jueves, junio 23, 2005

¡Es un pollo, les juro que es un pollo!

Mucha gente me pregunta por que algunas personas me llaman "Pollo", siendo que tradicionalmente en México, los "pollos" suelen ser güeritos, con voz bitonal y algo desgarbados y yo no tengo estas caracteristicas comunes.(Bueno en Prepa si estaba desgarbado) Esta es la no poco convencional historia de como fui llamado pollo:

Quizá recuerdan a los Animaniacs. Allí había un personaje llamado Kikiri-Boo (en ingles Chicken-Boo), cuyo tema musical era este:
¨Usas disfraces quieres ser humano
pero no eres hombre, eres Kikiri-Boo¨

Todo es gracioso en Kikiri-Boo. El hecho de que sea un pollo y que nadie lo note. Para mi es otra metáfora de la modernidad. Kikiri-Boo es un pollo, no llega a ser gallo, pero tampoco es gallina, quizá un gallo joven, pero queda muy bien decirle pollo. Como dice su tema musical es un pollo gigante que quiere ser humano, por eso usa disfraces para engañar a los demás. Se vale de cualquier recurso: sombrero del oeste, boina de director de cine, melena David Hasselhoff, bata de laboratorio, traje karate-kid, etc. Cada episodio interpreta un papel diferente y siempre logra convencer a todas las personas, a pesar de que es muy notoria su cresta y sus plumas y el hecho de que lo unico que puede decir es (Clock-Clooooock). Cuando se vuelve artista por ejemplo todos alaban su obra "sólo comprensible para unos pocos" y cada vez que cacareaba todos interpretaban el sonido como una genialidad, acaso temían la represalia pública como sucede en la clásica historia del "traje nuevo del emperador".
El caso es que siempre había uno y sólo uno que se daba cuenta de que era un pollo gigante y se la pasaba todo el episodio diciendo: ¡Es un pollo, les digo que es un pollo!, ¡Es un pollo gigante!, ¿Qué no lo ven?, ¡Es un pollo!
Por supuesto todos lo ignoraban hasta que Kikiri-Boo perdía el disfraz. Entonces y sólo entonces era evidente que era un pollo y todos lo lanzaban a patadas. Finalmente el sujeto que se había percatado desde un principio dice: ¿lo ven? ¡les dije que era un pollo!



En Area IV, a Miguel Tormentas y a Oscardo Elornel se les hizo evidente que yo era un pollo como kikiri-boo. Tenían motivos para pensarlo: cuando me lo propongo (antes no me lo proponía) puedo caminar de una forma muy avícola, en aquel tiempo tenía un peinado tipo cresta, mi siempre aparente ausencia daba la impresión de una mirada ajena y vacia similar a la de nuestra ave de corral, solía decir muchos cacareos que para mucha gente tenía sentido y por último era tan optimista que incluso tenía la esperanza de dejar de ser un ¨pollo¨ para convertirme en hombre algún día.
Para ellos era evidente. Decían: ¡Es un pollo!, ¡Es un pollo!, ¿Qué no lo ven?, ¡Es un pollo!, ¡No es un estudiante, nos esta engañando! ¿que no ven que es un pollo?
Poco a poco cada uno de mis compañeros de Area IV se fue convenciendo. Algunos ante la evidente verdad se apenaron tanto de su miopía que escribieron versos evangélicos apocalípticos, con un propósito que hoy desconozco. Algunos de esos versos decían cosas como: ¡después del gran omelette, los pollos se regocijaron y fueron bendencidos con una larga descendencia tan numerosa como plumas en su cuerpo! (Si no me creen esto, preguntenle a M. Tormentas)
La actitud me recuerda un pasaje muy querido de Kierkegaard en Diapsalmata. Un payaso sale del circo y alarmado grita, ¡se esta quemando, se esta quemando!, los otros compañeros cirqueros solo ríen ante la broma que habrá de consumirlos en fuego. También me recuerda al Tao-Te-King, donde dice que el sabio es tonto y el tonto es sabio y a la inversión de términos de Derridá llamada deconstrucción donde se toma como central lo vano y como vano lo central. La labor del pensador siempre es poner en otros términos un mismo pensamiento para observar un nuevo punto de mirada de la realidad. ¿Qué tal si soy un pollo?
En realidad lo soy. Así me llaman todos ahora y por alguna razón cada persona a la que le cuento esto me dice... yo pense que te llamaban pollo por que eres distraido o por esto o lo otro. Es decir, hay muchas razones para llamarme pollo y he descubierto que cada persona tiene la suya.
Pero la experiencia me deja una enseñanza. ¿Qué tal si nuestro presidente fuera un pollo?, o el presidente de los EEUU (creo que Kikiri-Boo una vez llega a la oficina oval), ¿quién tendría el valor para decirlo? En cierta forma todos sabemos que lo son. Pero no me gustaría que nadie los comparará con mi especie, los pollos solemos ser muy orgullosos de nuestro linaje Bachoco.

