uno come cualquier cosa, sin importar el aspecto o el producto y se puede ir así como así. No todos tienen acceso a un buen servicio médico y la importancia de la salud debería preocuparnos a todos. ¿Cómo? Bueno siempre se puedan dar discursos moralinos sin dar soluciones como vemos en la televisión todos los días, ya veremos como nos arreglamos pero el caso es que toca hacerlo.

Junto a mi casa hay un restaurante familiar, nuestra pared colinda con el area infantil, que fines de semana emite chillidos de horror, persecuciones, lloriqueos, risas y lamentos. (Recordemos que es este lugar donde los padres abandonan a sus hijos con el único proposito de disfrutar una comida con margaritas). En fin, la susodicha zona de juegos tiene alberca de pelotas de plástico. Todo aquel joven antes niño ochentero recordará que la cosa más divertida aún antes de tirarse por la resbaladilla hacía una alberca de pelotas era por supuesto tirar las pelotas afuera de la alberca (piscina, pileta) de pelotas. Desconozco los motivos, pero tiene que ver con cierta frustración infantil de no poder cuantíficar el contenido de una alberca ¿cuántas palmitas con agua haran falta para vaciarla? Por supuesto el niño nunca se lo pregunta pero siempre lo intenta, lo he visto muchas veces y corrobora la idea fenomenológica de la facticidad como acceso inmediato al mundo. En una alberca de pelotas el evento parece más cuantificable, con el suficiente esfuerzo un niño o su cuadrilla podría vaciar una alberca de pelotas. SI esta razón no es suficiente podríamos decir simplemente que es divertido aventar cosas, sobre todo pelotas vacias de plástico un objeto que por su liviandad puede llegar mucho más lejos, un efecto altamente anticipado por un niño. El caso es que no tenía que hacer una fenomenología infantil en torno a la pelota de plástico para decir simplemente que las tiraban a mi casa y que cada día caían como de un arbol pelotitas por todo el patio. Algunas pelotas llegaron al techo que cubre el estudio tapando las salidas de agua, provocando que esa misma agua se filtrara directamente sobre la computadora de mi padre.

Desastres. Muchos desastres pasan desde mediados de Junio algunos dicen que es por que mercurio esta en retrogrado. Sé que no duraran mucho tiempo y que este es el año del gallo. (Recompensa con mucho esfuerzo). A lo mejor ud. esta atravesando por una crisis, espero que no sea así, pero recuerde lo que San Ignacio decía en sus ejercicios espirítuales: -cuando se pase por buenos y alegres momentos es importante recordar los malos para saber apreciarlos mejor y percatarse que no todo es para siempre y también cuando se pasé por momentos malos recordar que ha habido y habrá días mejores. A proposito estas frase me la recordó mi papá cuando estaba en terapia para rehidratarme. Es un pensamiento común también en Kierkegaard, nada nos esta dado por hecho y si algo representa la fe es una continua aceptación que apenas reafirma una duda.

Andaba yo muy contento de que ya volvía a las artes marciales, de que empezaba a armar un horario y de nuevo tengo que empezar de cero. El blog fue abandonado junto con muchas otras cosas, y aquí es donde entra la fe kierkergaardeana, es un compromiso cotidiano a pesar de las adversidades o como se dice coloquialmente la constancia se realiza levantandose cada vez que se cae no cuando nunca se falla. Otra frase motivacional: los heroes estan hechos de decepciones.

Hay que darse trancasos para aprender, y a veces aunque no se aprenda nada. En fin, majadería restituyete para que no tenga que poner más posts moralinos, no hay nada peor que un consejo... Yiack! Rogemos que los lectores vuelvan.

¿Recuerdan esa película con Kevin Costner sobre un granjero que hace un campo de beisball?
Una voz le dice ex nihilo: "Si lo construyes ellos vendrán". Nunca dice qué ni quienes. El hace un campo de beiball destruyendo la mitad de su parcela. Grandes beisbolistas muertos aparecen a través del campo de maíz y juegan en su diamante. Fe, pura fe. Justo como el sacrifio de Abraham.
A mi la voz me dice: "Si escribes ellos vendrán".

8 comentarios:

oscardo elornel dijo...

Su adagio (o sino) se ha cumplido. Usted ha escrito, yo he venido. Leeré vuestro blog con gran detenimiento; me da gusto saber que no lo perdimos en esa batalla voraz frente a la amibiasis, apuleyo. Au revoir. Recuerde que tenemos una lengua que amaestrar a corto plazo.

hugo dijo...

yes, me too, here i am! pero me encanta que tanta febril imaginacion producto de tu readaptacion a tu mexico -o sea, que gringo, dos meses fuera y ya te mata un taquito de la fonda vecina!- te haga tan simpatico, revele mas facetas de tu persona, que lucha por dejar a un lado al pesado ese danes tan religioso! welcome back to le mexique, y me da mucho gusto leerte y sigue adelante y no pienses que solo enfermo eres simpatico. it was just a test, a delirium of possibilities, go ahead, go nike!

AleEle dijo...

yo vengo aunque no escribas :)
welcome back!

y a mi me gustaban más las albercas de hule espuma aunque mi mamá nunca me dejaba jugar en ellas :( y oh! como detesto que los niños saquen las pelotas de la alberca, grr a los que somos tranquilos nos quitan los juguetes!

Francisco (Meursault ha muerto) dijo...

Justo hoy platiqué con un amigo que tenemos en común usted y yo acerca de el porque no había escrito majaderías, me contó de su estado de salud y de su trabajo (que bueno que todo esté bien). Bueno es que esté usted de vuelta, primera vez que comento en este blog pero prometo no la última.

Miguel Tormentas dijo...

Bienvenido, esperamos que como Wanda nos colmes de gozo. Por cierto, la ameba es un protozoario y por lo tanto inmune a los antibióticos.

Pato Pascual dijo...

Hugo y Aleele, les agradezo la tortuosa labor de revisar mi blog (aun cuando tiene cosas escritas). Siempre lo hago y nunca dejare de hacerlo.

Sr. Oscardo, de igual manera gracias por las atenciones. Les recomiendo que visiten su blog y le echen una leida ultimamente ha habido gracias sorpresas.

Sr. Meursault, me encantan los enigmas, ¿por qué no me había dejado un comentario para que visitara su blog? Gracias por su aparición repentina con estilo.

Miguel, usted sabe que a todo insecto, espora, polen o bicho los filósofos le llamamos insectos o pelusa a menos que sea aristotélico entonces la división del reino animal quedan bien definidas, pero como son una especie en peligro de extinción el grueso poblacional de filósofos sabe tanto de biología como del resto de cualquier otra cosa.
Que lejos esta el reino vegetal...

La Ch dijo...

Me da mucho gusto que hayas regresado. Eso significa que ya gozas de buena salud. En fin, creo que te faltó decir que, dentro de algunas comunidades también se apela al factor "genio maligno" para la explicación de toda realidad. Un beso y un abrazo.

Miguel Tormentas dijo...

el irrefutable argumento ad pelusam