jueves, marzo 31, 2005

Stultitia

El blog puede ser pura impertinencia. Es decir hacer algo cuando no es debido. Por ejemplo, puede ser el pretexto para no hacer la tarea, o para huir de dar explicaciones. Lo curioso es que dentro del blog, siempre se es pertinente. Cualquier comentario es permisible al menos de modo formal pues el blog es sobre cualquier cosa. Lo unico impertinente del blog es no escribirlo. Esto por supuesto es contradictorio a la facticidad. En la vida cotidiana, si hay impertinencias que no sólo hacen quedar mal al sujeto sino peor aun que puede herir a los demás.
Como la entrada anterior. Fue hecha mientras mis amigos estaban en el país de los cigarillos y los capuccinos de vainilla el único lugar que añoramos mientras escuchamos las clases de Heidegger. (Para mi es terrible). Salí corriendo al nodo más cercano para escribir al blog por algo que me ocurrió en ese lugar. Temí. Me sentí incomunicado. Poseía el secreto. No puede expresar mis sentimientos y los transforme en forma de cuento.
La imprudencia es estupidez en lenguaje Kanteano. Se es consciente que se hace algo indebido o no, si hay precipitación es estupido. Es muy simple. Esta definición me ayudo para saber cuando había alguien estupido o no. No es subjetivo, " a mi no me parece estupido esta persona". Sino que de verdad hay estupidez, y no tiene que ver con incapacidad intelectual, sino con el uso indebido de esta.
Siento que hoy fuí estupido. Varias veces. Como he dicho antes quisiera ser un genio, un genio de la pragmática pero no lo soy. A veces las circunstancias afectan. El hambre, el cansancio, tener que levantarse a las seis de la mañana. De cualquier modo no hay excusa. Simplemente a veces se es un estupido. Perdón por eso y por lo que paso después en la Cibeles. Perdón Amigos.

2 comentarios:

Miguel Tormentas dijo...

Ja, qué cosas tan locas.

Morella dijo...

Ok...
Usted es, no un estudiante de filosofía, sino un perfecto filósofo.
Joven: vaya haciéndose de una buena PC o al menos una entera Olivetti (quizá también una Remington), compre mucho papel y escriba de forma tradicional a parte del blog -que es sin duda respetable, pero tmbién sirve de excusa a muchos escritores frustrados que no se atreven a patear la engorrosa calle de las editoriales-.
¡¡¡No espere más!!!