miércoles, marzo 30, 2005

Delirium Bloggie

Todo se trata siempre de posibilidades segun el existencialismo.
De niño veía los anuncios de los juguetes por la televisión. Nueva figura de acción con acción karate. (La palanquita de atras que movia el brazo del muñeco). El clásico que todos recordamos es la figura del Leono (Thundercats). La espada del augurio de plastico que se le prendia el ojo de "thundera" con el que podías ver más allá de lo evidente. (Una afrenta directa al empirismo). Con por supuesto la garra, que en los mercados se podía conseguir pirata, una manufacturación de plástico azul hecha de un sólo molde. (Se veían las rebabitas de plastico en la unión).
Lo que yo pensaba era: "Wow, imagina todo lo que puedo hacer con ese juguete".
Me imaginaba al Leono en mis manos, acompañado de la espada y la garra tamaño natural, combatiendo con su acción karate a enemigos... Enemigos que no tendría así que también tendría que comprar. A Munra y los demás patiños. Por algún motivo la fisicalidad de Leono me abría un espectro de posibilidades inimaginable, podía vislumbrar toda sería de problemáticas con mi muñeco al final de las cuales, (en todas) el bien siempre prevalecia.
No entiendo por que "necesitaba" al Leono y en vez de ello no simplemente podía imaginarme que lo tenía en mis manos tanto como era posible imaginarme a los malos con los que peleaba.
Pero el juguete representa una posibilidad esta-allí (a lenguaje sartreano). Con el "puedo", sin el no puedo o puedo de manera impropia. "Podría" más si yo fuera Leono, pero de niño sabía que no era y nunca sería Leono. La única mediación entre mi yo infantil y convertirme en Leono era el juguete.
Lo curioso es que cuando al final tuve al Leono, las posibilidades se potencializaron al verlo en su empaque. Leono podía hacer más cosas conmigo que nunca. Vorazmente como cualquier niño abrí el empaque y no mucho tiempo después me di cuenta que el juguete por si mismo no hacía nada. Yo era Leono, no el juguete.
Puede vislumbrarse ya la escisión. El juguete no resolvió mi pretensión de convertirme en el felino-superpoderoso, sólo fue un paleativo que beneficio a la industria comercial. Más aún, me hizo consciente de que en verdad no podía ser Leono, antes de tenerlo la pretensión aún existía, es decir, el juguete me ayudaría a serlo de una forma más cercana pero la realidad era muy distinta. Sin mi era una figura inanimada.
Todavía veo gente apasionada con la posibilidad. La mayor de todas es el dinero. "Imagina todo lo que podría hacer con un millón de dolares". En efecto muchas más cosas que sin un millón. Pero multiples veces se ha comprobado por la literatura y la filosofía que la escisión interna humana responde poco a la satisfacción del deseo.
Vuelvo con Buda. El deseo es la fuente del sufrimiento humano. Cada vez lo compruebo más. Pero la doctrina no propone una ataraxia, una apatía estóica. Buda deseo el Nirvana tanto que prometió no moverse de un arbol hasta alcanzarlo. Pero en ese proceso tuvo que abandonar también ese deseo. El deseo es impulsor al paracer, un mero ignitor y no el proposito de nuestras acciones como el Don Giovanni de Mozart explicado por Kierkegaard.
El Blog es otra posibilidad. "Imagina todo lo que harías con un blog". Podrías escribir todos los días y la gente te leería, es más incluso tendrías fanáticos y hasta igual consigues novia/o. Por supuesto los acontecimientos siempre resultan ser contradictorios a nuestras pretensiones egoistas. Pero la posibilidad persiste. El Blog como posibilidad invita a tantas realizaciones, pero de una forma objetiva sabemos que poca gente llegara accidentalmente al nuestro y aún más pocas se quedaran a leerlo. Nos queda la realización de las posibilidades reales. Invitar a la gente a leer nuestro blog. Nuestros amigos. Si tienes un grupo de entusiastas literarios es una buena idea por que como es bien conocido hay muy pocos lectores y menos aún lectores de blogs amateurs. Pero esto se convierte en un ideal. La lucha por la realización del deber. El deber de escribir el blog. La vida ética.
Desconozco la realización auténtica del blog. Intuyo que consiste en hacerlo por que se quiere hacer. Con eso me conformo. Esta premisa es una lucha cotidiana con algunos colegas filósofos que ven mucha pretensión en la escritura. Es algo sencillo como comer y dormir. Se escribe. Es lindo amable y nos permite conocer y ordenar ideas ocultas e ignotas. Intuyo que la auténtica realización del blog tiene que ver algo con esto.
Se corre el peligro de abusar del blog. Supongo que no estoy muy lejos de allí, sino es que ya estoy allí, de allí mi temor a acercarme a él en el pasado. Sólo el gozo de las amistades, y de la escritura me llevaron a él, pero le temó, le temó al blog y ahora mismo me estremezco. Viendo atrapado en horas impropias en sus terquedades y dejando de hacer cosas más importantes por hablarle a la internet. Así pasa. Siempre me la juego, me pierdo un rato a la hora de experimentar algo novedoso y hay algo misterioso que me logra sacar. Siempre he pensado que tengo una personalidad adictiva, creo que este pensamiento siempre me mantiene desconfiado.
Mi thundercat favorito siempre fue Tigro.

No hay comentarios.: