martes, mayo 17, 2005

Uno no es ninguno, al fin nadie se va a dar cuenta

Al parecer el mero hecho de dejar de escribir no ha cumplido el objetivo no anunciado de este blog. La intención del asceta budista dicho de un modo muy lato es "desaparecer", anular su "yo", la idea es escapar del samsara el ciclo de reencarnaciones infinitas que nos une al mundo a través del deseo que produce dolor.
El suicidio no es una solución, lo único que provocaría es una nueva reencarnación. La inactividad o indiferencia lleva al mismo camino (notese que es distinto inactividad de no acción).
Borrar mi blog sería un suicido, en efecto estaría acabando con él, pero no habre resuelto el problema de su creación, destruire el problema más no lo resolvere. No escribir en lo absoluto es lo mismo.
Si hay algún modo de destruir la conciencia del blog, de resolver el motivo por el que fue hecho debe seguir siendo escrito hasta llegar a un estado de "iluminación"; el nirvana.

La escritura como terapia. Incuestionable. En cada ocasión compruebo su efectividad. No ha sido una buena temporada. Una terrible angustia se apodera de mi. Tan sólo cuestionar una parte de mi problemática podrá hacer entender al lector: Estoy terminando la carrera de filosofía, ahora ¿qué voy a hacer?
Personalmente me siento solo. Muy solo. No extraño la buena compañia de los amigos, ni el cariño y amor de una familia, el problema pienso es que no tengo la disponibilidad diaria y cotidiana de hablar con una sola persona. Ese "cómo te fue hoy". Pienso también que es un capricho, no tendría por qué hechar de menos esto, pero un agotamiento físico y mental ha maximizado el problema. Ruego cada día por una solución anímica conveniente. Tengo la esperanza de que terminar la carerra me dará ánimos, sólo me quedan unas semanas, algunos trabajos finales y afinar la tesis.
A pesar de estas contrariedades puedo oler la tierra mojada del otro lado del tunel. Intuyo un futuro limpio y brillante, sé que no hecho mal las cosas, que es posible alcanzar los propositos, que nuestra mente plenipotenciaría en imaginación no es mayor que las recompensas otorgadas por el fruto cotidiana. "Dios no se muda, la paciencia todo lo alcanza". Santa Teresita de Avila, espero comer perdices contigo un día.

Recomendación obligada, quien no conozca la obra de David Flirth se verá asombrado por una increible crítica a la modernidad a través de la ingenuidad de un personaje suyo: "salad fingers". Visita por favor: http://www.fat-pie.com: disturbing yet truth. Tengo planeado escribir un ensayo, esperalo proximamente.

Al parecer el blog continuará por un rato más. No quiero hacer mucha alaraca al respecto, quizá no lo comente o quizá al tercer día lo divulgue a los cuatro vientos, quizá sólo sean entradas esporadicas u obligadas referencias diarias... Perhaps, Perhaps, Perhaps.

2 comentarios:

Miguel Tormentas dijo...

Como flor en primavera....

Marie-Laure Bosch dijo...

Por eso cuando yo decida matar mi blog, en lugar de subir un post que diga "hasta siempre", dirá "hasta nunca". Aunque temo que ese día no llegue, talvez muera repentinamente y aquellos que sientan una terrible nostalgia se meterán a mi página para quedarse con un poco de lo que era yo, sólo mis palabras sueltas.