domingo, mayo 22, 2005

Busqueda de uno mismo

Frase trillada la de "se tu mismo". Util para coloquios juveniles. Suena fea y triste por su desgaste cotidiano. Su certeza es su maldición. Nada como encontrar la verdad, alguna verdad aunque sea sobre uno mismo, sobre lo que verdaderamente piensa, siente, respira. Continuamente me he sorprendido en actitudes que creía superadas desde la secundaria. Tiendo como muchos a tener poses. Alguien notó que el blog se volvió pose desde que lo hice público. Tengo miedo. La pose es un refugio. La busqueda de la autenticidad es una lucha cotidiana, quisiera decir realmente como me siento. Ahora por ejemplo cansado, he vagado todo el día con tal magnitud que me agote. Algún día quizá logre ser claro como el agua, quite mi actitud de filósofo azotado, de existencialista frustrado, de auto-adjetivista y simplemente pueda verme nitido y mostrarme traslucido. Mira mis fallas, mira mis aciertos, mira mis deseos. Temo aburrite soy sincero, pero al menos quiero que veas esto. Soy vulnerable como todos. Cada uno de nosotros tenemos un sitio donde nuestro interior es penetrable. Escucha mis diatribas pueriles. ¿no podría ser este el texto de un adolescente? Quisiera platicar eventos interesantes, eventualmente lo hare, pero ahora yo debo ser suficiente, por que al fin de acabo cada uno de nosotros es lo único que tenemos. El mundo no es el caso, como dice Wittgenstein (el primero), no es voluntad y representación como dice Shopenhauer, no es una ilusión como dice el budismo, el mundo son personas, empieza por mi y continua en los demás. Quisiera tanto dejar de pensar en esto para empezar a hacerlo.

3 comentarios:

Dantés dijo...

De acuerdo...

Marie-Laure Bosch dijo...

¿Acaso estás escuchando al amigo y hablando desde tu alma? El caso, la representación o lo que sea es que por un momento creí estar ahí a lado contigo, cn esos deseos de hacer cosas. Pero qué terrible es darse cuenta de que no sólo no se hacen las cosas, sino que nadie quiere hacerlas conmigo! Muy bien Pollo, que me hable lo que tienes dentro, que auqnue sin acentos, es más bello que tu reflexión teórica sobre el arte de bloggero. Ayer que nos tratábamos como ex casados, recordé las posibilidades de estar contigo allá en Minneapolis, insertados en algo tan Otro que nos cobije un instante de la vida. Como te dije antes, qué bueno que este viaje lo podremos relatar juntos, que sea esta vez Nuestro. Y casi no puedo esperar por seguir descubriendo esas veces en las que de tu voz escucho quién eres.

Miguel Tormentas dijo...

El mundo es la pared, este cigarrillo, el pasto pascual, un libro de quino, tristeza, la novena de beethoven, el pasto y el santito que están afuera de tu cuarto. Eso se llama "pluralismo". Le puedes llamar mundo a todas las cosas, pero cada cosa es algo distinto y buscar un principio unificador no hace falta. Y esto que estoy diciendo no es un principio unificador, tampoco realmente Wittgenstein cuando dice que el mundo es la totalidad de los hechos, es decir, sí lo hace, pero no es lo que él hubiera querido, todavía estaba muy verde. El punto es que no hay mucho problema con el mundo.
Respecto a la búsqueda de uno mismo... es algo difícil de entender pero creo que tiene que ver con Astroboy.