jueves, junio 16, 2005

Una vida fuera del blog

Hoy pasaron como tres eventos que pensé serían buenos para blog. No puedo recordar ninguno de ellos por que de inmediato se los dije a mis amigos: "este podría ser un buen blog". Miguel Tormentas sólo dijo: "Nombrar es matar" e Ingrid Marie Marie deleznó casí todo lo que dije. (deleznó del verbo deleznar: yo delezno, tu deleznas...)
Tengo la vaga noción de poder reconstruir sobre que eran, uno era del extraño funcionamiento de la pistola de Nintendo, ¿alguién sabe cómo funcionan? Otra sobre las fiestas de secundaria: como entonces tenía tantas ganas de "ir a fiestas" y ahora no y como incluso las evito. Otro quizá era sobre estrategias militares y juegos asociados como ese juego de rol con muñequitos que tienes que pintar tu mismo y también los de computadora.
El caso es que al estar pensando tanto en el blog ya no pude poner nada de esas cosas. Luego a Miguel Tormentas se le ocurrió un cuento que sólo me contó y que si tuviera que escribir sería algo como esto:

"Una vida fuera del blog"

Se dice que hoy en día no eres nadie si no tienes un blog. La afición por la crónica electrónica se convirtió en una pasión frenética que ha arropado el orbe durante años. Otros medios de comunicación cayeron en desuso por falta de interés. ¿Quién querría ver un noticiero tendencioso por televisión ligado a la opinión de una empresa, cuando se puede tener la fiel opinión de un amigo al otro lado del mundo? Nadie que yo conozca carece de blog, dicha privación es tan impensable como no haber nacido. Incluso los gobiernos empezaron a admitir el blog como identificación personal, y para evitar falsificaciones se asigno un url único de nacimiento. Aunque por supuesto hoy en día existe un difundido mercado negro de direcciones de blog, se sanciona y persigue severamente.
De ese modo toda la vida de una persona estaba contenida en el blog, en textos, sonidos, imágenes y video. Los medios tecnológicos eventualmente se integraron en la tecnología, lo que antes algunos llaman telefóno, cine, internet, televisión y periódico hoy se le llama generica y unicamente blog. Los medios son hoy propiedad personal, sin embargo por lo mismo y con el paso de los años el blog se convirtió en algo cada vez más aburrido, casí tanto como los antiguamente llamados "videos caseros". En los blogs uno leía la misma historia una y otra vez, aunque contada de forma distinta, siempre la misma. En una generación, nos habíamos acostumbrado a relatar comunmente vidas que giraban en torno a una habitación o sobre los mismos cumpleaños, las mismas bodas, el mismo ascenso y en el peor de todos los casos a contar historias sobre contar historias. Así mismo la experiencia de una cafeteria, de cualquiera, de un noviazgo, de una visita a un museo o reseña de lo que fuera, era la misma experiencia una y otra vez.
Alguien, alguna vez, se hartó de la monotonía y decidió no escribir su blog, no tanto por no escribirlo, (que nadie, ni siquiera ese sujeto esta lo suficientemete desquiciado como para no considerarlo un placer), sino por que ya no tenía más que decir. Un comportamiento por supuesto, socialmente reprochable que inclusó llevo a la policia a iniciar una investigacion, aunque como el tipo ya no escribía su blog, nadie sabía donde encontrarlo o siquiera si todavía seguía vivo.
Dicho sujeto decidió "vivir su vida", -lo que quiera que eso signifique si uno no escribe su blog-, y decidió viajar por el mundo para ver qué se encontraba fuera del blog. Para nadie sería sorpresa enterarse que en el mundo sólo había blog. Allá afuera solo vió cosas de las que ya había leido en un blog, gente escribiendo blogs en los parques y restautantes, a través de las ventanas veía niños jugando a escribir blog, en las sala de espera de los aeropuertos, en las calles y en los baños sólo vio maquinas para leer y escribir blog y muchas veces le pasó sentirse como alguien se sintió en un blog o pensó cosas que alguien ya había pensado en un blog. Realmente no había mucho que hacer en el mundo de novedoso salvo por supuesto leer o escribir blogs. Sin embargo hizó un descubrimiento asombroso, al haber sido la única persona que había dejado de escribir para "vivir una vida fuera del blog", había hecho algo que no estaba en el blog. Más difícil que haber hecho este hallazgo, fue encontrarse ante una angustiante decisión moral. Tenía la alternativa de callar y guardarse para sí el gusto y privilegio de tener algo que no existía ni existiría en los blogs o podía ir a contarle la experiencia a alguien o publicarlo en su abandonado blog, sabiendo que así, su hazaña dejaría de ser algo novedoso y que estuviera fuera del blog.
Tuvo otra idea: que tal si convencía a otras personas a que dejaran de escribir blogs como él lo hizo, para que vivieran "cosas fuera del blog"; de ese modo aunque fuera una lucha quijotesca, a lo mejor alguno de ellos podría vivir algo tan único como él y de ese modo habría un método sistemático para contarle nuevas cosas al mundo. Intentó hacerlo pero le tomaron como un loco. Sin insistir decidió seguir su propio camino, viviendo su vida al margen del blog y como una historia no contada, aunque quizá a alguien en una ficción se le hubiera ocurrido pensar un personaje similar a él, sin embargo la idea es tan descabellada que todavía no la he leido. Continuó viajando en la busqueda de la novedad del mundo, figurandose cosas que nadie jamás hubiera dicho antes en el blog, pero nunca lo consiguió; pues, cuando tenía oportunidad, iba a una maquina a revisar si ya estaba en el blog y para su desilusión siempre era así.
Pasarón los años en busquedas infructíferas, hasta que un buen día en su vejez, se cansó. No sin saberse poseedor del último secreto del mundo; su único consuelo: el testimonio de su propia vida. Una vida que nadie ni siquiera en sueños imaginó. Una vida única, propia, fuera del blog y que nunca estaría allí.

FIN

15 comentarios:

Miguel Tormentas dijo...

El cuento original que hicimos era sólo majadero, no moralista. En un punto sentí que estabas a punto de hacer una referencia a la caverna de Platón (que por cierto por qué siempre dice que matan al hombre, nunca he visto eso o será que ya no debo de comprar Porrúa, pero bueno, tan sólo un vicio más....). Por otra parte me pregunto si realmente mataste esos blogs al mencionarlos o más bien los maté yo al decirte que los mataste, hubieran estado buenos. Así como en la tesis hay cosas sin creativida que sólo son talacha, quizá cuando ya tienes el tema desarrollado en tu mente y sólo falta escribirlo, no sé, sólo sé que fueron momentos. ¿Los matamos por hablar tanto de ellos? ¿Entonces qué? ¿Tractatus 7?* No sé, no sé.... para mí todo esto es un gran problema. Recuerdo cuando Chena se soltó riendo a media clase de Ricoeur cuando se enteró de que agregó un capítulo al libro que estaba escribiendo sobre el suicidio de su hijo. Wittgenstein al escribir el Tractatus estaba violando sus propias reglas (de ahí el "suban la escalera y tírenla viejos"), él mismo estaba diciendo cosas que declaraba inefables. ¿Sin embargo de lo que no podemos hablar podemos reir? Ojalá. Y ese Marcel no tiene cara como que se reía mucho, era de esos tipos que pasan por la calle sin ver al gordito saltarín, el misterio le era ignoto.


_______________________________________________________________________________________________________________
*"De lo que no podemos hablar debemos callar". Para el primer Wittgenstein todo lo que se puede expresar puede expresarse claramente, de lo demás (no-empírico del tipo intersubjetivo ,mística, ética, estética) simplemente no se puede decir nada en absoluto, sin embargo sí existe. El Tractatus Logicus Philosophicus está escrito en matrices tipo 1.1, 1.11, según como los argumentos se apoyan unos a otros. Sin embargo el 7 no está dividido, no tiene argumentos que lo apoyen. Es un chiste. Un poco malo, sí, pero así son los ingenieros cuando están sobrios.

Morella dijo...

Debe reconocer que pasé unas tres veces por el blog antes de leer este post. Me intimidaba, tenía miedo de cansarme y tener que dejarlo por la mitad (sumando así otra carátula de quiter en mi cabeza).
Lo leí, pero no voy a opinar. Me encanta como escribís, pero tampoco quiero decírtelo demasiado. No sea que te la creas y decidas dejar el blog para escribir un libro (Ya se que en uno de mis primeros comentarios te dije lo contrario, pero ahora solo puedo ser egoísta y quererte por acá)

Morella dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Pato Pascual dijo...

Mil gracias por tus estimulantes ánimos. Esa es pura y simple mala ortografía

KKid dijo...

Yo se como funcionan las pistolas de Nintendo

hugo dijo...

simpatico cuento pero como tu mismo cuentas antes de iniciarlo, mas bien pienso que llevamos el asunto blogueril a nuestra vida fuera del blog, es decir, en muchas ocasiones decimos "oh, esto bien podria ser un post" y lo comentamos ansiosamente con otro bloguero y como en ese instante cumple su funcion de comunicar algo, se olvida, y queda registrado en la vida real y no en el blog.

Sofia dijo...

y me gusta la historia.....gracias miguel tormentas por darle tu idea y gracias a ti patillo jajajaja por escribirla de una manera tan exquisita.......

Daniel M. dijo...

Y entonces mandaron al sabueso a perseguirlo mientras todo era sabido en el Blog?, la gente posteaba sobre él?, ah no que no sabian donde estaba. Cualquier parecido con una obra de Ray Bradbury es mera coincidencia...verdad?

Daniel M. dijo...

Por otra parte, el principio del pos me recuerda un cuento de Ibargüengoitia...más bien un articulo periodistico donde contaba que llevaba diez años contándole a la gente sobre una novela que iba a escribir. Pero a todos nos ha pasado, contamos las cosas y luego caemos en que la historia quedaba para un post, o en su defecto un comment que bien llevado podría ser algo que definitivamente era para un post.

Pato Pascual dijo...

¡Gracias por convertir tus posts en comentarios en mi blog!

Sofía dijo...

uts... "¡Gracias por convertir tus posts en comentarios en mi blog!", no entendí si eso fue hostil o no... Y no mame, Daniel, efectivamente se parece este post al cuento de Bradbury... es en Farenheit? Nomiacuerdo.

Sofía dijo...

eeee. pero me gustó el post. No se confunda mi actitud poser con un juicio de gusto mamón. Es un buen post.

Anónimo dijo...

Yo sigo esperando ver si eres sexy sin ropa.

Pato Pascual dijo...

Averiguemoslo...

Malakatonche dijo...

A menudo me encuentro con este tipo de comentarios: que si mantienes un blog, te ves imposibilitado de tener una vida normal.

Lo mismo se dijo alguna vez de las películas, de los videojuegos, de internet...

Y al fin y al cabo, eso ni es. No tener nada que decir simboliza precisamente eso: que no vives por estar a la espectativa de lo que le sucede a lo demás, y eso pasa con o sin blog.

Mucho de lo que hago lo hago en la computadora, peeeero no todos los dias es así. Y no todos mis horarios son fijos, a veces ando por acá en la mañana o en la madrugada. Finalmente todo lo que aqui ponemos es mero reflejo de lo que pasa en la vida real, asi que mientras vivas decentemente hay que bloggear.

Finé.