sábado, junio 11, 2005

Anuntio Vobis Gaudium Magnum, ¡Habemus Thesis!

Al parecer empece a escribir mi tesis el 16 de Julio de 2004 (según dice el archivo más viejo que tengo), sé que empece a planearla un poco antes de eso, por allí de Marzo. Hablar con muchos profesores fue fundamental, y entre más pronto mejor, pero también escoger un tema muy monográfico y sencillo: Autor-Obra-Noción. Sin embargo siempre toma tiempo, el mínimo son 120 páginas. Luego uno tiene que agotar la bibliografía, usar las herramientas de investigación, ir a las bibliotecas, ver muchas veces a tu director, pedirle a tus amigos de otras universidades que te saquen libros (gracias Nelos), hablar de tu tesis con tus otros amigos (gracias a los 3 en orden alfabético Iny, Chen, Qco), sorprender de indignación a tus familiares por que empiezas a faltar mucho a las comidas por "hacer tesis". No ir a fiestas, dejar compromisos, no ir de vacaciones, descartar posibilidades de novia, dejar actividades alternas como el Shaolin y reducir tu vida a un documento de Word.
Una vez que has dedicado un año de tu vida a bagatelas intelectuales, así como así acabas, acabas claro si empiezas y si trabajas por que si no, no más no. Uno quisiera decir su experiencia al hacer una tesis, debo decir que me ha formado, te da cierta constancia y en definitiva creo que te ayuda a saber si amas el oficio "el craft" o no. Me gustó hacerla, pero es extenuante, y no lo fue tanto para mi como para algunos de mis compañeros, de alguna forma trabaje un poco desholgado, desconfie tanto de mi mismo, que empece a hacerla en vacaciones de verano por si no la terminaba. Mi paranoia resultó. Poco a poco me di cuenta que en realidad si estaba agotando la bibliografía, realmente uno tiene que visitar unas tres o cuatro bibliotecas para ver todo lo que hay de filosofía en México (IIF, Clavijero, UP -sólo si buscas Aristóteles, y Pontificia si buscas Santos). Luego uno lee los artículos y te das cuenta que conoces lo citado y sin darse cuenta uno va aprendiendo, sólo hay que dedicarlo tiempo. Luego la dejas y luego vuelves y te percatas que cada día de trabajo es un día más cerca de la meta, te sientes como el monje del que escribes "ora et labora", te pones en su lugar y sus enemigos son tus enemigos. Ya te conoces los libros cuando ves un artículo nuevo, ah este ya lo vi, este es malisimo y este si me gusto.
Luego en las noches piensas que vas a hacer en el capítulo II y que la cita de tal libro sirve para tal cosa.
Cuando la gente te pregunta como vas te cansas de decir que bien, y pasas tanto tiempo en la red que ya no te hablan por teléfono para encontrarte. Lo que sí es que te da tiempo de poner un blog y conocer a muchos amigos y no dejarles de agradecer por meterse en tu página por que lo único que quieres es hablar de todo menos de tu tesis. (Razón por la cual apenas la había mencionado hasta recientes fechas).
Mientras haces la tesis no ves nada después de ella, como un gran vacio en blanco de incertidumbre que asusta. Se dice que Boecio escribió su consolación de la filosofía en prisión y moriría cuando la acabará, quizá por eso sea tan larga, pero el caso es que tuvo que acabarla llego un momento en que ya no había que decir. Así un día sin más la acabas. Ya corregiste enfermizamente y no tienes más libros que citar, es hora de cerrar el libro. El vacio angustioso se convirtió en un mar de calma, desde hacía cuatro años que no tenía nada que hacer, ya no tengo ningún pendiente. Ni examenes, ni clases, ni tesis.
A las 11:25 de Junio once de 2005 me pasó eso, después de 11 meses, 3 capítulos, (me voy a dar el lujo de presumir lo siguiente, lo merezco jeje) 45mil palabras, 265mil caracteres, 3,825 lineas, 715 parrafos, 157 paginas a doble espacio, 88 a simple, quien sabe cuantas desveladas y peliculas no vistas. Chonko (quien junto a Jacobo, mis hermanos, mi ex D, mis papas, y otros legos no filósofos insistian neciamente en que les explicara mi tesis) me llamó en ese momento, quería hablar algo de Dios aunque yo no quería saber mucho al respecto, sólo que ya había terminado.
Gracias a los q confiaron en mi, a los que estuvieron y a los que estaran, esto de decir nombres es peligroso por que temes que se te escape alguien, pero ten la confianza de que si te llamo amigo es porque estoy agradecido contigo.