Pd. Allí tienen la majadera (en toda la extensión de nuestro significado) historia de por que me dicen Pollo. Tengo planeado cambiarme el nombre a Pollo Pascual, que si Pato Pascual es críptico, pollo pascual lo será más, en fin, acepto sugerencias al respecto ¿qué es mejor pollo pascual o pato pascual?
Bye

15 comentarios:

Larissa dijo...

Hooola! estoy de regreso jajajajaja mmmm creo que por el mundo hay muchos pollos así, y sucede como la historia del emperador sólo uno o unos cuantos se atreven a decir 'es un pollo', a mi me gustaba la caricatura pero me desesperaba un poco el pollo jajajajaja en cuanto a tu nombre mmm creo que ya nos acostumbramos un poco pero en fin es tu blog, puedes cambiarlo cuando quieras ok te mando un saludo, que tengas un lindo día! :)

Morella dijo...

¡¡¡pollo, pollo, pollo!!!!

AleEle dijo...

Pollo Pascual suena más original, creo que al leer Pato Pascual inmediatamente piensas en el dibujo del pato o al menos en el boing. Suena bien.

Salvatore dijo...

Pues sí, que más decir. La opción de ahora es llamarte 'pollo'

Napoleón dijo...

Pues mi estimado, querido y desde hace ya muchos años ponderado amigo PATO, surge de mi ser, la reticente y siempre conservadora linea de estimar y valorar las cosas desde como se han concevido originalmente, y en ese plano legitimar, posicionar y categorizar un modelo que por si se ha formado. Mi recomendación, entrañable amigo, es que, debido a que ya te has hecho un nombre en este espacio blogero con cierta estirpe, por muy bachoco que seas o asi te hayan apodado (señalo que no son todos quienes te dicen Pollo, ya que yo nunca lo he hecho ni el señor aventuras Israelís, tampoco!!), no has dejado de crearte una reputación dentro de este ambito con el nombre que desde un inicio te pusiste. Que es cierto que es mas original o críptico, el de Pollo Pascual, pues puede ser... Ya se me hace un refrito con cajeta en vez de azucar, pero si ya va a ser refrito que sea uno bueno, permanente y que sea amuleto del buen prestigio que ya te haz empezado a ganar en este campo de refriega intelectual.
Yo digo Pato Pascual. (ademas para mi eres mucho mas identificable al pato pascual que a un mundano pollo estupido!) Y tambien opino pato pascual, por que por muy blog que sea este el tuyo, un nombre que ya ha comenzado a tener peso, no lo puedes cambiar como si fueran calzones apestosos que te cambias cada dia.
Te Saludo Y Muchisimas Gracias por lo de Piyo.
Napoleón

Marie-Laure Bosch dijo...

Yo voto por Pollo. Como soy la rocola humana: "dime tú, Kikiri-Boo, ¿por qué no eres un pollo más normal? Usas mil disfraces, quieres ser humano, pero no eres hombre, eres Kikiri-Boo".
PS: olvida esa idea de la vida de día!
PS2: a ver si un día de estos dejas de nuevo que me hable el pollo interno cuando escribas tu blog.

hugo dijo...

un pato es mas elegante. y concuerdo con napoleon. y conozco mas patos parlantes, desde mis primos paco y luis, a mis tios donald y macpato, hasta el negro y violento lucas. y el pollo es como de diario en la fonda, mientras que el pato es mi carne favorita, mmmm!

