domingo, abril 03, 2005

Dos de abril

Los nativos americanos consideraban este tiempo como el momento del despertar. En esta epoca la naturaleza vuelve a la vida después de la hibernación, así como las personas que nacieron en este tiempo son vitales, enérgicos y vivaces como recien despertados. Por su entusiasmo y eterna busqueda de proyectos se les relaciona con el halcón, ave de grandes alturas. Se asocia también con el periodo infantil, los nacidos en este tiempo no reparan en el pasado ni en el futuro, viven en presente y disfrutan hacer lo ocotidiano. Por su arrojo intempestivo son impacientes pero si logran enfocar su energia pueden obtener grandes logros. A diferencia del zodiaco latino, el conocimiento de los pueblos del norte (Sioux, Mohicano, etc..) se basaba en el conocimiento de la naturaleza. Tesis compartida por la erudición esotérica oriental, egipcia, persa e incluso griega de que el hombre es un micro-universo, una escala pequeña de toda la realidad y que en el se manifiesta una parte del alma del mundo. Los filósofos conocen bien la doctrina en el Timeo de Platón. El bautizo cristiano de estas doctrinas pudo quizá ser traducido a la conocida sentencia: "imago dei", donde se sustituye naturaleza por Dios, el hombre es semejanza divina.
La reinvención cristiana de las doctrinas paganas sobre estas fechas se traduce en la Pascua. Momento de regeneración que surgue a partir del largo esperar del invierno. En el judaismo es la llegada a la tierra prometido después de sufrir la esclavitud en Egipto y cuarenta años perdidos en el desierto. En el cristianismo es la resurrección de nuestro señor. En todas las culturas existe la festividad de la primavera, desde nuestra mesoamerica hasta el lejano oriente.
La palabra clave es la regeneración. Todo vuelve a brotar a partir de lo que se creía muerto. Un resurgir inesperado del hombre y la naturaleza (Physis) en pleno sentido griego como: " lo espontaneo, lo que surgue".
No me parece inverosimil pensar que si existe una inteligencia divina esta se manifieste a través de los ánimos de la naturaleza. De la muerte de su santidad en este tiempo promete cambios de renovación a partir de la tierra que el preparó para el próximo jerarca.
Creo que todos podemos sentir este espíritu de cambio. Siento como muchas cosas se precipitan y otras nuevas se construyen, es un momento propicio para comenzar y terminar ciclos. Hara bien quien pueda adaptarse a los cambios.

Pasando a otras cosas.
Fracaso mi proyecto de aparecer en el blog de Memo. http://guillermoinj.blogspot.com/
Habló más de los efectos de la fiesta que lo sucedido en ella. (Quizá por lo mismo). Todos cabildeamos. Había que hacer algo con Memo. Algo notorio y escandaloso para aparecer en el blog. Golpear a Memo, enojar a Memo, retener a Memo, besar a Memo. Lo mejor hubiera sido hacer algo cotidiano y lo más predecible posible. Beber con Memo, comer con Memo, cantar con Memo, o mejor que todo ello nuevamente: Beber con Memo.
La idea era elegante: Mantear a Memo. Desconociamos el apoyo que tendría la idea. Pero en cuanto alguien la menciono, aparecer en el blog dejo de ser importante. Sí. Queríamos mantear a Memo. Quizá el inesperado juego, la participación de muchos de sus amigos o la emoción de volar un metro por el aire le agradaría tanto como para recordar con alegria el suceso. (Nuevamente el blog ya no importaba, pero esta vez que aparecíera el evento denotaría que Memo le dió algún significado).
El proyecto casí es frustrado por la falta de dos elementos escenciales. Memo y una manta. Pensamos en que Julián o algún amigo intimo de Memo que conociera el palacio Nuñez se escabulliría en las habitaciones para obtener el bellocino sagrado. Pero nadie se ofrecio. Memo estaba desaparecido, todos rezabamos para que fuera entre unas faldas.
La manta fue hallada. Afortunadamente habían puesto un mantel demasiado grande para la mesita de bebidas. Al descubrir que estaba doblado nos apresuramos a despojarle los alcohólicos objetos que tenía encima. Tenía una superficie aceptable, pero dudamos de su resistencia. "Pasa" se hizó voluntario de prueba. La manta no pudo alzarlo demasiado pero resistió. Ahora sólo había que esperar a Memo. Eventualmente dimos con él y tendimos la trampa. Llevamos la manta a un lugar más conveniente, como lo hicieron los pillos de la venta y comenzamos el ritual sólo destinado a casamientos y otras víctimas de celebraciones como Memo. Pensé que la obligada referencia literaria sería comentada por los múltiples escritores e intelectuales por los que me ví reunido, que por mucho sobrepasan mis habilidades. Pero por ser una idea tan inmediata, hacerla evidente podría ser insultante por lo que supongo, todos permanecieron callados. Espero que en el aire, aún con las copas de manos y al borde de que los tacos le salieran del borde, Memo remotamente recordará el pasaje. Por ser tan divertido y pertinente, y con miedo de que algún lector que ya lo conozca de memoria se indigne con la siguiente cita, me atreveré a disponerla para el agrado de todos.