9 comentarios:

Miguel Tormentas dijo...

No tengo palabras para felicitarte. Así que no lo voy a hacer.

Marie-Laure Bosch dijo...

Estoy muy feliz por ti, Pollo. Y muchas gracias por todo lo que has hecho por mi estos últimos días tan accidentados.

Pato Pascual dijo...

Gracias a ustedes me voy a tirar a llorar

D dijo...

¡¡¡FELICIDADES!!! Que bien ha de sentirse saber que has dado otro paso más...
TQM

Piltrafilla dijo...

Ja!! Esto de hacer tesis NO ES LO MIO, aún así tuve la (des)fortuna de aventarme sólo una...la de mi maestría...momento en el cual lamente que no me hubieran permitido hacer la de la carrera...hubiera llevado cayo!...En fin..para quien nunca las ha hecho no sabe el grado de responsabilidad y exigencia que conlleva...Felicidades porque es la culminación de una labor que SI da frutos...
Finalmente después de..."45mil palabras, 265mil caracteres, 3,825 lineas, 715 parrafos, 157 paginas a doble espacio, 88 a simple, quien sabe cuantas desveladas y peliculas no vistas"...el resultado será el premeditado...

Un saludo..

Salvatore dijo...

Hasta me dieron ganas de escribir una; no, no es cierto.


Felicidades.

AleEle dijo...

Vaya! Que feliz debes estar. Vamos, ni te conozco pero permiteme decirte que me alegra mucho que ya terminaras tu tesis. Creo que el éxito ajeno me hace feliz. Hace unos meses estuve en el examen profesional de una chica que estudiaba filosofía en mi escuela. Pobre, era un manojo de nervios, no defendio su tesis a capa y espada pero aún así consiguio titularse. Minutos después de haberlo dicho sonaron las campanas de la escuela y oh! me sentí muy feliz por ella. Igual me siento feliz por tí. Creo que no queda más que desearte mucho éxito en lo que queda del camino que, afortunadamente, será muy largo.

Pato Pascual dijo...

Gracias totales :)

Marie-Laure Bosch dijo...

Te faltó relatar tus abruptos cambios de personalidad; tus arranques de ira en contra de los que más te quieren; esos incidentes en los que sólo respondías "tesis" con la mirada ausente y te alejabas. Llamo a la opinión pública: por favor alienten a esta pobre alma neurótica a que se tome un largo descanso. (Esta persona murmura que planea escribir otra tesis en sus vacaciones)
Felicidades Pollo!! Ha vuelto el brillo a tus hermosos ojos! Escribes mucho mejor; afianzaste tu latín. Y creo que estás muy satisfecho. Vendrá pronto tu examen y ese día...
Recuerdo un día que regenaste de tu tesis porque la mía incluye grabados y pinturas. Pero nahhh verás que todas esas palabras, carácteres con o sin espacio son poco para lo que tienes por hacer. Me da mucho gusto que ahora uses tu voz sin temor (temó jajaja).
¿Era al final un trámite? ¿Por qué dejar la vida regada en esas líneas de tomismo chapurrero (para usar tu expresión)? Espero que haya valido la pena, que veas que tu vida sigue ahí y que espera a ser vivida. Aunque sea sólo volviendo a hacer la literatura, planeando turismo académico, pasearte por ahí con el amigo.