lunes, mayo 23, 2005

De las bondades del Copyright

Mis primitivos casi neandertales conocimientos de html han avanzado un paso hacia el futuro. Behold my creation! I have made fire! I have post a picture!
Debi inaugurar mis aventuras narrativas con este pertinente elemento. La historia de pato pascual salio de una tira de trino. En una del rey chiquito, nuestro monarca heroe decide irse a Acapulco con su bañador y sus flotis de pato-pascual. Sus lacayos se rien generosamente del soberano por llamar el producto de merchandise con su simil region 4. La nota era curiosa, pues nosotros mismos llamabamos a la imagen de la refresquera de igual forma. Es decir ese logo es Pascual, el pato pascual no es otro. En los cincuentas las leyes de marketing internacional no estaban definidas, existía el hueco jurídico de registrar marcas ajenas como propias si se hacía en un país distinto. Así lo hizo Boing con Pascual y Lulú. Para mi es una metafora, pero no sabre decirles bien por qué. Hasta el día de hoy la historia nos da mucha risa. La foto fue tomada en un viaje a Huejotzingo, una de las primeras ciudades fundades en nuestro país, se encuentra en un amplio valle de importancia geográfica pues vigila el paso de los volcanes, el camino a la ciudad de México y también hacia cuernavaca. La vista de los colosos de oriente Popo e Iztla son imponentes y conserva los mejores ejemplos de arquitectura barroca casi renacentista sobre todo en edificaciones franciscanas.
Hoy vi Evangelion Deaht and Rebirth y Air, una alegoria de la condición humana. No la había visto desde hacía cuatro años, pense que con nuevos ojos más experimentados quizá sería decepcionante. Al contrario, pude disfrutar una tragedia existencialista, casi filosofía ficción, la variedad del tema me obligaría ampliar demasiado, quizá más tarde lo haga por lo pronto les dejo mi foto con Pascual y Miguel Tormentas. Byke!
PD. Miren mi look de mago frank

1 comentario:

Mr. Cougar dijo...

Me gustó este blog. Regresaré.

Lástima que hizo que se me antojara un Boing de guayaba con una superdeliciosa torta de tamal.