La Ch dijo...

Antes de subir una pequeña reflexión sobre un glimpse que hice, te leí, Pollito. Poder decirte Pollo, me hace sentir un poco libre en este espacio que aún me atemoriza un poco. Gracias a esta entrada, me siento un poco más acompañada. Mil gracias pollo!

oscardo elornel dijo...

Creo que es la primera vez que te comento pollo, y me gustaría que ésta, mi primera glosa hacia ti, fuera original y novedosa, pero no lo será. Sólo quiero confesarte que yo entré en un estado de paranoia colectiva junto con todo area iv al decir que eras un pollo, y la verdad en tus movimientos y palabras veía algo no humano, pero de eso a decir que eras un pollo...había un abismo, sobre todo porque en la primaria había un niño que se llamaba erick y también le decían el pollo, y me traumó en segundo de primaria porque fue un día a mi casa a comer, y juró que había pedido permiso, pero resultó que era falso: sólo quería estar en mi casa porque sus papás se estaban diviorciando y tenía miedo de irse. Su padre llegó ebrio profiriendo maldiciones como a las dos de la mañana por él, y para colmo el cabrón se robó mientras yo dormía mis micro-machines. en fin, sólo quería exteriorizar que aunque pensaba que eras raro, me era difícil pensarte como pollo.

ah, y por cierto, gran post.

Miguel Tormentas dijo...

"La vida de un hombre es su imagen" en alguna película aparece esta cita atribuida a Oscar Wilde, en fondo rosa cubierta por un marco estilizado. A decir verdad nunca he podido encontrarla en Oscar Wilde, y a decir más verdad, nunca he leído nada completo de Oscar Wilde pero buscando "quotes" en internet usualmente siempre se encuentran estas cosas.
Quizá no estoy haciendo claro mi punto. Tú mismo mencionas el diapsálmata. Interioridad/exterioridad, o si lo quieres en un lenguaje más político y neoilustrado, lo público y lo privado. Creo que en lo públio debes ser pato y en lo privado debes ser pollo, con una enorme cola de pavorreal, que aunque a los desconocidos les aparezca como miles de ojos amenazadores, los cuates sabemos que sólo es para impresionar a las chicas.

Napoleon dijo...

Muy plausible el comentario de Miguel Tormentas. Siempre con la razón en sus labios.
(o en los dedos en este caso).
A ver cuando nos echamos unas chelas con el Pato y el sr. aventuras israelís, Mike Storms!

Ickys dijo...

pollo en definitiva, aparte te expones a ser demandado por los derechos de autor por la refresquera

Daniel M. dijo...

Pues sea lo que sea, yo llegué a este bló buscando al pato y no al pollo. Creo que una vez que has comenzado no puedes echarte atrás, no eres un personaje de la farándula aunque asi lo parezca y creo que por simple respeto a tu bló la cosa debería quedarse en pato, además el pollo no me gusta.

Pato Pascual dijo...

Muchas gracias a todos por su comentario. Aprecio la opinión de todos que me ha ayudado a tomar una decisión. Me parece que es cierto que ya me di a conocer como Pato Pacual y no todos mis amigos me conocen como Pollo. Así que dejaré el Pollo para la intimidad y Pato Pascual para el gran público. ¡Muchas gracias a todos ustedes!

Zuaron dijo...

Hola, pues bien, yo andaba aqui de ocioso en la red, buscando cosas relacionandas con Kikiri Boo, caricatura que veia hace ya un buen de años. En mi opinion acerca de lo de si llamarte pollo pascual, o pato pascual, creo que deberias de optar por algo mas original, sin dejar lo del pollo a un lado, ¿entonces donde quedaria el motivo de este blog? y mas aun ¿donde quedaria ese pollo que has sido todos estos años?
Tengo un amigo veterinario, al que apode "el señor de los pollos" ya que durante algun tiempo me hablaba mucho sobre pollos, y tambien llegue a relacionar con kikiri boo, ahora solo habla de vacas y establos, jeje.
Asi que creo que puedes tomar un buen nombre, siempre y cuando, no dejes a un lado lo del pollo.