"Quiso la mala suerte del desdichado Sancho que, entre la gente que estaba en la venta, se hallasen cuatro perailes de Segovia, tres agujeros del Potro de Córdoba y dos vecinos de la Heria de Sevilla, gente alegre, bien intencionada, maleante y juguetona, los cuales, casi como instigados y movidos de un mesmo espíritu, se llegaron a Sancho, y, apeándole del asno, uno dellos entró por la manta de la cama del huésped, y, echándole en ella, alzaron los ojos y vieron que el techo era algo más bajo de lo que habían menester para su obra, y determinaron salirse al corral, que tenía por límite el cielo. Y allí, puesto Sancho en mitad de la manta, comenzaron a levantarle en alto y a holgarse con él como con perro por carnestolendas.
Las voces que el mísero manteado daba fueron tantas, que llegaron a los oídos de su amo; el cual, determinándose a escuchar atentamente, creyó que alguna nueva aventura le venía, hasta que claramente conoció que el que gritaba era su escudero; y, volviendo las riendas, con un penado galope llegó a la venta, y, hallándola cerrada, la rodeó por ver si hallaba por donde entrar; pero no hubo llegado a las paredes del corral, que no eran muy altas, cuando vio el mal juego que se le hacía a su escudero. Viole bajar y subir por el aire, con tanta gracia y presteza que, si la cólera le dejara, tengo para mí que se riera. Probó a subir desde el caballo a las bardas, pero estaba tan molido y quebrantado que aun apearse no pudo; y así, desde encima del caballo, comenzó a decir tantos denuestos y baldones a los que a Sancho manteaban, que no es posible acertar a escribillos; mas no por esto cesaban ellos de su risa y de su obra, ni el volador Sancho dejaba sus quejas, mezcladas ya con amenazas, ya con ruegos; mas todo aprovechaba poco, ni aprovechó, hasta que de puro cansados le dejaron."
Primera Parte. Capítulo XVII

3 comentarios:

Marie-Laure Bosch dijo...

Oye, Pollo, pregúntate...
Ahora que ya está lista la consagración en todas sus partes, ¿te llegó a ti esa renovación?

Miguel Tormentas dijo...

"Look a little bit more" como dice un gurú koreano que aparece en televisión. Es interesante como rascándole un poquito los ritos religiosos, en principio arbitrarios, tiene una base de objetividad. El 25 de diciembre es una fecha importante para todas las culturas, es el fin de la noche más larga del año, que sin luz eléctrica seguramente parece que nunca acabará, y el triunfo de la luz. Quizá es la época más apropiada para Memo, sangre caliente y ligera. Recuerdo antes de irnos como se acostó por voluntad propia sobre la manta y se revolcó como cachorrito mientras reía eufórico y ebrio.
Blog y realidad. En algún momento se confunden. Extrañamente el blog comienza a hacer que pasen cosas. De cualquier modo es una época de cambios.

Marie-Laure Bosch dijo...

Hoy sí vimos lluvia en primavera. ¿Qué te preguntaste mientras Carolina se marchaba? ¿Era ella el símbolo del cambio? Ojalá la próxima vez dejes que tus instintos te toquen más que los miedos infundados.